La pandemia de coronavirus ha puesto en tela de juicio muchos paradigmas habituales del mundo de la inversión, al plantear adversidades sin precedentes para muchos sectores. En este artículo, Steve Johnstone, gestor del fondo Global Equity Market Neutral, describe algunas de las herramientas que puede utilizar una estrategia flexible neutral con respecto al mercado de renta variable global para generar rentabilidad en todos los entornos del mercado.

   Aspectos destacados:

  • El impacto económico para las empresas de la pandemia de la Covid-19 ha sido importante en toda la economía mundial. En este contexto, una estrategia neutral con respecto al mercado global puede utilizar numerosas herramientas.
  • La estrategia del equipo utiliza inversiones «por pares», combinando posiciones largas y posiciones cortas para lograr un resultado específico, ponderadas para garantizar una contribución equitativa al riesgo.
  • La volatilidad a corto plazo se considera parte de un enfoque de paridad de riesgo, para ayudar a orientar la asignación de capital y la exposición global en toda la estrategia.

 

La estrategia Global Equity Market Neutral es una puesta especializada, enfocada en generar alfa a partir de posiciones largas y cortas, independientemente del rumbo del mercado a corto plazo. Con estas ideas, construimos una cartera en la que tratamos de tener una posición direccional neutral con respecto al mercado general, tratando al mismo tiempo de minimizar el sesgo hacia factores específicos que hemos identificado como riesgo potencial.

La estrategia se basa invertir en varias de las «mejores ideas» de determinados equipos de Janus Henderson que participan activamente en la gestión de capitales en el mercado. Dichas ideas se aplican normalmente mediante inversiones de pares, es decir, combinando posiciones cortas y largas para lograr un resultado en particular o basadas en su valor relativo. Este enfoque temático en ocasiones puede conllevar más de un valor en la posición corta o larga de una operación o incluso fondos cotizados (ETF) o índices. Al construir la cartera, seguimos un enfoque basado en la paridad de riesgo, ponderando la volatilidad de las ideas en función del riesgo para garantizar una contribución equitativa al riesgo tanto en la posición corta como en la larga. Gracias a esta ponderación en función del riesgo, todas las ideas pueden influir en la rentabilidad de la cartera, sin que ninguna tenga prioridad sobre otras.

El análisis fundamental y la selección de valores son parte esencial del proceso de selección de inversiones, mientras que la construcción de la cartera se realiza mediante un enfoque cuantitativo independiente. Fundamentalmente, asignamos capital tratando de equilibrar la cantidad de riesgo que nuestros modelos consideran que cada idea aporta a la cartera.

A partir de ahí, tratamos de ajustar el capital asignado basándonos en nuestra evaluación cualitativa de varios otros factores de riesgo, como la liquidez, el sesgo de estilo o la beta.

Las ideas de la estrategia provienen de una selección de gestores de carteras subyacentes. Cada gestor es especialista en selección de valores en su campo, lo que nos permite abarcar la mayoría de los principales mercados globales, combinando diferentes estilos de inversiones. Uno de los aspectos más interesantes de gestionar una estrategia interna de «mejores ideas» globales es la flexibilidad para aumentar la capacidad donde vemos valor potencial. El enfoque cuantitativo de construcción de la cartera permite influir a todos los gestores y sus ideas, equilibrando los riesgos de un enfoque a otro. Además, la asignación dentro de la cartera desde el punto de vista regional o sectorial se basa únicamente en dónde vemos las mejores oportunidades. En general, tratamos de minimizar cualquier exposición direccional en la cartera en un marco en el que nos sentimos cómodos.

«La estrategia se gestiona de forma proactiva, con límites de pérdidas tanto flexibles como estrictos. Reevaluamos los motivos de inversión de toda operación con pares que contribuya más de 40 puntos básicos (pb) de rentabilidad positiva o que reste más de 30 pb, con un factor de stop loss estricto de 50 pb».

 

Paridad de riesgo y volatilidad del mercado

En nuestro enfoque de paridad de riesgo, creamos modelos de volatilidad a corto plazo para ayudar a orientar el tamaño de las posiciones y el riesgo global en toda la estrategia. El objetivo es garantizar un buen equilibrio de todos los factores determinantes, para evitar que una idea concreta influya más que otras en las carteras. La correlación de precios «valor a valor» ha seguido una tendencia bajista sostenida, con excepciones, tras el máximo alcanzando a principios de 2009 (véase el gráfico 1), al inicio de la crisis financiera global. Sin embargo, no nos ha sorprendido la fuerte volatilidad transversal que hemos visto en las primeras semanas de la pandemia de la Covid-19.

Gráfico 1: la fuerte dispersión de valores favorece a los expertos en selección de valores fundamentales

article-image_global-equity-market-neutral-tools-of-trade_chart01_ES

Fuente: Bank of America Merrill Lynch, del 31 de marzo de 2005 al 31 de marzo de 2020. Indica una media móvil de seis meses de la correlación global valor a valor.

La imposición de medidas de «distanciamiento social», paralización de la actividad y restricción de los movimientos, entre otras medidas dirigidas a reducir el contagio de covid-19, ha provocado fuertes tensiones en algunos sectores. Durante marzo, vimos muchas brechas de precios (cuando un valor inicia el día a un precio diferente al del cierre del día anterior, sin ninguna actividad de negociación durante la noche), lo que refleja el nivel de incertidumbre del momento.

El pesimismo ha sido importante con respecto a sectores como el ocio —entretenimiento y viajes, por ejemplo, cuya actividad comercial ha quedado prácticamente paralizada. Por el contrario, sectores como la salud y la tecnología informática han resistido muy bien en lo que va de 2020 (hasta el 30 de abril). En este tipo de entorno, los expertos en selección de valores pueden encontrar inversiones interesantes en posiciones tanto cortas como largas de los pares. Pero también hay que tener mucho cuidado para que la estrategia no caiga en una trampa estructural.

La incertidumbre ha venido para quedarse

El conjunto de medidas aplicadas por los gobiernos y los bancos centrales ha ayudado a proteger a las empresas y los trabajadores, evitando un efecto dominó en las bolsas. El programa de compras ilimitadas de bonos de la Reserva Federal estadounidense, diseñado para proteger la economía hasta que la pandemia alcance su punto álgido, que incluía la medida sin precedentes de comprar deuda corporativa, ha contribuido a la magnitud del repunte de los precios de los activos. Sin embargo, los inversores siguen siendo sumamente conscientes de que la recuperación de las valoraciones debido a la liquidez financiera no descuenta los riesgos de mayores dificultades económicas en lo sucesivo.

Ante la disminución de las tasas de contagio en muchos países, algunas regiones se enfocan ahora de reducir de forma segura las restricciones aplicadas a los ciudadanos, sin provocar nuevos picos de casos (una «segunda ola»). Los inversores prestan ahora gran atención al potencial de recuperación en muchos segmentos del mercado. Aunque fue posible paralizar rápidamente los servicios no clave, el proceso de reapertura puede plantear más dificultades: desde la seguridad de los trabajadores a la reconexión de las cadenas de suministro.

Muchas herramientas disponibles

El impacto económico para las empresas de la pandemia de covid-19 ha sido importante en toda la economía mundial. En este contexto, una estrategia neutral con respecto al mercado global puede utilizar numerosas herramientas. Por ejemplo, se pueden eliminar ideas cuando la confianza disminuye, intercambiando cualquiera de las partes de un par si no cumple las expectativas o si ya no se dan los motivos para invertir. Mantener un diálogo constante con los gestores de la cartera subyacentes también puede ayudar a determinar qué ideas podrían funcionar bien como par adecuado, u ofrecer la flexibilidad para decantarse por áreas o estilos de inversión que pueden ser más idóneos para el contexto de mercado actual.