Ben Lofthouse, director de renta variable global, y Jane Shoemake, directora de inversiones, analizan las perspectivas de los dividendos globales ante las amplias repercusiones de la pandemia del Covid-19.

  Aspectos destacados

  • El Covid-19 ha provocado un shock de oferta y demanda en la economía global, con tremendas consecuencias para el crecimiento del producto interior bruto (PIB), los beneficios corporativos y los dividendos
  • Aproximadamente el 60% de las empresas que reparten dividendos del mundo están expuestas al ciclo y los dividendos de este tipo de empresas se verán sometidos a presión; alrededor del 40% de ellas adoptarán probablemente un posicionamiento más defensivo y sus dividendos deberían resistir mejor
  • Más a largo plazo, varios sectores podrían retomar el pago de dividendos en 2021 (aunque a un nivel más bajo), siempre y cuando el crecimiento de casos del virus alcance el pico, los confinamientos actuales impuestos por los gobiernos finalicen y la economía global empieza a funcionar y a recuperarse

La actual pandemia es una crisis humanitaria. Los gobiernos de todo el mundo están tratando de ralentizar la propagación del virus, que ha provocado un shock tanto de oferta como de demanda en la economía global, con tremendas consecuencias para el crecimiento del producto interior bruto (PIB), los beneficios corporativos y los dividendos. Los confinamientos aprobados por los gobiernos en todo el mundo han afectado considerablemente a sectores como el ocio, el turismo, las aerolíneas, el comercio minorista y la construcción, entre otros. Empresas de todos los tamaños han tenido que adaptarse deprisa a la situación rápidamente cambiante y una repentina pérdida de ingresos.

Suspensiones de dividendos

Dada la presión sobre los ingresos, el flujo de caja y los beneficios, varias empresas han anunciado ya que suspenderán los pagos de dividendos este año y creemos que otras sigan sus pasos. Hemos visto muchos recortes en el Reino Unido y el resto de Europa, dos de las regiones con mayores dividendos del mundo, mientras que regiones con menores dividendos, como EE. UU. y Japón, junto con Asia, se han visto relativamente menos afectadas. Estados Unidos representa aproximadamente el 40%1 de todos los dividendos pagados a nivel mundial, por lo que la próxima temporada de publicación de resultados de EE. UU. será un indicador importante del impacto de la crisis en el ciclo de pago de dividendos trimestrales del país.

Basándonos en conclusiones anteriores del Janus Henderson Global Dividend Index (JHGDI) 1, un estudio de las tendencias de dividendos globales, en torno al 60% de las empresas que pagan dividendos de todo el mundo tienen exposición cíclica a la fortaleza de la economía y los dividendos que pagan se verán sometidos a presión. Sin embargo, cerca del 40% de las empresas del mundo adoptarán probablemente un posicionamiento más defensivo y, en consecuencia, sus dividendos deberían resistir mejor, a pesar del contexto difícil. Son, entre otros, sectores como suministros públicos, consumo básico, servicios de comunicación, tecnología y salud.

Closeup view : Stack of coins and clock hands. A concept / idea of time value of money. Money at present time is worth more than the same amount in the future due to its potential earning capacity.

Durante la crisis financiera global, los dividendos mundiales descendieron casi un 30%2 desde el nivel más alto hasta el más bajo, con una caída de los beneficios de aproximadamente el 60%3. Esto sucedió durante un periodo de 15 a 18 meses, mientras que la crisis actual se ha producido en solo tres meses desde que se comunicó el primer caso en China a finales de 2019. Creemos que las previsiones de consenso de los beneficios corporativos y expectativas de beneficios a escala global siguen siendo muy elevadas y van a ser fuertemente revisadas a la baja en las próximas semanas. Los recortes o suspensiones de dividendos probablemente continuarán, pues las empresas tratan de preservar su tesorería para intentar de sobrevivir. En Europa, los aplazamientos de juntas generales anuales, junto con factores regulatorios, políticos y sociales, se han traducido en una presión sin precedentes al reparto de dividendos.

Factores políticos y sociales

En los últimos días, varias empresas han suspendido sus dividendos a pesar de contar con sólidos balances y suficiente tesorería para pagarlos. Esto pone de manifiesto los factores políticos y sociales a los que se enfrentan actualmente los consejos y altos directivos. A empresas de algunos países del mundo y sectores podría resultarles difícil justificar el pago de dividendos a los accionistas mientras reciben apoyo en forma de préstamos avalados por gobiernos o planes de pago a los empleados. La cuestión principal será con qué rapidez podrán estas empresas volver a repartir dividendos cuando la crisis haya remitido. Ha habido gran cantidad de estímulos de gobiernos y bancos centrales en todo el mundo, mucho antes en esta crisis que en la crisis financiera global y, en algunos casos, las empresas han recortado sus dividendos por prudencia y razones políticas, más que por necesidad.

Dada la cambiante situación, sigue siendo difícil pronosticar con exactitud el probable alcance de los recortes de dividendos a escala global en 2020. Más a largo plazo, varios sectores podrían retomar el pago de dividendos en 2021 (aunque a un nivel más bajo), siempre y cuando el crecimiento de casos del virus alcance el pico, los confinamientos actuales impuestos por los gobiernos finalicen y la economía global empieza a funcionar y a recuperarse.

En el contexto actual, creemos que para los inversores que buscan ingresos es más importante que nunca estar diversificados desde el punto de vista geográfico y sectorial. El equipo de renta fija global de Janus Henderson sigue enfocado en evaluar el flujo de caja libre de las empresas y su capacidad para pagar dividendos. Hay algunos rendimientos elevados disponibles ahora, dadas las recientes caídas de las cotizaciones, pero en algunos casos esos rendimientos parecen poco realistas, puesto que el mercado descuenta ya un recorte de los dividendos. Por tanto, el equipo cree que para los inversores será fundamental evitar esas «trampas de valor» y que un enfoque activo en la selección de valores será fundamental.

Fuente:

1 JanusHenderson Global Dividend Index, Edición 25, febrero de 2020

2 Refinitiv Datastream, basado en datos de crecimiento de los dividendos del índice MSCI World, 3 de abril de 2020

3 Citi Research, 18 de marzo de 2020

En el contexto actual, creemos que para los inversores que buscan ingresos es más importante que nunca estar diversificados desde el punto de vista geográfico y sectorial. El equipo de renta fija global de Janus Henderson sigue enfocado en evaluar el flujo de caja libre de las empresas y su capacidad para pagar dividendos. Hay algunos rendimientos elevados disponibles ahora, dadas las recientes caídas de las cotizaciones, pero en algunos casos esos rendimientos parecen poco realistas, puesto que el mercado descuenta ya un recorte de los dividendos. Por tanto, el equipo cree que para los inversores será fundamental evitar esas «trampas de valor» y que un enfoque activo en la selección de valores será fundamental.

Fuente:

1 JanusHenderson Global Dividend Index, Edición 25, febrero de 2020

2 Refinitiv Datastream, basado en datos de crecimiento de los dividendos del índice MSCI World, 3 de abril de 2020

3 Citi Research, 18 de marzo de 2020