Para inversores profesionales en España

Ni demasiado «long» ni demasiado «short»: el argumento a favor del retorno absoluto

Luke Newman

Luke Newman

Gestor de carteras


4 Mar 2022

Aspectos destacados:

Luke Newman, cogestor de la estrategia de Retorno Absoluto de Janus Henderson, reflexiona sobre el papel que puede desempeñar el retorno absoluto para mejorar la diversificación para los inversores preocupados por el riesgo de la renta variable y la renta fija tras la pandemia.

 Aspectos destacados:

  • Los precios actuales tanto de las acciones como de los bonos parecen más bien caros, lo que invita a preguntarse qué estrategias alternativas pueden utilizar los inversores para gestionar el riesgo en sus carteras.
  • Las políticas altamente acomodaticias de los gobiernos y de los bancos centrales han situado la relación entre la renta fija y la renta variable en un terreno incierto.
  • El Janus Henderson Absolute Return Fund ha sido aprobado para su clasificación como producto conforme al artículo 8, una decisión que refleja los esfuerzos para integrar las consideraciones medioambientales y sociales en el proceso de inversión.

Las ineficiencias en los mercados siempre existirán porque la información es imperfecta y el comportamiento de los inversores es impredecible. Los inversores pueden malinterpretar las perspectivas de una empresa, mientras que los mercados pueden sobrerreaccionar a noticias negativas. Todo ello puede crear oportunidades para las estrategias de inversión capaces de generar rentabilidad positiva con independencia de las condiciones de mercado en cada momento.

Las estrategias «long-short» de renta variable orientadas al «retorno absoluto» se centran en explotar dichas ineficiencias del mercado para generar rentabilidades absolutas (es decir, superiores a cero) en diversos tipos de entornos.

El «long-short» explicado

La inversión «long» clásica implica poner tu dinero en activos (ya sean acciones, bonos o inmuebles) con la confianza/esperanza de sacar partido de su revalorización en el tiempo. La inversión «short» es una forma de inversión que puede beneficiarse si el activo subyacente se deprecia; la técnica más habitual es tomar prestado un activo (a cambio de una comisión) y a continuación venderlo con la intención de recomprarlo por menos de lo que lo vendiste y devolvérselo a su propietario original en la fecha estipulada. De acertar, esta estrategia puede generar rentabilidad a partir de activos que están depreciándose. Pero también puede hacer perder dinero si el precio del activo subyacente aumenta.

Estrategias más flexibles permiten además ajustar activamente la proporción mantenida entre inversiones largas y cortas, lo que puede mejorar su adaptabilidad. Mantener una proporción relativamente grande de inversiones largas puede hacer a una estrategia más sensible a las condiciones de mercado, una apuesta congruente con una postura optimista sobre las perspectivas para los mercados de renta variable; un posicionamiento corto neto (mantener una mayor proporción de posiciones cortas que largas) puede ser indicativo de dificultades previstas en los mercados, o de que las acciones presentan precios demasiado caros. La exposición neta puede ajustarse para el conjunto de la cartera, por sector, por región o incluso a nivel de las acciones individuales, permitiendo a los inversores adaptar su exposición en línea con sus expectativas.

Pero... ¿por qué el retorno absoluto?

Las estrategias tradicionales de asignación de activos basadas en la renta variable y la renta fija han brindado a los inversores una útil herramienta a lo largo de las últimas dos décadas (gráfico 1), y lo han seguido haciendo durante gran parte de la pandemia. Las asignaciones a renta fija ayudaron a amortiguar el desplome inicial del mercado que siguió al periodo de shock e incertidumbre en marzo de 2020. Por su parte, las Bolsas reaccionaron con fuertes repuntes a la intervención en masa de los bancos centrales y los gobiernos en apoyo de las economías y el empleo.

Gráfico 1. La asignación de activos tradicional ha funcionado bien durante las últimas dos décadas

article_chart_not too long3

Fuente: Refinitiv Datastream, del 31 de diciembre de 2002 al 31 de enero de 2022. Reajustado a 100 en la fecha de inicio. La rentabilidad histórica no predice rentabilidades futuras.Nota: La «renta variable global» está representada por el índice MSCI World Total Return (en dólares estadounidenses). La «renta fija global» está representada por el índice JPM GBI Global All Traded. «50% renta variable/50% renta fija» representa una estrategia 50/50 con asignaciones equitativas a la renta variable y la renta fija.

Noviembre de 2020 supuso un momento importante, al responder los mercados positivamente a la noticia del descubrimiento de la vacuna de Pfizer, un optimismo que continuó durante la mayor parte de 2021 pese a la incertidumbre suscitada por la aparición de nuevas cepas con diferentes grados de transmisibilidad y virulencia. Es evidente que ello ha situado las valoraciones tanto de la renta variable como de la renta fija en niveles caros. Esto, a su vez, está llevando a los inversores a buscar estrategias alternativas para gestionar mejor el riesgo en sus carteras.

¿Podrían las estrategias de diversificación tradicionales no proteger a los clientes en la próxima recesión?

La historia nos muestra que la diversificación no es algo que debamos dar por sentado. Los gobiernos y los bancos centrales han aplicado políticas altamente acomodaticias, lo que ha empujado la relación entre la renta fija y la renta variable hasta territorio incierto. Para los principales bancos centrales del mundo, las compras de grandes cantidades de deuda pública (y otros activos) orientadas a estimular la actividad económica se han traducido en una considerable expansión del tamaño de su balance (gráfico 2).

Gráfico 2. Crecimiento del balance de los principales bancos centrales

article_chart_not too long2

Fuente: Refinitiv Datastream, Fathom Consulting, balances de los bancos centrales, activos totales, dólares estadounidenses (billones), del 1 de enero de 2007 al 3 de enero de 2022.

Aunque este torrente de liquidez ayudó a los gobiernos a financiarse durante la pandemia, también ha contribuido a inflar los precios de los activos. Los bancos centrales afrontan ahora la delicada tarea de encontrar la fórmula para ir retirando sus medidas de estímulo («tapering») sin crear el detonante de una nueva crisis. La Reserva Federal estadounidense ha sido el primero de los grandes bancos centrales en moverse, reduciendo sus compras mensuales de bonos de 120.000 millones de USD en noviembre de 2021 con la intención de cancelarlas por completo en marzo de 2022. Por su parte, a finales de 2021 el Banco de Inglaterra sorprendió al mercado subiendo sus tipos de interés por primera vez desde 2018. Esta postura inesperadamente dura ha generado una reacción negativa en los mercados, ilustrada por retrocesos tanto de la renta variable como de la renta fija1 en enero de 2022.

Productos que cubren las necesidades de los inversores modernos

La demanda de estrategias «long/short» de renta variable sigue al alza, mientras la correlación entre las acciones continúa su descenso desde el máximo registrado en los primeros compases de la pandemia. Durante los últimos meses se ha producido además una rotación desde el «growth» hacia el «value», apoyada por la subida de los tipos de interés y unas presiones inflacionistas mayores de lo previsto. Esto probablemente constituya un entorno más favorable para las estrategias de retorno absoluto en las que la selección de acciones se basa en los parámetros fundamentales de las empresas, como es el caso de nuestro Janus Henderson Absolute Return Fund.

Por último, también nos alegra saber que se ha aprobado la clasificación del Janus Henderson Absolute Return Fund como fondo conforme al artículo 8, lo cual surtirá efectos a partir del 25 de febrero de 2022. Ello supone un gran aval al reconocer nuestros esfuerzos para integrar las consideraciones medioambientales y sociales en nuestro proceso de inversión. De acuerdo con el Reglamento sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros (SFDR), las carteras clasificadas conformes al artículo 8 promueven, entre otras, las características medioambientales y sociales.

 

1 Fuente: Janus Henderson Investors, del 31 de diciembre de 2021 al 31 de enero de 2022. La renta variable está representada por el índice MSCI World Total Return (en dólares estadounidenses). La renta fija está representada por el índice JPM GBI Global All Traded. La rentabilidad histórica no predice rentabilidades futuras.

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

 

La rentabilidad histórica no predice las rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Comunicación Publicitaria.

 

Glosario

 

 

 

Información importante

Le recomendamos que lea la siguiente información acerca de los fondos relacionados con el presente artículo.

El fondo Janus Henderson Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 26 de septiembre de 2000, gestionado por Henderson Management S.A. Henderson Management SA puede decidir dar por finalizados los acuerdos de comercialización de este organismo de inversión colectiva atendiendo a lo dispuesto en la regulación pertinente. Esta es una comunicación con fines de promoción comercial. Antes de tomar cualquier decisión de inversión definitiva, consulte el folleto del OICVM y el documento de datos fundamentales para el inversor.
    Specific risks
  • Las acciones/participaciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Si un Fondo tiene una gran exposición a un país o una región geográfica en concreto, lleva un nivel más alto de riesgo que un fondo que está mucho más diversificado.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de alcanzar su objetivo de inversión. Esto puede resultar en un "apalancamiento", que puede magnificar el resultado de una inversión y las ganancias o pérdidas para el Fondo pueden ser mayores que el coste del derivado. Los derivados también conllevan otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir con sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones/ participaciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • Cuando el Fondo, o una clase de acciones/participaciones con cobertura, trata de mitigar los movimientos del tipo de cambio de una divisa en relación con la divisa base, la propia estrategia de cobertura puede tener un impacto positivo o negativo en el valor del Fondo debido a las diferencias en los tipos de interés a corto plazo entre las divisas.
  • Los valores del Fondo podrían resultar difíciles de valorar o de vender en el momento y al precio deseados, especialmente en condiciones de mercado extremas, cuando los precios de los activos pueden estar bajando, lo que aumenta el riesgo de pérdidas en las inversiones.
  • Una parte o la totalidad de los gastos en curso del Fondo se pueden tomar del capital, lo que puede debilitar el capital o reducir el potencial de crecimiento de capital.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia el Fondo no está dispuesto o no es capaz de cumplir sus obligaciones, o como resultado de un fallo o retraso en los procesos operativos o del fallo de un proveedor externo.