Pfizer y BioNTech han anunciado los datos preliminares de un ensayo clínico de fase avanzada de su vacuna candidata contra la Covid-19 y los resultados han sido mejores de lo esperado. Andy Acker, gestor de carteras, y Matt Peron, director de análisis, explican lo que esto supone para acabar con la pandemia y la próxima fase del ciclo de mercado.

Aspectos destacados:

  • Según los datos preliminares de Pfizer y BioNTech, su vacuna candidata contra la Covid-19 resultó efectiva en más de un 90% en la prevención de la enfermedad con síntomas, comparado con las expectativas de consenso de entre el 60% y el 70%.
  • Los mercados de renta variable se dispararon después del anuncio de los resultados del ensayo, registrando la media sectorial del Dow Jones y el índice S&P 500® máximos históricos en la negociación intradía.
  • Aunque sigue habiendo muchas incógnitas sobre la capacidad de la vacuna para ayudar a poner fin a la pandemia global, los datos iniciales fueron sumamente alentadores y reavivan el optimismo sobre la vuelta al crecimiento económico en 2021.

Esta semana ―menos de un año después de la aparición por primera vez de la Covid-19―, las compañías biofarmacéuticas Pfizer y BioNTech anunciaron que su nueva vacuna candidata para la Covid-19 había resultado eficaz en más de un 90% al prevenir la enfermedad mortal en un ensayo clínico de fase avanzada. Aunque los datos son preliminares, los resultados fueron mejores de lo esperado y reavivan el optimismo acerca del crecimiento económico en 2021, sentimiento que compartimos.

La importancia del 90%

Se trata de la primera publicación de datos de los casi ensayos clínicos a gran escala con vacunas contra la Covid-19. En pocas palabras, el resultado fue muy prometedor. Las expectativas de consenso habían previsto una tasa de eficacia de la vacuna, actualmente denominada BNT162b2, de entre el 60% y el 70%. Si la tasa de eficacia del 90% se mantiene durante el resto del ensayo, situaría la eficacia del fármaco al mismo nivel que la vacuna del sarampión y muy por encima de las antigripales (cuya eficacia media es del 50%). Además, aunque los datos de seguridad no se publicaron, Pfizer señaló que, de las más de 43.500 personas actualmente participantes en el ensayo global, no se habían observado problemas de seguridad importantes.

¿Y ahora qué?

Por supuesto, estos números podrían cambiar a medida que vayamos conociendo más datos. Los resultados se basaron en 94 pacientes con casos sintomáticos confirmados de Covid-19. (Los pacientes recibieron dos dosis bien de la vacuna o bien de un placebo durante tres semanas, logrando la protección 28 después de la dosis inicial.) Las compañías afirman que el ensayo continuará hasta llegar a 164 casos. Mientras tanto, Pfizer y BioNTech pueden solicitar una autorización de uso de emergencia a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA), tras acumular una media de dos meses de datos de seguridad, objetivo que tienen previsto alcanzar en la tercera semana de noviembre. La FDA espera que las vacunas tengan una eficacia de al menos el 50%, por lo que creemos que Pfizer y BioNTech cuentan ya con mucho margen para la posible aprobación.

Una buena plataforma para la innovación y la colaboración biofarmacéutica

BNT162b2 se basa en un nuevo enfoque en el desarrollo de fármacos denominado tecnología del ácido ribonucleico mensajero (mRNA), que básicamente ordena al cuerpo producir proteínas para combatir la enfermedad. En el caso de la Covid-19, BNT162b2 lleva los «planos» para generar una proteína espicular que el SARS-CoV-2 (el virus que provoca la Covid-19) emplea para entrar en las células huésped, provocando una respuesta del sistema inmune. Hasta ahora, ninguna terapia basada en mRNA, incluidas las de otras indicaciones, como el cáncer, habían obtenido la aprobación regulatoria. Si el esfuerzo de Pfizer y BioNTech tiene éxito, sería extraordinario, no solo al demostrar que la tecnología funciona, sino también desde el punto de vista de los tiempos: BNT162b2 habrá sido desarrollada y aprobada para uso de emergencia en menos de un año, mientras que históricamente se tardaba diez años o más en sacarlas al mercado.

Además, el desarrollo del fármaco ha resultado de una colaboración única. La compañía biotecnológica alemana BioNTech diseñó la arquitectura del fármaco, pero carecía de los recursos para ejecutar un análisis clínico global. Así, hace unos meses, BioNTech se puso en contacto con el gigante Pfizer, que aceptó ayudar. Y lo que es fundamental, Pfizer también ha dirigido el incremento de las capacidades de producción y distribución. La terapia de mRNA supone un reto especial, ya que debe transportarse y almacenarse a temperaturas sumamente bajas para que sea viable. Con una inversión de miles de millones de dólares, Pfizer diseñó unos envases de envío con sensores de temperatura GPS reutilizables y congeladores especializados que pueden almacenar viales hasta seis meses. Por tanto, según las previsiones actuales, Pfizer y BioNTech podrán producir 50 millones de dosis de aquí a fin de 2020 (para 25 millones de personas) y hasta 1.300 millones de dosis en 2021 (para 650 millones de personas), toda una proeza.

Un nuevo día para los mercados globales

Sigue habiendo muchas incógnitas acerca de la capacidad de BNT162b2 para ayudar a poner fin a la pandemia. Por un lado, la FDA debe asegurarse de que Pfizer y BioNTech pueden fabricar dosis de la vacuna de forma segura y sistemática. Se necesita más investigación para confirmar la eficacia y la duración del tratamiento, especialmente entre los diferentes grupos de edad, así como si la inyección evitará contagios graves y reducirá las consiguientes hospitalizaciones y fallecimientos. La autorización de uso de emergencia permitiría administrar la vacuna inicialmente a poblaciones críticas, como los trabajadores sanitarios de primera línea, con la posibilidad de realizar las primeras vacunaciones a finales del año. Mientras tanto, la pandemia se está acelerando, con un número de muertes por el virus que supera los 1,2 millones en todo el mundo, y con nuevos récords de casos diarios en muchos países de Europa y en EE. UU.

Repunte de casos de Covid-19

Las buenas noticias sobre la vacuna llegan en momento crítico, con más de 50 millones de casos confirmados en todo el mundo y una rápida aceleración del número de nuevos casos en los países del G7.

article-image_a-potential-turning-point-in-the-battle-against-COVID-19_chart01_ES

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Datos del 3 de enero de 2020 al 8 de noviembre de 2020. El gráfico muestra los nuevos casos acumulados por fecha y contribución por país al total. El Grupo de los Siete (G7) es un bloque informal compuesto por siete grandes países industrializados: Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos.

Aun así, las bolsas se dispararon tras el anuncio de los resultados del ensayo, con nuevos récords históricos de la media sectorial del Dow Jones y el S&P 500®, lideradas por los sectores que más se han visto perjudicados por la pandemia, como los viajes y la energía. En efecto, en las últimas 48 horas, las perspectivas de los activos de riesgo se han vuelto mucho más positivas, gracias tanto a la noticia sobre la vacuna como a la conclusión de las elecciones presidenciales (con la posibilidad de que la división del gobierno de EE. UU. dé lugar a cambios políticos moderados). Ambos hechos podrían traer consigo una mejora del crecimiento económico en 2021, la recuperación de la confianza de los inversores y unos flujos netos de capital positivos a los activos de riesgo.

Y algo importante, también podría generalizar las ganancias de los mercados. A lo largo de 2020, la rentabilidad superior se ha concentrado principalmente en empresas con altas tasas de crecimiento que ofrecían soluciones digitales a un mundo marcado por la distancia social. En caso de que una vacuna ayude a devolver la normalidad a la economía global, cabría esperar que ese reducido margen se ampliase finalmente.

La volatilidad aún no ha desaparecido, especialmente si un mayor número de economías deben imponer un cierre a corto plazo, mientras esperamos la distribución global de la vacuna. Pero la noticia de Pfizer y BioNTech aumenta las esperanzas de una posible solución a la vista y el éxito potencial de otras vacunas enfocadas en la misma proteína SARS-CoV-2 proteína, incluida una segunda terapia de mRNA de Moderna. La aprobación de múltiples vacunas se considera fundamental para proteger de forma rápida y eficaz a la población mundial, con consecuencias importantes para la economía mundial. Y lo que es más, por naturaleza, las plataformas de mRNA, podrían modificarse fácilmente para afrontar nuevas versiones del virus en el futuro, si fuera necesario.

El ciclo de mercado habitual (desde el mínimo del mercado bajista hasta el máximo del mercado alcista) dura unos cinco años. La pandemia de Covid-19 frenó de golpe el último ciclo alcista del mercado en marzo. La noticia de esta semana podría ser un paso importante en la senda hacia un nuevo ciclo alcista.