Los gestores de cartera Alison Porter, Graeme Clark y Richard Clode indagan en cómo la tecnología está transformando cada aspecto del fútbol.

  Key takeaways:

  • La tecnología está ganando influencia en el fútbol, apoyada por vectores seculares a largo plazo: la adopción de la tecnología a través de la Ley de Moore y el giro a ritmo acelerado hacia la nube (<em>cloud</em>).
  • La inteligencia artificial está siendo impulsada por la analítica de datos, la infraestructura en la nube y el aprendizaje automático (<em>machine learning</em>), lo cual tiene variadas aplicaciones, entre ellas ayudar en la toma de decisiones en los partidos y mejorar el rendimiento del equipo.
  • Una transmisión de datos más eficiente a través del 5G está revolucionando la experiencia del espectador al cambiar la manera de relacionarnos con y consumir el fútbol.

La tecnología está ganando terreno en muchos sectores, algo llamado a acelerarse en la próxima ola de disrupción, siendo los principales habilitadores el software, la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas. Pero, ¿en qué sentido un deporte como el fútbol está siendo transformado por la innovación y la tecnología?

El reciente Campeonato Europeo de Fútbol 2020 de la UEFA (Eurocopa de 2020), celebrado con un año de retraso debido a la COVID-19, parece una buena oportunidad para explorar esa cuestión. Aparte del VAR (videoarbitraje), la tecnología se utiliza para recopilar información sobre los partidos de fútbol y las sesiones de entrenamiento por medio de múltiples mecanismos: software de análisis del rendimiento, como SBG MatchTracker, datos de GPS (geoposicionamiento) obtenidos a partir de proveedores de tecnología en dispositivos wearables como Catapult, o tecnología de vídeo de <em>startups</em> como Bepro, que mide y ayuda a mejorar el rendimiento del equipo.

Todo está en los datos

Los datos se capturan, analizan y aplican de múltiples modos dentro del mundo del fútbol. Un ejemplo es cómo utilizó el Liverpool Football Club la IA y la analítica de datos para convertir a su escuadra en un equipo ganador de la Liga de Campeones de la UEFA y de la Premier League inglesa. A los hinchas del equipo inglés les resultarán familiares los nombres de Jürgen Klopp, Virgil Van Dijk y Mo Salah pero puede que no les suene el nombre de Ian Graham. Tiene un perfil de tecnólogo, y a él se debe buena parte del diseño del reciente éxito del Liverpool. Licenciado en ciencias físicas, Graham ejerce como Director de Investigación del club, y junto con su equipo desarrolla modelos de IA y algoritmos a partir de los datos recopilados sobre el Liverpool y otros equipos rivales. El modelo de Graham fue clave en el nombramiento de Jürgen Klopp como entrenador. Klopp había llevado al Borussia Dortmund a la segunda plaza de la liga alemana en el campeonato 2013/14, pero el club terminó en una decepcionante séptima plaza en la temporada 2014/15. Los análisis de datos decían que, por pura estadística, el Borussia debería haber terminado segundo pero les faltó suerte en algunos partidos decisivos. Los modelos también aconsejaron la contratación de varias estrellas, entre ellos Philippe Coutinho y Mo Salah, y que este último se compenetraría bien con otro delantero de la plantilla Robert Firmino.

Otro ejemplo es cómo la estrella belga del Manchester City, Kevin De Bruyne, utilizó los datos y el análisis como parte clave durante la renegociación de su contrato, prescindiendo de cualquier representante. Se dice que De Bruyne utilizó Analytics FC, una empresa de analítica deportiva especializada, para extraer datos analíticosl sobre cómo estaba configurado el equipo Manchester City de cara al futuro, basándose en datos como perfil de edad de la plantilla, número de minutos jugados por cada jugador según su edad, y contratos de jugadores clave. Los datos también se fijaban en el rendimiento pasado, presente y futuro según las proyecciones, y su importancia relativa para el equipo atendiendo al valor calculado de su contribución. Para centrocampistas atacantes como Kevin De Bruyne entre dichos datos se incluirían goles reales y esperados, pases de gol y oportunidades creadas. La negociación contractual impulsada por datos concluyó con una ampliación de su contrato durante otros cuatro años, con un valor rumoreado de 83 millones de libras.

Sustentado en la Ley de Moore y la nube

El fútbol es un juego con puntuaciones bajas y basado en eventos aleatorios. Pequeñas ganancias de eficiencia, o mejoras marginales, podrían deparar recompensas sustanciales. Subyacentes a todo esto están dos conceptos fundacionales de la tecnología. El primero, la ley de Moore y el segundo, el giro acelerado hacia la computación en la nube (<em>cloud</em>).

La ley de Moore dice que al fabricar cosas a un tamaño más pequeño, con un coste más barato, más rápidas y mejores, se obtienen herramientas más eficientes para la medición y la digititalización. Esta ley, acuñada en 1965 por el cofundador de Intel, Gordon E. Moore, predijo que aproximadamente cada dos años se duplicaría el número de transistores que caben en un microchip. Dicho principio hace que podamos esperar que la rapidez y la capacidad de los computadores aumenten cada dos años, y que los costes disminuyan.

Combinado con esto está la disponibilidad del acceso de alta velocidad a Internet con computación en la nube asequible y rápida (computación y procesamiento). La infraestructura en la nube ha democratizado y proliferado la computación barata, permitiendo que empresas de software como Bepro y Analytics FC se enfoquen en añadir valor a la analítica, medición, calidad de datos y algoritmos sin tener que adquirir costosos servidores y dispositivos de almacenamiento. El coste de la operativa en la nube básica se ha desplomado en los últimos 15 años.

VR gaming football_tile, tech

Rivalidad «dentro y fuera del campo»

Las grandes rivalidades futbolísticas como la que mantienen Inglaterra y Alemania son extrapolables al sector tecnológico, donde tres actores dominantes compiten ferozmente por imponerse en el espacio virtual de la nube: Amazon Web Services (AWS), Microsoft Azure y Google Cloud Platform (GCP).

Amazon ofrece infraestructura en la nube para almacenamiento de datos y análisis, así como modelos de <em>machine learning</em> vía SageMaker a través de su plataforma IA para el fútbol americano (NFL), baloncesto y la liga profesional de fútbol alemana (Bundesliga), entre otros. La tecnología ha incrementado la interactividad de la experiencia del espectador en tiempo real, así como la generación de contenido personalizado. Durante un partido de la Bundesliga, los espectadores pueden saber la probabilidad esperada de que se marque un gol, la dificultad de que se dé un determinado escenario o un chut o una oportunidad por parte de un delantero, conocer el rendimiento de su jugador favorito y ver la disposición ofensiva y defensiva de los equipos.

Mientras, fijándonos en el caso de Inglaterra, el entrenador Gareth Southgate acudió como ponente invitado el año pasado al evento anual en la nube de Google, Cloud Next. Tras colaborar con Google, Southgate ha cambiado su enfoque desde la antigua libreta y bolígrafo. Ahora, antes de 12 horas tras cada partido recibe directamente en su iPad clips de vídeo sobre los jugadores, y todas las tácticas y las sesiones de entrenamiento están ya almacenadas en la nube. Un hallazgo interesante a partir de los datos fue que Inglaterra lanzaba sus penaltis mucho más rápido que otros equipos, e introdujo este dato en los entrenamientos.

La forma de consumir el deporte está cambiando

La nube, el <em>streaming</em>, la realidad aumentada, la realidad virtual y el 5G están convergiendo para permitir la «ludiquización» de la experiencia del espectador de fútbol. Disfrutar de un ángulo de visión de 360 grados, estar sentado «virtualmente» en los mejores asientos del estadio, utilizar una pantalla dividida para ver estadísticas o tener una vista compartida con amigos son todos ellos aspectos que contribuyen a la experiencia ludiquizadora. La principal ventaja del 5G respecto al 4G es la latencia, es decir, la rapidez con la que la red responde a una petición. En teoría, con el 5G la latencia puede reducirse hasta un milisegundo (desde entre los 30 y 50 milisegundos con el 4G de la actualidad). El 5G es también mucho más eficiente en la transmisión de datos, multiplicando por entre tres y cinco la eficiencia espectral del 4G, lo que hace posible un gran abaratamiento de los datos y el <em>streaming</em>. También permite que una estación base de 5G se conecte con considerablemente más puntos o dispositivos, reduciendo la probabilidad de pérdida de la recepción (de datos) o la señal.

La tecnología también está transformando y moldeando las preferencias de los espectadores. La tecnología no está simplemente cambiando la forma de jugar a fútbol dentro del terreno de juego sino también la forma de consumirlo. De la mano del <em>streaming</em> se ha producido una verdadera explosión de la cifra de espectadores; el proveedor de tecnologías inalámbricas y de vídeo Interdigital pronosticó que en 2022 el 82% del tráfico total de Internet consistirá en visualizaciones de vídeo. La generación Z (jóvenes que han convivido con la tecnología toda su vida) prefieren formatos de contenido más cortos, y tienen más probabilidad de ver «jugar» a Kevin De Bruyne en videojuegos FIFA 21 que en un partido real de 90 minutos. La plataforma de streamingen directo para gamers Twitch comunicó que el total de visualizaciones por streamingen en el primer trimestre de este año ascendió a un récord de 6.300 millones de horas. Para volver a captar el interés de las generaciones más jóvenes, las empresas de medios tendrán que ofrecer una experiencia de espectador mucho más inmersiva e interactiva apalancándose en las tecnologías clave del 5G, la realidad aumentada y virtual, la nube y el streamingen.

Conclusión

La influencia de la tecnología en el fútbol está aumentando, y el ritmo y el calado de esa transformación se ven apoyados por vectores seculares a largo plazo: la adopción de la tecnología a través de la Ley de Moore y el giro a ritmo acelerado hacia la nube (<em>cloud</em>). Estos dos conceptos subyacentes clave están impulsando la IA, que a su vez depende de data la analítica de datos, la infraestructura en la nube y el aprendizaje automático (<em>machine learning</em>). El fútbol es otro ejemplo más de cómo el poder disruptor de la tecnología y la continuada innovación están permeando y mejorando nuestras vidas y proporcionando soluciones, al tiempo que ayudan a generar ganancias de cuota de mercado a determinadas empresas que abrazan la tecnología.

 

Glosario de términos

Machine learning: rama de la inteligencia artificial y de la ciencia informática que utiliza datos y algoritmos para imitar la manera en que aprenden los humanos, mejorando gradualmente su precisión.

Eficiencia espectral: cantidad de datos transmitidos a lo largo de un determinado espectro o ancho de banda con mínimos errores de transmisión.