Ante los continuos riesgos de los mercados, el Gestor de Carteras Jeremiah Buckley sigue siendo optimista acerca de la renta variable estadounidense y espera que muchas temáticas de crecimiento a largo plazo persistan.

Key takeaways:

  • La variante delta de la covid-19 y las presiones inflacionistas han complicado la recuperación, aunque seguimos viendo un impulso positivo en la economía estadounidense.
  • Creemos que la reciente subida de la tasa de inflación será mayormente pasajera, pero somos conscientes de que algunos efectos inflacionistas residuales podrían persistir.
  • Aunque los mercados han rozado o alcanzado máximos en los últimos meses, seguimos siendo optimistas sobre las acciones estadounidenses y creemos que las temáticas de crecimiento a largo plazo que se aceleraron durante la pandemia siguen intactas.

La variante delta de la covid-19 ha ralentizado una reapertura económica ya de por sí compleja. Los problemas de la cadena de suministro y el mercado laboral ―que han persistido durante más tiempo del que nosotros y la mayoría de los inversores esperábamos inicialmente― se han conjugado para avivar la inflación. A pesar de estos desafíos, seguimos viendo un impulso positivo en la economía estadounidense.

Solidez del consumo estadounidense

En 2021, hemos visto un fuerte aumento de la inflación, según el índice de precios al consumo (IPC), pero otros indicadores económicos clave, como el desempleo, la participación de la población activa, las ventas minoristas y los índices de directores de compras (PMI) siguen avanzando en positivo. Para la economía estadounidense, que depende en gran medida del gasto de consumo, los datos de las ventas minoristas han sido especialmente alentadoras ahora que empieza la temporada de compras navideñas. Las ventas minoristas anticipadas de octubre subieron un 1,7% en términos desestacionalizados con respecto al mes anterior1, lo que muestra una gran voluntad y capacidad de gasto de los consumidores, a pesar de los obstáculos de la inflación.

Ventas minoristas ante la temporada navideña

 

Buckley_chart 1

<em>Fuente: Oficina del Censo de EE. UU., ventas mensuales adelantadas de servicios de alimentación y minoristas, datos mensuales, en términos desestacionalizados, a 17 de noviembre de 2021.</em>

En efecto, creemos que los altos niveles de ahorro de los consumidores, la fuerte revalorización de las bolsas y los mercados de la vivienda, y el mayor crecimiento del empleo harán que los consumidores propicien un fuerte impulso al gasto en los próximos trimestres. La vacunación en marcha, el desarrollo de más avances médicos para tratar la covid-19 y la moderación de la variante delta deberían hacer que cada vez más personas vuelvan al mercado laboral, ayudando a aliviar las actuales restricciones de la cadena de suministro. Y aunque puedan persistir algunos efectos residuales, creemos que la reciente subida de la tasa de inflación resultará ser mayoritariamente pasajera. Además, de no haber sorpresas significativas en los datos, creemos que la Reserva Federal (Fed) seguirá mostrándose paciente y apostará más por un mayor crecimiento económico en lugar de subir los tipos de interés de forma preventiva.

Por tanto, aunque los mercados han rozado o alcanzado máximos en los últimos meses, seguimos siendo optimistas sobre las acciones estadounidenses, especialmente con respecto a la renta fija, cuyos diferenciales se mantienen en mínimos históricos. Aunque los rendimientos del Tesoro de EE. UU. aumentaron cuando la Fed empezó a señalar la posibilidad de una política menos flexible, la rentabilidad del beneficio del índice S&P 500® sigue pareciendo relativamente atractiva con respecto al rendimiento del Tesoro a 10 años.

Las temáticas de crecimiento permanecen intactas

Muchas de las temáticas a largo plazo que estaban en marcha antes de la pandemia ―y que se han acelerado como consecuencia de ella― siguen intactas. Entre ellas están el paso al comercio electrónico y la consiguiente aceleración de los pagos electrónicos, el crecimiento de la informática en nube y las aplicaciones de software como servicio (SaaS), así como la innovación sanitaria.

Durante la pandemia, hemos visto ciertas empresas con la magnitud y la solidez de los balances para invertir en iniciativas de transformación digital ganar cuotas de mercado que les habría costado muchos años conseguir en un entorno de mercado más normal. Vemos posibilidades de que la digitalización siga impulsando el crecimiento en los distintos sectores económicos, incluidos los segmentos menos evidentes del mercado, como la industria. Por ejemplo, creemos que el gasto en la infraestructura de la cadena de suministro y la automatización de los procesos de producción pueden alentar el crecimiento de las empresas que responden a esas tendencias, un potencial de crecimiento que pensamos que el mercado no reconoce del todo.

Enfocados en las oportunidades, pero conscientes de los riesgos

Durante la recuperación económica, hemos visto un fuerte repunte de los sectores cíclicos, pero creemos que los inversores deben actuar de forma selectiva en su exposición a esas áreas. Muchos valores de los sectores de materiales y bienes de equipo se han recuperado hasta muy por encima de los valores de antes de la pandemia, debido a un rápido aumento de los precios de las materias primas. Creemos que en esos sectores la prudencia está justificada, mientras el mercado determina si los desequilibrios de la oferta y la demanda persistirán y si los precios de las materias primas seguirán altos.

En el sector de los viajes, algunas empresas se han recuperado y muestran actualmente valores de empresas muy superiores a los de antes de la covid-19, aunque podrían tener que pasar años hasta que vuelvan a los beneficios y los flujos de caja de antes de la pandemia. Por el contrario, algunas empresas con balances más sólidos han podido invertir y ganar cuota de mercado, en lugar de tener que dedicarse a desapalancarse al dejar atrás la pandemia.

Por tanto, aunque somos conscientes de que continúa habiendo riesgos, vemos oportunidades importantes en el mercado. Seguimos atentos a los costes de los insumos y la inflación laboral, y cómo esos factores afectarán a los márgenes tras años de mejora general de los beneficios. Consideramos importante encontrar continuamente empresas con poder de fijación de precios y ventajas competitivas duraderas que puedan ayudar a combatir el potencial de inflación. También somos conscientes de los acontecimientos políticos sobre la ley de infraestructuras, el techo de deuda y la reforma fiscal. Por lo que respecta a la reforma fiscal, será importante tener en cuenta los efectos para el consumidor por lo que respecta al gasto y para las empresas en cuanto al impacto en el retorno al accionista y los futuros niveles de inversión en bienes de equipo.

Mientras lidiamos con un periodo de posible mayor volatilidad y aumento de la inflación, seguimos creyendo en la importancia de encontrar empresas que ofrecen gran valor económico a sus clientes, mientras continúan generando un flujo de caja libre constante y asignando capital de forma satisfactoria. Pensamos que estas empresas estarán en mejores condiciones para el crecimiento a largo plazo, independientemente de cualquier cambio a corto plazo en el entorno de inversión.

 

1Fuente: Oficina del Censo de EE. UU., ventas mensuales adelantadas de servicios de alimentación y minoristas, datos mensuales, en términos desestacionalizados, a 17 de noviembre de 2021. https://fred.stlouisfed.org/series/RSAFS