Hamish Chamberlayne, director de Renta Variable Sostenible Global, explica cómo las empresas están cambiando la forma en que utilizamos y consumimos el agua.

Aspectos destacados

  • El mundo afronta una escasez crítica de agua, debido al cambio climático y al aumento de la población mundial.
  • El objetivo de desarrollar un sistema de agua seguro, higiénico y más sostenible es vital para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.
  • Evoqua Water Technologies es una compañía de tratamiento de agua que hace que miles de millones de litros de agua sean seguros para el consumo de la población, empresas y organizaciones.

El agua es crucial para la vida, ya que sostiene ecosistemas saludables y, en definitiva, impulsa el crecimiento económico. El agua potable y el saneamiento son derechos humanos fundamentales y son esenciales para la alimentación, la prevención de enfermedades, la asistencia médica, así como para garantizar que todas las personas puedan participar en la sociedad. El acceso fiable al agua purificada resulta también fundamental para el funcionamiento eficaz de las industrias. Con la preocupación por la seguridad y el saneamiento en su punto álgido a causa de la pandemia de COVID-19, se confía en los sistemas de desinfección del agua para mantener la seguridad de los productos, los consumidores y los trabajadores.

Los desafíos actuales del agua

En 2020, un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)1 ofreció pruebas contundentes de que miles de millones de personas en todo el mundo siguen viviendo sin agua potable ni saneamiento. Según el informe:

  • 2.000 millones de personas (el 26% de la población mundial) carecían de servicios de agua potable gestionados de forma segura
  • 3.600 millones (el 46% de la población mundial) carecían de servicios de saneamiento gestionados de forma segura
  • 3.000 millones de personas viven en países con estrés hídrico

El cambio climático también está agravando los problemas de disponibilidad de agua al dar lugar a unas condiciones meteorológicas menos predecibles y más extremas, lo que incide en la disponibilidad y distribución de las precipitaciones. Como resultado, ha aumentado el número de regiones con estrés hídrico y se ha agravado la escasez de agua en países que ya la sufrían. Además, la mayor incidencia de inundaciones y sequías amenaza con destruir los puntos de agua y contaminar las fuentes de agua.

Por otro lado, los países desarrollados se enfrentan a una serie diferente de problemas críticos. La contaminación de las fuentes de agua dulce por los residuos industriales y agrícolas pone en peligro la calidad y la seguridad del suministro de agua, mientras que el uso de sustancias polifluoroalquiladas (PFAS), el selenio, microplásticos y otros contaminantes emergentes hacen más complejo el tratamiento del agua. El crecimiento de la población mundial ha agravado estos problemas, al aumentar la demanda de las industrias, la agricultura y la generación de energía. En consecuencia, la gestión del agua se ha convertido en el factor clave para gestionar los riesgos globales relacionados con la salud, la migración, las desigualdades entre países, la inestabilidad política y los desastres naturales.

La importancia de la gestión del agua, reconocida a nivel mundial

Creemos que se requiere un suministro de agua de gran calidad y distribuido uniformemente para impulsar el desarrollo tanto medioambiental como social. La ONU considera también el agua limpia y el saneamiento un Objetivo de Desarrollo Sostenible. Este objetivo reconoce que el agua es fundamental en todos los sectores de la sociedad, a la vez que entiende que, si no se gestiona de forma segura, las aguas residuales pueden provocar ineficiencias y desigualdades e introducir sustancias peligrosas en el suministro de agua.

Un enfoque circular de la gestión del agua

Los principios de la economía circular ofrecen una alternativa al actual modelo lineal de producción basado en «tomar-hacer-desechar». Desde un punto de vista práctico, una economía circular trata de diseñar productos que reduzcan la presión sobre los recursos naturales y minimicen los residuos. Consideramos que al extender este modelo a los problemas actuales del agua, un enfoque circular podría reducir la presión mediante una reutilización más eficaz del agua y tecnologías de reciclaje eficientes, ayudando a desarrollar un sistema de agua sostenible y resiliente que beneficie a todos.

La gestión fiable, resiliente y sostenible del agua empieza con las empresas del agua. Evoqua Water Technologies desarrolla soluciones para empresas del agua industriales, municipales y recreativas, las cuales suministran a su vez agua a las masas. Sus productos y servicios abarcan todo el ciclo de vida del agua, de la extracción y la purificación al tratamiento y reutilización de los residuos. Creemos que empresas como Evoqua pueden liderar el cambio, mejorando la eficiencia, reutilizando y reciclando, y alargando la vida útil de los productos cuyo proceso de fabricación requiere agua.

JHI_Positive_Impact_Evoqua_Case_Study_Datapoints_EN

Purificación en lugar de neutralización

Las instalaciones modernas de aguas residuales y agua potable afrontan una serie de problemas complejos y, a veces, contradictorios. Por ejemplo, se ha hecho imprescindible tratar el agua para eliminar los microorganismos que se han vuelto tolerantes al cloro, un método utilizado tradicionalmente para limpiar el agua. Al mismo tiempo, siguen surgiendo nuevos contaminantes del agua, como los pesticidas utilizados en la agricultura y el uso del suelo y las sustancias químicas que se encuentran en los productos farmacéuticos. Las tecnologías de Evoqua se centran en la purificación ―la eliminación de las impurezas del agua en lugar de neutralizarlas añadiendo productos químicos―, y este es un método eficaz para minimizar el uso de productos químicos innecesarios.

La tecnología ultravioleta (UV) es una técnica de desinfección sin productos químicos que se utiliza para eliminar los contaminantes orgánicos e inorgánicos que se encuentran en el agua potable. Además de ser muy eficaz en el tratamiento de una gran variedad de microorganismos, incluidas las bacterias, los virus y otros patógenos resistentes al cloro, la tecnología ultravioleta no requiere almacenamiento, manipulación ni transporte de productos químicos tóxicos o corrosivos. Y lo que es más importante, al garantizar la reutilización del agua, la tecnología ultravioleta ayuda también a las empresas a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad. La tecnología de alto rendimiento, como el sistema ultravioleta de Evoqua, puede ayudar a mejorar la fiabilidad y la resiliencia de las instalaciones de tratamiento de agua, sin necesidad de utilizar productos químicos agresivos y con una huella mínima.2

Mantener la seguridad del agua potable

Las sustancias polifluoroalquiladas (PFAS) son sustancias químicas artificiales que se utilizan para fabricar muchos productos cotidianos, como textiles, cosméticos, pinturas, utensilios de cocina antiadherentes e incluso la espuma contra incendios. Cabe destacar que los PFAS son solubles en agua y no se descomponen fácilmente en el medioambiente. Debido a las amplias aplicaciones de fabricación de los PFAS, se encuentran habitualmente en los suministros de agua próximos a las plantas industriales. La investigación científica actual apunta a que la exposición a altos niveles de PFAS podría tener efectos nocivos para la salud, aunque las repercusiones más amplias no están claras. En 2020, Evoqua apoyó un programa para identificar y eliminar los PFAS que se habían acumulado en las aguas subterráneas. La instalación de dos sistemas de recipientes de adsorción de medios permite el tratamiento de 325 millones de litros de agua al día, proporcionando agua potable limpia y saludable a 2,5 millones de clientes del distrito de agua en el sur de California que, de otra manera, no tendrían acceso a agua limpia y desinfectada.

Reciclaje de aguas residuales para la producción de hidrógeno

El agua es un componente esencial en la producción a gran escala de hidrógeno, que se utiliza en muchos procesos, como la fabricación de fertilizantes, el tratamiento de metales y como fuente de combustible. Debido a los elevados volúmenes de agua que se precisan, muchas empresas de producción de hidrógeno buscan maneras de ser más eficientes con su uso del agua para reducir los costes para el negocio y sus clientes. En 2015, Evoqua creó una solución para reciclar los flujos de aguas residuales en el proceso operativo de una instalación de hidrógeno. Con ello, la empresa pudo ahorrar 284 millones de litros de agua al año. Al generar eficiencias en las industrias que consumen mucha agua, las empresas pueden «cerrar el bucle» de su uso del agua y aliviar las presiones en las áreas con estrés hídrico.

Mientras el proceso de urbanización continua ejerciendo más presión sobre nuestro suministro de agua, la innovación se produce a un ritmo similar. Consideramos que los avances tecnológicos serán parte importante de la solución y, por ello, las empresas privadas tienen que desempeñar un papel clave para cambiar la forma de tratar, distribuir y consumir el agua.

Evoqua es solo un ejemplo de cómo las empresas pueden innovar para superar algunos de los desafíos relacionados con la escasez de agua, los contaminantes y las repercusiones del cambio climático en los recursos hídricos. Al tomar aguas residuales, purificarlas y reutilizarlas, empresas como Evoqua pueden ayudar al mundo a avanzar hacia una economía más circular y sostenible.

 

1Naciones Unidas, resumen de progresos 2021: Indicadores del ODS 6, julio de 2021.

2Evoqua Water Technologies, Fiabilidad y resiliencia: caso práctico de Northumbrian Water, 2022.

 

Las referencias a títulos específicos no constituyen ni forman parte de oferta o petición algunas para la emisión, venta, suscripción o compra, ni debe suponerse que son rentables.