Para inversores profesionales en España

¿Qué ha cambiado y qué no para los valores de gran capitalización?

Jeremiah Buckley, CFA

Jeremiah Buckley, CFA

Gestor de carteras


2 Mar 2022

Aspectos destacados:

El gestor de carteras Jeremiah Buckley analiza el entorno actual para los valores estadounidenses de gran capitalización.

Aspectos destacados

  • Las acciones han tenido un arranque de año complicado, mientras los inversores evalúan los efectos de la inflación, los cambios en la política de los bancos centrales y el avivamiento de las tensiones geopolíticas.
  • Ante la evolución de estos factores macroeconómicos, nos hemos concentrado en dos áreas: la situación de las cadenas de suministro mundiales y la sostenibilidad de las tendencias de crecimiento secular.
  • Desde una perspectiva fundamental, en nuestro enfoque en los valores de gran capitalización estadounidenses, los datos siguen siendo favorables para el crecimiento corporativo y la mayor volatilidad podría generar oportunidades en la clase de activos para un enfoque activo en segmentos de mercado y negocios específicos.

Tras dos años de fuerte revalorización del mercado como fueron 2020 y 2021, el índice S&P 500® ha perdido recientemente más de un 10%, sufriendo una corrección tras registrar su máximo histórico el 3 de enero de 2022. El índice S&P 500® Information Technology, que representa al sector que impulsó en buena parte las rentabilidades del mercado en los dos últimos años (Gráfico 1), cayó aún más, bajando más de un 15% desde su máximo alcanzado el 27 de diciembre de 2021.

Gráfico 1. Rentabilidad del índice del 1 de enero de 2020 al 22 de febrero de 2022

 Rentabilidad del índice del 1 de enero de 2020 al 22 de febrero de 2022

Fuente: Bloomberg, a 23 de febrero de 2022. La rentabilidad pasada no constituye una garantía de los resultados futuros.

La volatilidad de mercado a la que hemos asistido a principios de 2022 se ha visto alentada por la inflación más persistente, los cambios en la política de los bancos centrales y el aumento de las tensiones geopolíticas, la más reciente, el conflicto entre Rusia y Ucrania. Aunque no podemos controlar estos acontecimientos macroeconómicos, nos hemos enfocado especialmente en dos preguntas para sortear la volatilidad del entorno de inversión. La primera: ¿empezamos a ver mejoras en los problemas de la cadena de suministro que se han ido enconando desde el inicio de la pandemia? Y la segunda: ¿es probable que continúen adelante las tendencias seculares que han alentado el crecimiento económico y de los mercados en los dos últimos años?

Solucionar la cadena de suministro

Un factor de continua preocupación ha sido la oferta de mano de obra. La pandemia redujo considerablemente las tasas de participación laboral y la consiguiente escasez de mano de obra ha provocado problemas a lo largo de la cadena de suministro, especialmente en la expedición y el transporte de mercancías. Empezamos a ver ciertas mejoras, ya que las empresas empiezan a reportar ahora una mayor disponibilidad de mano de obra, pero el ritmo al que el contexto sanitario de la covid-19 pueda seguir mejorando y reduciendo el impacto en la oferta de mano de obra probablemente beneficiará tanto a los precios como al crecimiento económico.

La escasa disponibilidad de materias primas y componentes de producción básicos también ha contribuido a las dificultades de la cadena de suministro. Sin embargo, las empresas empiezan a observar una cierta mejora en la oferta de materias primas y, por lo que respecta a la escasez de componentes, muchos negocios prevén una mejora de la situación en el segundo semestre de 2022. Un avance importante en esta escasez de mano de obra e insumos podría rebajar considerablemente la mayor inflación que se ha hecho evidente en los recientes datos del índice de precios al consumo (IPC). En cambio, si la inflación persiste, los bancos centrales podrían verse obligados a aumentar de forma contundente los tipos para reducir bastante la demanda, por lo que habrá que estar muy atentos a estos factores. Aunque nos gustaría ver más avances en este sentido, de momento al menos empezamos a ver una pequeña mejora en algunos factores que causan los problemas de la cadena de suministro global.

Los datos respaldan las temáticas de la transformación digital en marcha

En respuesta a los actuales problemas de la cadena de suministro, creemos que asistiremos a una aceleración de la inversión corporativa, ya que las empresas están tratando de ser más flexibles en sus procesos de producción y cadenas de suministro. En concreto, como ya hemos comentado, pensamos que aumentará el gasto en automatización y tecnología, lo que podría ayudar a resolver la escasez de mano de obra y las presiones salariales, y a la vez acelerar los plazos de producción y envío en sectores como la industria. Asimismo, el pasado trimestre vimos unos sólidos datos de crecimiento de compañías tecnológicas que se están beneficiando de la amplia transición en todos los sectores hacia una economía más digital, en concreto los servicios en la nube (cloud), el software y los semiconductores.

Los beneficios siguen según lo previsto

En nuestro ámbito de interés, los valores de gran capitalización estadounidenses, en general las empresas superaron las previsiones de beneficios a fin de 2021. Las pocas que tuvieron dificultades, que emitieron advertencias previas o incumplieron las previsiones estaban sumamente expuestas al aumento de los costes de los insumos petroquímicos y suponen un porcentaje relativamente pequeño del mercado. Las previsiones de beneficios para 2022 también han sido en general conformes o superiores a las expectativas. El repunte de los pagos de dividendos y las recompras de acciones nos ha tranquilizado y, exceptuando un pequeño número de sectores, seguimos constatando un sólido gasto en bienes de equipo (capex) de las empresas, especialmente en proyectos de automatización y tecnológicos como los que ya hemos mencionado. Dado el reciente retroceso, las valoraciones relativas de nuestro universo de valores principal se sitúan prácticamente en los niveles anteriores a la pandemia. Por tanto, a pesar de la volatilidad, mantenemos una perspectiva positiva en general para la renta variable.

Consideraciones sectoriales en un entorno de subida de tipos de interés

El entorno de tipos de interés y los cambios en las políticas de los bancos centrales van a afectar sin duda a la selección sectorial. En un entorno de subida de tipos, los inversores podrían tender a optar por sectores de mercado como el financiero, que suele beneficiarse de los tipos más altos, pero nosotros recomendaríamos ser prudentes. Aunque con los tipos más altos existe el potencial de unos mayores ingresos netos por intereses, los inversores también deberían tener en cuenta que la solidez del consumo puede variar a medida que los tipos suben e inciden en variables como el crecimiento de los préstamos y las pérdidas de créditos. En sectores parecidos a bonos, como el inmobiliario y los suministros públicos, que tienen grandes cantidades de financiación de deuda, las subidas de tipos aumentarán los costes del endeudamiento y podrían restar atractivo a estas inversiones comparado con alternativas de bonos de mayor rendimiento. Por último, las valoraciones de las empresas de alto crecimiento que todavía no son rentables o que tienen flujos de caja negativos pueden empeorar considerablemente a medida que los tipos de interés suben y, por tanto, también lo hacen las tasas de descuento.

Por otro lado, aunque vamos a estar muy pendientes de los efectos de los tipos de interés en el gasto de consumo, creemos que puede haber oportunidades en el sector del consumo discrecional, que se ve respaldado por el fuerte crecimiento salarial y los sólidos balances de los consumidores. Como ya hemos mencionado, hay varias compañías orientadas a la tecnología que deberían registrar un fuerte crecimiento secular ante el continuo gasto en la transición digital de la economía, independientemente de los movimientos de los tipos de interés.

Por tanto, hay varios factores por los que somos optimistas en nuestro ámbito de interés, los valores de gran capitalización estadounidenses. Desde una perspectiva fundamental, en general los datos siguen siendo favorables para el crecimiento corporativo y la mayor volatilidad podría generar oportunidades en la clase de activos para un enfoque activo en segmentos de mercado y negocios específicos.

 

Los valores de renta variable están sujetos a riesgos, incluido el riesgo de mercado. Las rentabilidades fluctuarán en respuesta a acontecimientos políticos, económicos y relacionados con los emisores.

Los valores de renta fija están expuestos a los riesgos de tipos de interés, inflación, crédito e impago. El mercado de renta fija es volátil. La devolución del capital no está garantizada y los precios podrían disminuir si un emisor no puede realizar los pagos a tiempo o si su solvencia crediticia empeora. &nsbp

Los bonos high yield o «bonos basura» conllevan un mayor riesgo de impago y volatilidad de los precios, y pueden sufrir fluctuaciones de precios repentinas e importantes.

Los sectores tecnológicos pueden verse muy afectados por la obsolescencia de la tecnología existente, unos ciclos de producto cortos, las caídas de los precios y beneficios, la competencia de nuevos participantes de mercado y las condiciones económicas generales. Una inversión concentrada en un solo sector podría ser más volátil que la rentabilidad de inversiones menos concentradas y que el mercado en su conjunto.

Los sectores de consumo discrecional pueden verse muy afectados por el comportamiento de la economía en general, los tipos de interés, la competencia, la confianza del consumidor y el gasto de consumo, así como los cambios demográficos y en los gustos de los consumidores.

Glosario de términos

Volatility measures risk using the dispersion of returns for a given investment.
S&P 500® Index reflects U.S. large-cap equity performance and represents broad U.S. equity market performance.
The S&P 500® Information Technology Index comprises those companies included in the S&P 500 that are classified as members of the GICS® information technology sector.
Consumer Price Index (CPI) is an unmanaged index representing the rate of inflation of the U.S. consumer prices as determined by the U.S. Department of Labor Statistics.

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

 

La rentabilidad histórica no predice las rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Comunicación Publicitaria.

 

Glosario