US Growth Equities

Revisamos el estilo "Growth" de EE. UU en un entorno complicado

Los gestores de cartera Doug Rao y Brian Demain comentan los cambios que está sufriendo el entorno de mercado para las acciones growth, desde el conflicto Rusia/Ucrania hasta las repercusiones derivadas de la respuesta política a la COVID.

ASPECTOS DESTACADOS

  • La volatilidad del mercado se ha disparado mientras los inversores sopesan los efectos del conflicto Rusia/Ucrania, el repunte de la inflación y otros efectos estructurales derivados de la contundente respuesta monetaria y fiscal a la pandemia.
  • La inflación (de bienes, salarios y materias primas), unido a la posibilidad de subidas de los tipos de interés, afectará a los beneficios que generen las acciones growth y a los múltiplos que los inversores están dispuestos a pagar por ellas.
  • A medida que evoluciona el entorno del mercado, seguimos centrados en los temas de inversión duraderos, pero también en las empresas con capacidad para superar los escollos que supone la inflación y la subida de tipos.

ASPECTOS DESTACADOS

  • La volatilidad del mercado se ha disparado mientras los inversores sopesan los efectos del conflicto Rusia/Ucrania, el repunte de la inflación y otros efectos estructurales derivados de la contundente respuesta monetaria y fiscal a la pandemia.
  • La inflación (de bienes, salarios y materias primas), unido a la posibilidad de subidas de los tipos de interés, afectará a los beneficios que generen las acciones growth y a los múltiplos que los inversores están dispuestos a pagar por ellas.
  • A medida que evoluciona el entorno del mercado, seguimos centrados en los temas de inversión duraderos, pero también en las empresas con capacidad para superar los escollos que supone la inflación y la subida de tipos.

La reciente volatilidad ha dejado claro que los inversores están barajando la posibilidad de que se prolongue la ofensiva militar en Ucrania mientras examinan las consecuencias económicas de las sanciones de Occidente impuestas a Rusia.  Si bien el conflicto en Ucrania ha pasado a ocupar el primer plano en los mercados, los inversores también se enfrentan a los efectos que con el tiempo producirá la respuesta monetaria y fiscal a la pandemia.  Una de las principales preocupaciones es, sin duda, la perspectiva de una inflación persistente.  Aquí nos parece conveniente desglosar la inflación en dos componentes (inflación de bienes e inflación de salarios), para comprender mejor la dinámica subyacente.

Inflación de bienes

En el periodo inicial de la COVID, los bancos centrales y los gobiernos inundaron a los mercados de estímulos monetarios y fiscales, lo cual hizo que se disparase el consumo privado, concretamente el gasto en bienes (en vez de servicios), al verse los consumidores incapaces de acceder a la economía física debido a las restricciones a los viajes y la inquietud por la salud.  Antes de la pandemia, las compras de bienes rondaban el 31% del total de Gastos en Bienes de Consumo Personal (PCE) en Estados Unidos, pero ahora han aumentado y se mantienen por encima del 35%.  Este aumento de la demanda, unido a los atascos en el suministro, ha arrastrado al alza los precios de los productos, dando lugar a las altas cifras de inflación que hemos visto en los últimos meses (Gráfico 1).

Gráfico 1: Inflación medida por el Gasto en Bienes de Consumo Personal (PCE) en EE. UU

Revisiting Growth

Fuente: Instituto de Análisis Económico de EE.UU, a 7 de marzo de 2022. Cambio porcentual de los precios respecto al periodo precedente, en tasas anuales desestacionalizadas.

Desde entonces la ofensiva militar desplegada por Rusia en Ucrania ha provocado una fuerte escalada de precios de los bienes de consumo básico al replantearse los países su dependencia de las materias primas rusas, unido a la escasez de suministros debido al conflicto.  Aunque las áreas más visiblemente afectadas han sido el petróleo y gas natural, Rusia es también un importante proveedor de metales, como el níquel, el acero y el aluminio. Rusia y Ucrania son exportadores principales de cereales como el trigo y el maíz, así como de materiales fertilizantes, como la potasa y los fosfatos. Una interrupción de estos suministros podría afectar considerablemente a la seguridad alimentaria y al rendimiento de las cosechas (y, por ende, a los precios) en los próximos años.

Los efectos y duración definitivos del conflicto siguen siendo una incógnita, pero los bruscos repuntes de precios de las materias primas (especialmente el crudo) podrían desencadenar una recesión.  Aunque los efectos de la inflación y las interrupciones añadidas a las cadenas de suministro salpicarán a la economía estadounidense en varios aspectos, el aumento de precios resultante actuará como un impuesto sobre el consumo, lo que mermará la capacidad para gastar en otros bienes y servicios, mellando así el crecimiento económico.  Con la caída de los mercados, los consumidores podrían verse aún más afectados por el efecto riqueza a medida que se deprecian sus activos.

La mayor presión ejercida en los consumidores y la posibilidad de recesión complicarán la ya difícil tarea de la Reserva Federal estadounidense (Fed), consistente en controlar la inflación sin trastocar la recuperación económica.  Si la situación de la COVID sigue mejorando y las cadenas de suministro pueden subsanarse, podríamos ver una moderación de los precios y un aumento del gasto en servicios, más acorde con la normalidad previa a la pandemia. Sin embargo, la prolongación del conflicto Rusia/Ucrania seguirá manteniendo la presión inflacionaria en los bienes.

Inflación salarial

Al mismo tiempo, creemos que la inflación derivada de los sueldos más bajos persistirá. Durante las últimas décadas, la globalización mantuvo a raya los salarios de categorías bajas en EE.UU, ya que importábamos productos baratos y los empleos se trasladaron a países con retribuciones inferiores.Sin embargo, recientemente, Estados Unidos se está alejando de la globalización y está en proceso de reindustrialización, un fenómeno que probablemente se ha acelerado mientras Occidente se desvincula de Rusia. Esto, junto a unas tasas de participación laboral mucho más bajas debido a la pandemia, ha producido un aumento de los salarios. Una retribución más alta podría ser generalmente bueno para la economía estadounidense, ya que el consumo privado representa la mayoría del producto interior bruto (PIB) y los trabajadores dispondrán de más dinero para gastar. Ahora bien, los reajustes seculares de los salarios más bajos obrará en detrimento de los márgenes de las empresas en los próximos años.

Inflación y tipos más altos: lo que implica para las empresas de crecimiento

Durante los próximos tres a cinco años, creemos que la inflación, al igual que los tipos de interés, incidirá en las valoraciones de las acciones growth.  Desde la crisis financiera mundial, hemos disfrutado de un extenso periodo de tipos de interés e inflación exiguos, durante el cual los inversores, históricamente, se han visto incentivados para pujar más por las acciones growth, elevando así su valoración.  Esta dinámica puede cambiar rápidamente a medida que suben los tipos de interés (y, por ende, las tasas de descuento), sobre todo para las empresas de alto crecimiento que previsiblemente generarán flujos de caja durante muchos años.

Las cotizaciones de las acciones varían en función de los beneficios, el crecimiento que estos experimentan y los múltiplos que los inversores estén dispuestos a pagar tanto por uno como por lo otro.  Tenemos la certeza de que si los tipos suben, los múltiplos de beneficios se contraerán, por lo que será cada vez más importante identificar a las empresas capaces de escapar de esa contracción de múltiplos que auguramos, gracias a su crecimiento. Las empresas con capacidad de fijar precios también deberían estar en mejores condiciones de resistir un entorno inflacionario, frente a aquellas que no puedan subir los precios cuando aumenten los costes.

El panorama de inversión en crecimiento de EE. UU se compone, en gran parte, de valores de tecnología de la información y sanidad. De hecho, más de la mitad de los índices Russell 1000® Growth y Russell Midcap® Growth se concentra en estos sectores (Gráfico 2), lo que contrasta con el último periodo relevante de inflación (la década de 1970), cuando la economía se basada mucho más en los bienes y orientada a la industria.

Gráfico 2: Ponderaciones de sectores en el U.S. Growth Index

Revisiting Growth Chart 2

Fuente: Factset, a 31 de enero de 2022.

Determinadas empresas integradas en estos sectores son capaces de generar amplios márgenes de beneficios y operar con una intensidad de personal inferior al de otros segmentos del mercado. Así pues, aunque la inflación sin duda influirá en las ganancias de estas empresas, sus características descritas antes podrían contribuir a mitigar su impacto.

Temas de inversión en un entorno cambiante

Una de las lecciones que aprendimos durante la crisis desatada por la COVID es que las relaciones digitales directas con los clientes son sumamente relevantes. Las empresas que han logrado forjarlas no solo han adquirido la capacidad de comunicarse constantemente con sus clientes, sino que también han aprendido de ellos, por ejemplo, para gestionar mejor las existencias, el capital circulante y otras funciones de negocio. El enfoque omnicanal es fácilmente visible en el sector minorista, aunque también se ha adoptado en entornos de oficina, la telemedicina, las citas por Internet y otras áreas.  Desde el punto de vista de la inversión, estas relaciones digitales han aportado flexibilidad y resiliencia, lo que ha fortalecido a las empresas en distintos sectores económicos.

De cara al futuro, vemos oportunidades en otros temas a largo plazo. Para empezar, creemos que todavía queda much recorrido de crecimiento para los grandes proveedores de plataformas en la nube, aun cuando estas empresas ya hayan crecido a un ritmos impresionante. Los semiconductores están sentando las bases para una demanda creciente de servidores en la nube, aunque también son componentes claves en la transición hacia el vehículos eléctrico (y, en última instancia, autónomo).A medida que los fabricantes aceleran la producción de vehículos eléctricos (VE), aumentará la demanda de chips y componentes esenciales que no existían en los vehículos de combustión interna, pero si en VE.

En la misma línea, hemos asistido al crecimiento de las biofarmacéuticas, con terapéuticas a base de proteínas, terapias génicas y, por supuesto, vacunas mARN. Paralelamente al avance de estas tecnologías, es probable que los costes en producción farmacéutica aumenten drásticamente, y las empresas que vendan los diversos componentes empleados en su producción recibirán una fuerte demanda durante los próximos 10-15 años.

Mantener el foco

En tiempos difíciles, es importante preguntarse que está cambiando en la economía y las empresas.  Al igual que la COVID ha redefinido los mercados en los últimos años, la ofensiva militar en Ucrania ha alterado el panorama económico mundial, con efectos que se prolongarán en el tiempo.  Sin embargo, durante este periodo de transición de los mercados, mantenemos el foco en empresas bien situadas para un crecimiento secular de varios años en áreas que requieren una cantidad importante de inversión. Las empresas de alta calidad que sean capaces de captar una cuota desproporcionada de esas ventajas podrían estar menos expuestas a factores externos, ya que su crecimiento se deriva en mayor medida de captar cuota de mercado.

Más información sobre estos temas

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

 

La rentabilidad histórica no predice las rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Comunicación Publicitaria.

 

Glosario