Para inversores profesionales en España

Evaluating the market impact of the Russia/Ukraine conflict: a multi-asset view

Paul O’Connor

Paul O’Connor

Responsable de Multiactivo | Gestor de carteras


25 Feb 2022

Aspectos destacados:

Paul O’Connor, Head of the UK-based Multi-Asset Team, addresses the initial market response to events unfolding in Eastern Europe.

Aspectos destacados

  • Por lo que vimos en las primeras horas de la sesión bursátil europea de ayer (24 de febrero), la respuesta inicial de los inversores a la noticia de la ofensiva rusa fue reducir el riesgo, al desvanecerse la visibilidad en las perspectivas económicas y geopolíticas mundiales.
  • No obstante, el cambio del estado de ánimo fue notable. Cuando se inició la sesión bursátil en EE.UU., la psicología del inversor había cambiado hacia la búsqueda de valoraciones erróneas en el mercado, desde la corriente inicial de ventas por pánico.
  • Si el conflicto militar se mantiene localizado, es probable que los efectos de arrastre económicos globales estén dominados por la escala y la duración del aumento de precios de las materias primas, y reforzados por cualquier impacto adverso que produzca en la confianza de las empresas y los consumidores.

Abordamos esta situación con humildad, ya que no tenemos ningún precedente claro para esta especie de cambio de régimen frustrado que ahora parece estar en marcha en Ucrania. Estamos asistiendo a acontecimientos puntuales que se desarrollan en Europa y somos conscientes de las consecuencias políticas potencialmente desestabilizadoras que podrían deparar más allá de Ucrania.

La invasión rusa plantea dudas sobre la integridad de toda la arquitectura de seguridad diplomática global de posguerra. Las relaciones entre Rusia y Occidente nunca volverán a ser las mismas. Los efectos de arrastre podrían extenderse a los países bálticos, los Balcanes e incluso a Asia. Además, la forma en que Occidente responda a la ofensiva rusa podría influir en el modo en que China evalúe su postura sobre Taiwán.

Un estado de ánimo fluctuante de los inversores

Por ahora, los inversores se están centrando en evaluar las dimensiones probables del conflicto en curso. Creemos que los mercados se diferenciarán entre medidas que conduzcan a un rápido cambio de régimen en Ucrania y aquellas que impliquen un conflicto militar prolongado. Los movimientos de precios registrados en el transcurso del día (24 de febrero) sugirieron que los inversores se estaban inspirando en la guía de estrategias históricas, lo que indica que las grandes convulsiones geopolíticas para los mercados financieros, incluidas las guerras localizadas, suelen ser buenas oportunidades de compra.

Por lo que vimos en las primeras horas de la sesión bursátil europea de ayer, la respuesta inicial de los inversores fue reducir el riesgo, al desvanecerse la visibilidad en las perspectivas económicas y geopolíticas mundiales. Eso provocó una oleada de ventas generalizadas de activos de riesgo por acto reflejo, una carnicería en los mercados rusos, una fuerte restricción de materias primas y una predecible rotación hacia activos refugio, como el oro.

El cambio de estado de ánimo en los mercados financieros ayer fue notable. Cuando se inició la sesión bursátil en EE.UU., la psicología del inversor había cambiado hacia la búsqueda de valoraciones erróneas en el mercado, desde la corriente inicial de ventas por pánico. Puede que haya mucho más trabajo que hacer aquí, a medida que se evalúan los efectos de segunda ronda de los acontecimientos en Ucrania. Las grandes cuestiones que debemos examinar, en nuestra opinión, son las consecuencias financieras de las sanciones, el impacto económico de la restricción de materias primas y la posible respuesta de los principales bancos centrales.

Los retos que se avecinan

Si el conflicto militar se mantiene localizado, es probable que los efectos de arrastre económicos globales estén dominados por la escala y la duración del aumento de precios de las materias primas y reforzados por cualquier impacto adverso que produzcan en la confianza de las empresas y los consumidores. Evidentemente, tal y como están las cosas, ambos efectos parecen ser considerablemente mayores en Europa continental que en otros lugares. A nuestro juicio, una contracción prolongada de las materias primas podría llevarse un gran tajo del crecimiento de la zona euro; no obstante, en EE. UU. y otras economías el impacto probablemente sea mucho menor.

El efecto del fuerte encarecimiento de las materias primas en la inflación complica la ya difícil tarea a la que se enfrentan los bancos centrales. Aunque la actual incertidumbre del mercado parece eliminar algunos de los escenarios más hawkish de la Reserva Federal de EE. UU (la Fed) – como una subida de tipos de 50 puntos básicos en marzo – puede que no veamos un gran impacto en los tipos de interés estadounidenses aparte de eso. Nos parece improbable que el conflicto influya de manera significativa en el proceso decisorio de la Fed en este momento, a menos que altere las expectativas sobre la perspectiva de la dinámica del mercado laboral estadounidense.

También presenta retos reales para el Banco Central Europeo (BCE). El efecto de primera ronda es la presión alcista que ejerce sobre la inflación, que ya ha alcanzado el máximo de los últimos 30 años en Europa.1 A pesar de ello, hay pocos indicios de sobrecalentamiento en la economía de la zona euro. La demanda interior es modesta, las presiones salariales no son tan fuertes como en el Reino Unido y, en Estados Unidos, la mayoría de las presiones inflacionarias son importadas. Con la confianza económica ahora en riesgo, el BCE probablemente considere el shock de las materias primas como un obstáculo para los ingresos reales de los consumidores más que como un foco de presiones inflacionarias sostenidas. En nuestra opinión, el conflicto probablemente pondrá límite a los tipos de interés de la zona euro, lo que hará que la atención se centre en el reto al que se enfrentará el BCE para intentar situar los tipos muy por encima de cero.

Implicaciones para los inversores

En Europa, prevemos que los acontecimientos en curso podrían enturbiar el panorama durante muchos meses, ya que podría crearse una situación más ardua para la renta variable de la zona euro en comparación con el Reino Unido y los mercados emergentes. El crédito europeo parece atractivo tras el aumento de los rendimientos de los bonos y los diferenciales producido por las salidas de capital de los inversores. Vemos poco riesgo de un aumento sostenido de las expectativas de tipos a corto plazo en Europa, aunque creemos que el crecimiento será lo suficientemente resistente como para mantener baja la probabilidad de recesión. Por lo demás, los movimientos del mercado acaecidos tras la escalada del conflicto pueden ofrecer oportunidades para "comprar aprovechando las caídas" en títulos "growth" estadounidenses, como se vio en los mercados el 24 de febrero.2

1Fuente: Bloomberg, Índice armonizado de precios al consumo de la Zona Euro, 31 de enero de 2022
2Fuente: The Wall Street Journal, Growth Stocks Surge as Investors Back away from Value Shares, 24 de febrero de 2022

Glosario de términos

Comprar aprovechando la caída: comprar un activo después de haberse devaluado con la esperanza de que el nuevo precio más bajo representa un chollo o un descenso coyuntural, y que ese activo, con el tiempo, tienda a remontar y apreciarse.
Valores "growth": los inversores prevén que los beneficios de estas empresas crezcan a un ritmo superior a la media comparado con el resto del mercado, aumentado así la cotización de sus acciones.
Hawkish: política monetaria "hawkish" o endurecimiento monetario se refiere a una actuación del banco central destinada a frenar la inflación y desacelerar el crecimiento de la economía, lo cual se consigue normalmente elevando los tipos de interés y reduciendo la oferta monetaria.
Diferencial / diferencial de crédito: diferencia en el rendimiento de un bono corporativo con respecto al obtenido por un bono del Estado equivalente.
Rentabilidad: el nivel de ingresos de un valor, expresado normalmente como tipo porcentual. Para un bono, por calcula dividiendo el cupón pagado entre el precio actual del bono.

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

 

La rentabilidad histórica no predice las rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Comunicación Publicitaria.

 

Glosario