Este año, las acciones biotecnológicas pequeñas y medianas están atravesando su peor periodo de comportamiento relativo del que hay registros. Andy Acker, gestor de los fondos Global Life Science y Biotechnology, explica la razón de esa mala racha y por qué alberga optimismo de que el sector pueda recuperarse con fuerza.

Aspectos destacados

  • Mientras el índice S&P 500 y el sector salud acumulan ganancias de dos dígitos durante 2021, las pequeñas y medianas empresas biotecnológicas están sumidas en un prolongado ciclo de mercado bajista.
  • Creemos que los obstáculos recientes son en gran parte pasajeros y no deben empañar el potencial de crecimiento a largo plazo del sector.
  • Mientras tanto, el retroceso se ha traducido en unas valoraciones más bajas. En nuestra opinión, esto podría servir de espoleta para un fuerte repunte del sector de biotecnología.

Desde principios de año, el índice S&P 500® Health Care Sector, al igual que el más amplio S&P 500®, han cosechado una rentabilidad de dos dígitos. Pero dentro del sector salud, la biotecnología —y en particular, las pequeñas y medianas empresas— han experimentado una racha notablemente menos positiva.

Durante el año hasta el 26 de agosto, el SPDR S&P Biotech ETF (XBI) acumula una caída del 8,6%, frente a la ganancia de cerca del 20% tanto para el sector salud como para el S&P 5001. (El XBI sirve de indicador aproximado de los componentes de pequeña y mediana capitalización del sector biotecnológico2.) Observando la evolución desde el máximo histórico alcanzado el 8 de febrero, la comparación es deprimente: el XBI lleva perdido algo más de un 26%, mientras el sector salud ha avanzado un 17,3% y el S&P 500, un 15,1%.3

Gráfico 1. Ciclo de mercado bajista en la biotecnología

Las acciones de pequeñas y medianas empresas biotecnológicas han mostrado un comportamiento sensiblemente inferior tanto respecto al índice S&P 500 como respecto al sector salud desde febrero.

article-image_beating-the-Biotech-blues_chart01_ES

Fuente: Bloomberg. Datos para el periodo comprendido entre el 8 de febrero de 2021 y el 26 de agosto de 2021. Índices ajustados a 100 a 8 de febrero de 2021.

El diferencial negativo de rentabilidad entre el XBI y el mercado de renta variable y el sector salud en general es el más amplio desde que se creó el ETF en 2006. La corrección —oficialmente un ciclo de mercado bajista (definido como una pérdida igual o superior al 20%)— también lleva camino de convertirse en una de las más prolongadas de la historia, abarcando hasta la fecha 139 sesiones bursátiles, o casi tres veces la longitud del ciclo bajista promedio del XBI.4

Razones que subyacen al inferior comportamiento

La caída de la biotecnología llama aún más la atención al compararla con la experiencia de 2020, año en el que los inversores premiaron a las empresas que desarrollaban tratamientos y vacunas para la COVID-19, y el entusiasmo hacia medicamentos aún no contrastados parecía no tener límite.

Pero los ánimos respecto al sector dieron un giro de 180 grados a principios de 2021. Por un lado, los inversores empezaron a salir de algunos valores de crecimiento de larga duración, como la biotecnología, en favor de áreas vinculadas a la recuperación económica. Los participantes del mercado también demostraron una preferencia por las acciones de alta calidad y gran capitalización frente a otras más pequeñas y de menor liquidez. Además, la decisión de la Comisión Federal de Comercio estadounidense de examinar con lupa las últimas fusiones y adquisiciones en el sector farmacéutico enfrió el apetito de nuevas operaciones, mientras que las preocupaciones sobre la reforma de los precios de los medicamentos resurgieron a medida que el partido demócrata  buscaba en el Congreso formas de financiar unos ambiciosos proyectos de gasto. Por último, el comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) presentó su dimisión, creando un vacío de liderazgo al tiempo que en la agencia se amontonaban las solicitudes de aprobación de fármacos sobre la COVID-19, provocando retrasos en la revisión de las mismas y decisiones regulatorias sorprendentes.

Tras grandes pérdidas, grandes repuntes

Dado el riesgo inherente al desarrollo de nuevos fármacos y los dilatados plazos que conlleva, la volatilidad suele caracterizar al sector biotecnológico. Pero afortunadamente, las grandes correcciones también pueden ir seguidas de fuertes repuntes. En 2015-2016, el XBI rindió un 35% por debajo del S&P 500, la segunda brecha en rentabilidad más grande desde que hay registros (provocada, en parte, por un tuit de la por entonces candidata a la presidencia de EE. UU., Hillary Clinton, sobre prácticas de «concertación de precios» de los fármacos entre las biotecnológicas)5. Medida desde ese mínimo en 2016 hasta el máximo de la biotecnología este año, la rentabilidad del XBI superó el 280% (véase el gráfico 2).

Gráfico 2. Recuperación de la biotecnología

Tras una fuerte corrección en 2015-2016,  las acciones de pequeñas y medianas empresas biotecnológicas acumularon grandes ganancias, hasta alcanzar un récord histórico en febrero de 2021.

article-image_beating-the-Biotech-blues_chart02_ES

Fuente: Bloomberg. Los datos muestran la rentabilidad total del SPDR S&P Biotech ETF (XBI). El periodo de descenso está comprendido entre el 17 de julio de 2015 y el 11 de febrero de 2016. Las ganancias se refieren al periodo del 11 de febrero de 2016 al 8 de febrero de 2021.

Nuestra opinión sobre la biotecnología ahora

No podemos predecir cuándo terminará la actual mala racha de la biotecnología. Pero en nuestra opinión, los fundamentales que sustentan las atractivas oportunidades de crecimiento del sector han permanecido intactos. Las empresas pequeñas y medianas del sector de biotecnología están liderando algunos de los avances más apasionantes en el campo de la investigación médica, como las terapias genéticas, las biopsias líquidas, la oncología de precisión y los anticuerpos monoclonales de diseño. Muchos de estos medicamentos podrían revolucionar el nivel de atención médica para los pacientes, prolongando drásticamente las tasas de supervivencia y mejorando la calidad de vida.

En junio, por ejemplo, Intellia Therapeutics entregó los primeros datos positivos de un ensayo clínico sobre la edición genómica «in-vivo» (con células vivas), un proceso por el que se edita un punto específico del genoma humano desde dentro del propio cuerpo. A través de una sola infusión, Intellia consiguió variar en una media del 87% de los casos una proteína perjudicial para pacientes con una enfermedad hereditaria fatal. Aunque los datos deben tomarse con prudencia, el resultado es digno de mención y sugiere que las terapias de edición génica podrían tener un enorme potencial.

Mientras tanto, las acciones biotecnológicas cotizan ahora claramente por debajo de su media a largo plazo (véase el gráfico 3) debido a los retos anteriormente descritos. Pero en nuestra opinión, estas dificultades deberían desvanecerse. Para empezar, el eventual nombramiento de un comisionado de la FDA debería llevar a una mayor coherencia regulatoria. Al mismo tiempo, el progreso en la tramitación parlamentaria de los proyectos de infraestructuras y otras medidas de gasto en EE. UU. debería reducir la incertidumbre en torno a los precios de los medicamentos. En este sentido, creemos que la Administración Biden ha demostrado un constante apoyo a la investigación sobre biomedicina, y creemos que esto será un factor en cualquier esfuerzo de reforma que se emprenda. Así ha sucedido especialmente tras las enormes aportaciones del sector en la lucha contra la pandemia de la COVID-19  y a medida que China reforzaba sus inversiones en su propio sector biotecnológico.

Gráfico 3. Caída de valoraciones biotecnológicas

El ratio PER sobre los beneficios futuros de la acción biotecnológica tipo se sitúa muy por debajo de la media a largo plazo para el sector, así como para el S&P 500.

article-image_beating-the-Biotech-blues_chart03_ES

Fuente: Bloomberg, datos del 30 de septiembre de 1992 al 31 de julio de 2021. Los datos son trimestrales excepto los correspondientes a julio de 2021, y se basan en estimaciones de beneficios futuros a 1 año vista. El ratio precio-beneficio (PER) mide el precio de la acción en relación con los beneficios por acción de una o varias empresas de una cartera.

«La volatilidad es el precio de admisión» cuando se invierte en biotecnología, pero mantenemos el optimismo sobre la perspectiva a largo plazo. De hecho, tras importantes retrocesos, las rentabilidades generadas pueden ser significativas. En agosto, Pfizer anunció que adquirirá Trillium Therapeutics, una empresa biotecnológica canadiense dedicada a desarrollar fármacos contra el cáncer de sangre, desembolsando por ella unos 2.300 millones de USD, lo que equivale a una prima de más del 200% respecto al último precio de cotización de Trillium6. En caso de proliferar operaciones corporativas como esta, la mala racha de las biotecnológicas podría terminar bien pronto.

1Bloomberg, a 26 de agosto de 2021. Las rentabilidades del sector salud pertenecen al S&P 500 Health Care Sector.
2El SPDR S&P Biotech ETF (XBI) se corresponde en general con la rentabilidad total de un índice construido a partir del segmento de biotecnología de un indicador compuesto del mercado estadounidense total.
3Bloomberg, datos del 8 de febrero de 2021 al 26 de agosto de 2021.
4Goldman Sachs Global Investment Research, FactSet, Bloomberg. Datos a 20 de agosto de 2021 y a 26 de agosto de 2021.
5Goldman Sachs Global Investment Research, FactSet. Datos a 20 de agosto de 2021.
6Bloomberg, a 20 de agosto de 2021.

El índice S&P 500 Health Care comprende las empresas incluidas en el índice S&P 500 clasificadas como pertenecientes al sector salud de GICS®.