Un nuevo fármaco que trata una mutación común en muchos tumores supone un importante avance en las terapias contra el cáncer. El gestor del fondo Global Life Science, Andy Acker, y el analista Agustin Mohedas explican por qué tanto pacientes como el sector biofarmacéutico podrían beneficiarse de los avances científicos.

Key takeaways:

  • La aprobación del primer fármaco oncológico para tratar las denominadas mutaciones KRAS representa un hito en el tratamiento del cáncer.
  • El fármaco pertenece a una clase creciente de terapia dirigida contra el cáncer, que tiene el potencial de mejorar espectacularmente los resultados de salud de los pacientes.
  • Para el sector biofarmacéutico, estos medicamentos podrían ser una considerable fuente de crecimiento de los ingresos a medida que las ventas de fármacos más antiguos se ralentizan debido al vencimiento de las patentes y la competencia de los genéricos.

Ha sido descrita como la «estrella negra» de las mutaciones cancerosas, y la búsqueda de un fármaco eficaz para combatirla ha representado el <em>santo grial</em> de la investigación oncológica. Pero por fin, el mes pasado, la Food and Drug Administration (FDA) estadounidense aprobó la primera terapia dirigida al KRAS, uno de los oncogenes que más frecuentemente muta en los cánceres humanos. Esta mutación está presente en muchos cánceres de pulmón y de colon, y es típica en los de páncreas, uno de los tipos de cáncer con menor tasa de supervivencia a cinco años. En resumen, este avance médico —en el que se lleva trabajando alrededor de cuatro décadas— supone una formidable noticia.

Nuevo impulso a la investigación contra el cáncer

También puede considerarse ilustrativa de una tendencia más general dentro del sector biofarmacéutico. A medida que más áreas de la medicina se enfrentan a la competencia de los genéricos, los esfuerzos de los investigadores han girado hacia la oncología y otras clases de enfermedades con elevadas necesidades médicas no atendidas. Al mismo tiempo, el coste de la secuenciación genética ha descendido desde aproximadamente 1.000 millones de dólares a principios de los 2000 (cuando se descifró el mapa del primer genoma humano) a unos cientos de dólares en la actualidad, lo que ha provocado un auge de la investigación de enfermedades genéticas, entre ellas el cáncer. Ello ha hecho que aumenten exponencialmente las nuevas terapias contra el cáncer, hasta representar en los últimos años más del 30% de todos los nuevos fármacos aprobados por la FDA (véase gráfico).

Aprobaciones de nuevos fármacos por la FDA (2015–2021)

uno
Fuente: FDA, datos a 7 de junio de 2021. La cifra de terapias contra el cáncer incluye los medicamentos para tratar efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer.

Creemos que este patrón probablemente continuará, con implicaciones importantes para el sector biofarmacéutico. Los tratamientos contra el cáncer están evolucionando desde el enfoque agresivo de la quimioterapia y la radiación, que buscan erradicar todas las células que se dividen rápidamente, no diferenciando bien entre el tejido sano y el tumor. En cambio, las nuevas terapias tienen como objetivo mutaciones especificas presentes en el cáncer, como la KRAS, lo que lleva a medicamentos más eficaces y tolerables por el paciente, y con capacidad para prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de vida.

Un enfoque más dirigido

En las células sanas, la KRAS actúa a modo de interruptor encendido-apagado que regula el crecimiento celular. Cuando el gen muta, la KRAS puede quedarse fija en la posición «encendido», permitiendo que las células se multipliquen de forma descontrolada. El fármaco inhibidor de la mutación KRAS aprobado por la FDA, el Lumakras (sotorasib), se emplea en pacientes adultos con cánceres de pulmón de células no pequeñas, el tipo de cáncer más común en la actualidad (unas 200.000 personas son diagnosticadas cada año en EE. UU.1). En fases avanzadas de la enfermedad, no existe habitualmente ninguna opción terapéutica. En los ensayos clínicos, más de una tercera parte de los pacientes que recibieron Lumakras experimentaron una reducción significativa de sus tumores. En más de la mitad de dichos pacientes, el efecto se prolongó durante seis meses o más, lo que representa una mejora sustancial en la supervivencia exenta de progresión.

El Lumakras se dirige a un tipo de mutación específica, KRASG12C, que ocurre en alrededor del 13% de los pacientes con cánceres de pulmón de células no pequeñas, pero existen otras variantes de la mutación. En conjunto, las mutaciones KRAS están presentes en cerca de un 25% de todos los tumores, por lo que su tratamiento supone una oportunidad de mercado significativa.2 En este sentido, una serie de compañías están desarrollando fármacos dirigidos a la KRAS, y al menos una tiene previsto solicitar la aprobación de la FDA este año.

Hasta hace relativamente poco tiempo, KRAS parecía un objetivo inabordable debido a la naturaleza de la proteína implicada en el gen, sin puntos de entrada obvios para que el fármaco pudiera actuar. Pero tras años de cribado de miles de moléculas, los investigadores consiguieron no solo encontrar un punto de entrada, sino también una característica que solo de da con las proteínas en las mutaciones KRAS. Ello ha hecho posible que los científicos desarrollen un tratamiento altamente dirigido, que afecta solo a las células cancerosas al tiempo que preserva las sanas.

Impulsando el crecimiento de los ingresos del sector biofarmacéutico

Este enfoque específico constituye el futuro del tratamiento contra el cáncer y está siendo posible gracias a los avances en la tecnología. De hecho, las tecnologías innovadoras para el desarrollo de fármacos de molécula pequeña, incluyendo el diseño de fármacos basados en la estructura (que utiliza visualización 3D de proteínas para guiar el desarrollo del fármaco) y la degradación dirigida de la proteína (que utiliza el sistema natural de eliminación de residuos de la célula para dirigirse contra las proteínas cancerosas y destruirlas), están abriendo vías anteriormente «inasequibles a la farmacología». En consecuencia, el número de ensayos clínicos avanzados de compuestos enfocados al cáncer aumentaron en un 80% entre 2010 y 2019, según los estudios presentados en el simposio de este año de la American Society of Clinical Oncology.3

Al mismo tiempo, el potencial de crecimiento está siendo reconocido por el sector farmacéutico con la inversión de miles de millones de dólares en I+D, la colaboración con los desarrolladores y la adquisición de empresas biotecnológicas pioneras centradas en dicha investigación. Como resultado, mientras los ingresos de algunos fármacos superventas4 han empezado a descender a medida que la competencia de los genéricos aumenta, las ventas de biofármacos oncológicos han experimentado un fuerte impulso.

Ventas totales con franquicia de principales medicamentos de un grupo de compañías farmacéuticas y biotecnológicas

dos
Fuente: S&P Global Market Intelligence. Nota: análisis limitado a los tres principales medicamentos de un grupo de compañías biotecnológicas y farmacéuticas grandes cotizadas en Bolsa. Dichas compañías son AbbVie Inc., Merck & Co. Inc., Bristol-Myers Squibb Co., Pfizer Inc., Johnson & Johnson, Gilead Sciences Inc., Amgen Inc., Novartis AG, Eli Lilly & Co., Sanofi, AstraZeneca PLC, Novo Nordisk A/S y GlaxoSmithKline PLC. Con base en Formularios 10-K, comunicaciones de beneficios y otros informes anuales a 31 de diciembre de 2020. Para las ventas no comunicadas en dólares, se tomó el tipo de cambio medio correspondiente al periodo de comunicación.

Prevemos que la tendencia continúe durante la próxima década, especialmente a medida que mejoran el big data y el aprendizaje automático, se descubren nuevos fármacos objetivo y una creciente clase media en todo el mundo —en una gran parte, envejecida— requiere cada vez más tratamientos novedosos para el cáncer. En nuestra opinión, las grandes compañías farmacéuticas y biotecnológicas que integren enfoques dirigidos contra el cáncer a una cartera diversificada de nuevos fármacos podrían mejorar su crecimiento, contrarrestando de ese modo el impacto negativo del vencimiento de patentes y sorprendiendo potencialmente a los inversores.

 

 

1American Cancer Society. Datos estimados para 2021, a 12 de enero de 2021.
2The University of Texas MD Anderson Cancer Center, a 12 de febrero de 2021.
3«Temporal Trends in Oncology Drug Revenue Among the World’s Major Pharmaceutical Companies: A 2010-2019 Cohort Study», Daniel E. Meyers, M.D., M.Sc., University of Calgary. 2021 Annual ASCO Meeting, 4 de junio de 2021.
4Se define un fármaco superventas como aquel con ventas anuales iguales o superiores a los 1.000 millones de USD.