Para inversores particulares en España

Retorno Absoluto: preparados para la incertidumbre en 2023

En estas perspectivas de inversión para 2023, Luke Newman, gestor de carteras, considera los riesgos y oportunidades para el retorno absoluto tras un año realmente desafiante para los mercados mundiales, marcado por presiones inflacionistas, subidas de tipos y la ralentización del crecimiento.

Luke Newman

Luke Newman

Gestor de carteras


30 de noviembre de 2022
6 Vídeo de un minuto

Aspectos destacados:

  • La volatilidad del mercado parece persistir a corto plazo, dado el enorme grado de incertidumbre macroeconómica, pero la fortaleza de los balances actuales sugiere que muchas empresas están en buena posición para aguantar.
  • Es probable que este tipo de entorno cree una gran cantidad de oportunidades a ambos márgenes, con la expectativa de unos costes más elevados y una demanda potencialmente más suave ya descontada.
  • Consideramos que el retorno absoluto es un diversificador útil para los inversores después de un periodo complicado en los mercados financieros, tanto para la renta variable como para la fija.

¿Cómo resumirías el año 2022?

Es difícil intentar resumir el 2022 desde la perspectiva de las estrategias de retorno absoluto, salvo que ha habido enormes brotes de volatilidad. Hemos asistido a una constante sorpresa inflacionista al alza. Hemos observado pérdidas muy negativas tanto en los mercados de renta fija como en los de renta variable. Y, realmente, las únicas clases de activos que generaron una rentabilidad positiva han sido las áreas muy estrechas de energía y puede que el dólar estadounidense.

El beneficio del retorno absoluto en las carteras de los inversores en este entorno tiene un efecto más bien amortiguador dentro de dichas carteras, ya que busca mitigar algunos de los daños a la baja, preservando (potencialmente) el capital y permitiendo a los inversores mirar hacia adelante a lo que, esperamos, sean mejores periodos por venir.

¿Cuáles son tus expectativas para 2023?

De cara a 2023 y con vistas al conjunto de oportunidades, es prudente estar preparados para una recesión. Es poco probable que sea particularmente profunda, pero en realidad crea una gran cantidad de oportunidades para las carteras largas y cortas (long-short). En el lado corto (short), las implicaciones obvias son lo que sucede con la demanda, a lo largo de los sectores tanto corporativo como doméstico.

El otro enfoque es la base de costes. Por supuesto, la mayoría de las empresas tienen un grado de estrategias de cobertura, pero todavía estamos viendo grandes probabilidades de presiones de costes elevados con vistas a 2023.

Pero no todo son malas noticias, las valoraciones han caído mucho dentro de los mercados de renta variable y los balances que suelen estar sometidos a tensión en este momento del ciclo económico se encuentran muy elevados. Vimos muchos emisores corporativos con balances más sólidos. Y los que se encontraban más en apuros utilizaron el periodo de las primeras fases de la pandemia para recaudar dinero y reforzar los balances en ese momento. En realidad, los riesgos al alza equilibran en cierta medida los riesgos a la baja, no necesariamente dentro de la economía o del mundo real, sino más bien dentro de los mercados bursátiles.

¿Cuál es el mayor riesgo que no se aprecia?

Al evaluar el riesgo que no se aprecia de cara a 2023, me atrevería a decir que ese riesgo es al alza. Suena extraño, cuando nos vemos rodeados de titulares que dan mucho miedo al hablar de la economía. Pero como dije anteriormente, las valoraciones en cierta medida y en toda una serie de sectores y empresas cotizadas descuentan un gran porcentaje de estas malas noticias. El mercado ha empezado a preocuparse por todo tipo de problemas.

No son los años setenta. No estamos asistiendo a una espiral de costes inducida por las presiones inflacionistas. No estamos a finales de los ochenta, cuando vimos una recesión de consumo realmente desagradable. Hay sufrimiento en ciertos sectores de la economía, pero en general, la mayoría de los hogares han ahorrado durante el confinamiento y llegan a esta recesión en bastante buena forma. Del mismo modo, esta no es la crisis financiera mundial de 2007 a 2008. Los balances del sector empresarial son sólidos, por lo que no es probable que veamos el mismo nivel de dilución y aumentos de capital necesarios para pasar al otro lado de esta recesión.

Así que no está de moda, pero sin duda nos encontramos equilibrados y a la busca de riesgo tanto alcista como bajista. ¿De dónde vendría el riesgo de bajada incremental? Creo que un área de preocupación sería otra zona de conflicto geopolítico, quizá en China o en Oriente Medio. ¿Por qué? Porque creo que entonces veríamos las cadenas de suministro otra vez bajo presión, probablemente mayor escasez de energía, y eso podría volver a entorpecer su resolución.

¿Deberían los inversores asignar a retorno absoluto en 2023?

Para aquellos inversores que estén considerando el retorno absoluto, de cara a 2023, yo diría que el argumento más sólido para incluirla en la cartera es que probablemente volverá a ser un año muy volátil. Es probable que los activos permanezcan elevados en términos de volatilidad. Hay un enorme grado de incertidumbre macroeconómica, equilibrada por algunos factores de valoración que parecen más favorables.

También diría que es poco probable que el mundo, junto con varios factores, vuelva al punto de partida. Es poco probable que veamos a los bancos centrales recortar los tipos de interés en el grado en que lo hacían antes de la pandemia, o en el que lo hicieron en las primeras fases de la Covid-19. Han aprovechado para restablecerlos a un nivel más alto, así que incluso si vemos una narración más acomodaticia de los bancos centrales, es poco probable que volvamos a un mundo con tipos de interés al cero o negativos.

Igualmente, en términos de inflación, creo que la inflación nominal probablemente permanezca en niveles más altos de los que hemos visto durante los últimos 10 a 15 años. Estamos observando algunos signos de que las presiones reales de la inflación se están relajando y esto se puede ver en el giro que los bancos centrales parecen dando en este momento. Pero, de nuevo, no esperamos volver a ese periodo de deflación estructural en el que hemos estado construyendo carteras durante los últimos años.

Retorno Absoluto: Se mide como ganancia o pérdida, en términos absolutos, y se indica habitualmente como porcentaje del valor total de una cartera.

Estrategia de Retorno Absoluto: los fondos de retorno absoluto son un tipo de estrategia de inversión cuyo objetivo es ofrecer una rentabilidad positiva («absoluta») a los inversores, independientemente de si los mercados están subiendo o bajando, aunque no garantiza una rentabilidad positiva. Los fondos de retorno absoluto que utilizan estrategias «largas/cortas» (long/short) están diseñados para ganar dinero de acciones tanto en empresas que bajan como en aquellas que suben.

Inflación inducida por los costes: se produce cuando los precios aumentan debido al incremento de los costes de insumos como las materias primas, la mano de obra, el transporte, etc. Esto puede entrar en espiral cuando una subida de los precios conlleva un aumento de los salarios, lo que puede provocar una reducción de la oferta a medida que las empresas recortan costes.

Inflación/deflación: la inflación es la tasa a la que aumentan los precios de los bienes y servicios en una economía. Lo contrario es la deflación, una disminución del precio de los bienes y servicios en la economía, que indica normalmente un debilitamiento económico.

Inversión larga/corta (long/short): estrategia de inversión cuya intención es beneficiarse de las subidas de precios de las posiciones largas y de las caídas de precios de las posiciones cortas. Este tipo de estrategia de inversión podría generar rentabilidades, independientemente de los movimientos del mercado en general, aunque las rentabilidades no están garantizadas.

Posición larga (long): inversión en una acción que se compra con la expectativa de que suba de valor.

Recesión: descenso significativo, generalizado y prolongado de la actividad económica, comúnmente aceptado como dos trimestres consecutivos de contracción económica.

Posición corta (short): estrategia por la que un inversor toma prestados y después vende activos que considera que están sobrevalorados, con la intención de volver a comprarlos por menos cuando el precio caiga. La posición se beneficia si el valor se deprecia. Ciertas inversiones derivadas se pueden utilizar para simular una posición corta sin invertir en ella directamente.

Volatilidad: el ritmo y la medida en que sube o baja el precio de una cartera, un título o un índice de mercado. Si el precio sube o baja con movimientos amplios, es que es muy volátil. Si el precio varía más lentamente y en menor medida, es que presenta una volatilidad inferior.

Estas son las opiniones del autor en el momento de la publicación y pueden diferir de las opiniones de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Las referencias realizadas a valores concretos no constituyen una recomendación para comprar, vender o mantener ningún valor, estrategia de inversión o sector del mercado, y no deben considerarse rentables. Janus Henderson Investors, su asesor afiliado o sus empleados pueden tener una posición en los valores mencionados.

 

La rentabilidad histórica no predice las rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Comunicación Publicitaria.

 

Glosario

 

 

 

Información importante

Le recomendamos que lea la siguiente información acerca de los fondos relacionados con el presente artículo.

El fondo Janus Henderson Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 26 de septiembre de 2000, gestionado por Janus Henderson Investors Europe S.A. Janus Henderson Investors Europe S.A. puede decidir dar por finalizados los acuerdos de comercialización de este organismo de inversión colectiva atendiendo a lo dispuesto en la regulación pertinente. Esta es una comunicación con fines de promoción comercial. Antes de tomar cualquier decisión de inversión definitiva, consulte el folleto del OICVM y el documento de datos fundamentales para el inversor.
    Specific risks
  • Las acciones/participaciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Si un Fondo tiene una gran exposición a un país o una región geográfica en concreto, lleva un nivel más alto de riesgo que un fondo que está mucho más diversificado.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de alcanzar su objetivo de inversión. Esto puede resultar en un "apalancamiento", que puede magnificar el resultado de una inversión y las ganancias o pérdidas para el Fondo pueden ser mayores que el coste del derivado. Los derivados también conllevan otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir con sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones/ participaciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • Cuando el Fondo, o una clase de acciones/participaciones con cobertura, trata de mitigar los movimientos del tipo de cambio de una divisa en relación con la divisa base, la propia estrategia de cobertura puede tener un impacto positivo o negativo en el valor del Fondo debido a las diferencias en los tipos de interés a corto plazo entre las divisas.
  • Los valores del Fondo podrían resultar difíciles de valorar o de vender en el momento y al precio deseados, especialmente en condiciones de mercado extremas, cuando los precios de los activos pueden estar bajando, lo que aumenta el riesgo de pérdidas en las inversiones.
  • El Fondo implica un alto nivel de actividad de compra y venta y, como tal, incurrirá en un mayor nivel de costes de transacción que un fondo que opera con menor frecuencia. Estos costes de transacción son adicionales a los gastos corrientes del Fondo.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia el Fondo no está dispuesto o no es capaz de cumplir sus obligaciones, o como resultado de un fallo o retraso en los procesos operativos o del fallo de un proveedor externo.
Luke Newman

Luke Newman

Gestor de carteras


30 de noviembre de 2022
6 Vídeo de un minuto

Aspectos destacados:

  • La volatilidad del mercado parece persistir a corto plazo, dado el enorme grado de incertidumbre macroeconómica, pero la fortaleza de los balances actuales sugiere que muchas empresas están en buena posición para aguantar.
  • Es probable que este tipo de entorno cree una gran cantidad de oportunidades a ambos márgenes, con la expectativa de unos costes más elevados y una demanda potencialmente más suave ya descontada.
  • Consideramos que el retorno absoluto es un diversificador útil para los inversores después de un periodo complicado en los mercados financieros, tanto para la renta variable como para la fija.