Invertir en salud tras la pandemia

Aspectos destacados

  • La pandemia de covid-19 está contribuyendo a visibilizar la innovación en biotecnología y podría mejorar nuestro conocimiento sobre nuevas plataformas de fármacos, con posibles aplicaciones para otros tipos de enfermedades.
  • La necesidad global de una cura para la covid-19 podría mejorar la confianza con respecto a la industria biofarmacéutica y hacer que las autoridades moderen su planteamiento de futura reforma sanitaria.
  • La demanda de «telemedicina» se ha disparado, una tendencia que creemos que podría mantenerse tras la pandemia. De igual modo, la industria biotecnológica china podría salir reforzada, ya que el país compite por desarrollar tratamientos contra la covid-19.

El sector salud ha adoptado un papel de liderazgo durante la pandemia de covid-19 y muchos inversores han recompensado a las empresas que trabajan para desarrollar tratamientos para el nuevo coronavirus u ofrecer asistencia a distancia. Así, en marzo, mientras que las acciones mundiales se desplomaron, el sector salud ―pese a no librarse de las pérdidas― se comportó mejor que la mayoría de los sectores del mercado. Creemos que esta dinámica positiva podría continuar, especialmente porque el brote contribuye a acelerar las tendencias de crecimiento del sector salud y, a largo plazo, podría mejorar la confianza con respecto al sector

La innovación tecnológica sobresale

Con millones de personas en todo el mundo diagnosticadas ya con covid-19, la necesidad de un tratamiento o una vacuna se ha vuelto es ahora fundamental. En el pasado, el descubrimiento y desarrollo de fármacos podía llevar años, pero en el brote actual algunas posibles vacunas han entrado en pruebas clínicas en cuestión de meses. Este rápido calendario ha sido posible gracias a los avances de la última década en la secuenciación genética, el diseño de medicamentos basados en la estructura y herramientas de análisis molecular.

Y lo que es más, el fuerte enfoque en la búsqueda de una cura para la covid-19 está ayudando a mejorar la ciencia. La tecnología del ácido ribonucleico mensajero (mRNA), que ordena al cuerpo producir proteínas para combatir enfermedades específicas, lleva estudiándose desde hace varios años, con posibles aplicaciones en oncología, trastornos genéticos y enfermedades contagiosas. Todavía no se ha aprobado ninguna terapia de mRNA para uso comercial, pero ahora hay al menos dos vacunas mRNA en ensayos clínicos contra la covid-19. Aún deben realizarse grandes estudios para demostrar la seguridad de los medicamentos y su eficacia contra el nuevo coronavirus, pero, a largo plazo, la crisis podría acelerar el conocimiento científico y la aplicación de esta tecnología.

LAS ACCIONES DEL SECTOR SALUD SOBRESALEN

1

Fuente: Bloomberg, a 15 de mayo de 2020. Datos ajustados a 100 a 31 de diciembre de 2019.

Sector biofarmacéutico: la confianza podría mejorar

Los intensos esfuerzos por combatir la covid-19 también podrían mejorar la percepción pública de la industria biofarmacéutica, que en los últimos años ha sido objeto de escrutinio debido al aumento de los precios de los medicamentos y los costes de los pacientes. En abril, según una encuesta de Harris Poll, el 40% de los estadounidenses afirmaba tener una opinión más positiva del sector que antes del inicio de la pandemia.[1] Esto significa que las críticas hayan desaparecido. Cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) concedió a Gilead Sciences la denominación de medicamento huérfano para remdesivir, que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de casos graves de covid-19, la noticia provocó la indignación del público (la consideración de medicamento huérfano daría a Gilead siete años de exclusividad en el mercado). Gilead solicitó rápidamente a la FDA que retirase la denominación y posteriormente donó 1,5 millones viales de remdesivir en todo el mundo.

Creemos que las farmacéuticas probablemente pondrán precios asequibles a los tratamientos contra la covid-19. (Gilead, por ejemplo, ha firmado acuerdos de licencia con cinco productores de medicamentos genéricos para remdesivir y ha permitido a cada empresa fijar su propio precio.) En adelante, las autoridades podrían apreciar más la investigación y desarrollo que lleva a cabo la industria biotecnológica y encontrar un equilibrio entre los precios asequibles y la necesidad de asegurar la innovación. El resultado evidente sería una reforma sanitaria más razonable y una menor incertidumbre para el sector.

La colaboración también va en aumento. Varias compañías biotecnológicas de pequeña capitalización innovadoras han colaborado con grandes farmacéuticas para tratar de desarrollar tratamientos contra la covid-19. Las alianzas aúnan la tecnología de vanguardia de las empresas de pequeña capitalización con el poder de fabricación y comercialización de una gran biofarmacéutica, con la esperanza de resolver el problema a nivel global de forma más rápida. Por ejemplo, la empresa alemana BioNTech está trabajando con la farmacéutica china Fosun Pharma y la compañía farmacéutica estadounidense Pfizer para desarrollar una vacuna basada en mRNA. La vacuna, utilizando la plataforma de mRNA de BioNTech, se encuentra ya en los primeros ensayos clínicos. Si los datos son positivos, Fosun y Pfizer utilizarán sus recursos para ayudar a aumentar los ensayos y elevar la producción en China, EE. UU. y Europa. Si se mantienen después de la crisis, estas alianzas podrían ayudar a comercializar nuevas terapias más rápidamente en el futuro.

La «telemedicina» despega

Las medidas de distanciamiento social han afectado considerablemente al acceso a la salud. Como consecuencia, la demanda de procedimientos electivos, clínicas y algunos tipos de procedimientos rutinarios se han reducido considerablemente, y la American Hospital Association calcula que los hospitales de EE. UU. perderán 203.000 millones de dólares de marzo a junio debido a los gastos por la covid-19 y lucro cesante.[2] Pero, por otra parte, el uso de la «telemedicina» se ha disparado, gracias en parte a las reformas que facilitan el acceso de los pacientes a esta opción. En Alemania, la Ley de atención digital aprobada a finales de 2019 reforzó el uso de las consultas a través de vídeo y permitió a los médicos recetar aplicaciones de salud digital, con los costes cubiertos por la seguridad social del país. Desde la pandemia, el uso de la «telesalud» en Alemania se ha disparado y empresas como TeleClinic han registrado un crecimiento semanal del 60%. [3] En EE. UU., el proveedor de telesalud líder, Teladoc, afirma que las visitas diarias se dispararon más de un 100% a principios de abril con respecto al mes anterior.[4]
Creemos que los consumidores probablemente seguirán usando la telemedicina después de la pandemia, debido a la comodidad de la tecnología y los crecientes reembolsos por parte de los sistemas sanitarios. En cuanto a los procedimientos electivos, creemos que la demanda se ha retrasado, no se ha perdido. Las fechas en que se reanuden los procedimientos podrían variar según evolucione la pandemia, lo que provoca cierta volatilidad en las acciones de los hospitales y proveedores de dispositivos médicos. Pero, a largo plazo, creemos que los fundamentales de estos sectores se mantienen intactos.

El auge del sector biotecnológico chino

Por último, la pandemia ha puesto en evidencia hasta qué punto ha crecido la industria biotecnológica global en los últimos años, especialmente en China. Durante el brote de SARS de principios de la década de 2000, China tenía algunas capacidades farmacéuticas o de diagnóstico propias para afrontar la situación por sí sola. Tras el SARS, el Gobierno chino reformó el sistema sanitario para mejorar el seguimiento y la comunicación de enfermedades, el acceso a suministros de alta calidad y la prevención y el control de pandemias. En el brote de la covid-19, la historia es muy distinta. China ya no es un país que se dedique exclusivamente a producir medicamentos genéricos e ingredientes farmacéuticos activos. En su lugar, China posee ahora talento local y capacidades tecnológicas para desarrollar diagnósticos novedosos y participar en el descubrimiento de fármacos innovadores, con muchas empresas realizando ya ensayos clínicos de posibles vacunas.

LA CARRERA POR UNA VACUNA PARA LA COVID-19

El incipiente sector biotecnológico de China ha sido uno de los primeros en iniciar ensayos clínicos de posibles vacunas.

2

Fuente: Organización Mundial de la Salud, datos a 11 de mayo de 2020.

Además, creemos que, tras la covid-19, el sector biotecnológico chino saldrá reforzado por la aceleración del apoyo y los recursos para el sector. China Saludable 2030, la estrategia nacional de salud publicada en 2016, fijó unos objetivos ambiciosos para mejorar los resultados sanitarios para la población china, incluido un mejor acceso a medicamentos innovadores. En los últimos años, el interés de las compañías multinacionales y las empresas biotecnológicas innovadoras por China ha aumentado considerablemente. En nuestra opinión, las empresas del sector de todo el mundo se han dado cuenta de que el mercado chino es un punto de inflexión tanto para las perspectivas comerciales como para las oportunidades de colaboración para acceder a la región.

[1] https://www.fiercepharma.com/marketing/pharma-industry-reputation-jumps-during-covid-19-harris-poll-finds-positive-surge
[2] American Hospital Association, «Hospitals and Health Systems Face Unprecedented Financial Pressures Due to COVID-19», mayo de 2020.
[3] https://Gtai.de/gtai-en/invest/industries/life-sciences/digital-health-64408
[4] https://teladochealth.com/newsroom/press/release/teladoc-health-previews-first-quarter-2020-results/

Más perspectivas sobre renta variable

ARTÍCULO ANTERIOR

Mercados emergentes: «cuando sube la marea, no todos los barcos flotan»

Daniel Graña afirma que es probable que haya una gran disparidad entre los casos de éxitos de algunos países de los mercados emergentes y los fracasos de otros.

ARTÍCULO SIGUIENTE

El sentido de la renta variable en 2020

George Maris, codirector de renta variable, hace un repaso de la volatilidad del mercado de renta variable en 2020 y las posibles opciones de los inversores dado que las perspectivas de la economía mundial siguen siendo inciertas.

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

 

Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Con fines promocionales.

 

Glosario

 

 

 

Información importante

Le recomendamos que lea la siguiente información acerca de los fondos relacionados con el presente artículo.

El fondo Janus Henderson Horizon Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 30 de mayo de 1985, gestionado por Henderson Fund Management S.A.
    Specific risks
  • Las acciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Las acciones de sociedades pequeñas o medianas pueden ser más volátiles que las acciones de grandes sociedades, y en ocasiones puede ser difícil valorar o vender acciones en tiempos y precios deseados, lo que aumenta el riesgo de pérdida.
  • Si un Fondo tiene una gran exposición a un país o una región geográfica en concreto, lleva un nivel más alto de riesgo que un fondo que está mucho más diversificado.
  • El Fondo se centra en determinados sectores o áreas de inversión y puede verse muy afectado por factores como los cambios en la regulación gubernamental, el aumento de la competencia de precios, los avances tecnológicos y otros acontecimientos adversos.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de alcanzar su objetivo de inversión. Esto puede resultar en un "apalancamiento", que puede magnificar el resultado de una inversión y las ganancias o pérdidas para el Fondo pueden ser mayores que el coste del derivado. Los derivados también conllevan otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir con sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia no está dispuesta o no es capaz de cumplir sus obligaciones respecto al Fondo.
Janus Henderson Capital Funds Plc es un OICVM constituido conforme a las leyes de Irlanda, con responsabilidad segregada entre sus fondos. Se advierte a los inversores de que solo deberán realizar inversiones basándose en el Folleto más reciente, que contiene información acerca de las comisiones, gastos y riesgos aplicables. Este documento puede obtenerse de los distribuidores y agentes de pago, y deberá leerse con atención. La tasa de rentabilidad puede variar y el valor del capital de una inversión fluctuará debido a las fluctuaciones que experimenta el mercado y el tipo de cambio. Las acciones, si se reembolsan, pueden tener un valor superior o inferior a su coste inicial. La información contenida en este documento se facilita como referencia y no puede interpretarse como una oferta, invitación, recomendación o asesoramiento de inversión, ni debe tomarse como base para tomar (o dejar de tomar) una decisión.
    Specific risks
  • Las acciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Las acciones de sociedades pequeñas o medianas pueden ser más volátiles que las acciones de grandes sociedades, y en ocasiones puede ser difícil valorar o vender acciones en tiempos y precios deseados, lo que aumenta el riesgo de pérdida.
  • Si un Fondo tiene una gran exposición a un país o una región geográfica en concreto, lleva un nivel más alto de riesgo que un fondo que está mucho más diversificado.
  • El Fondo se centra en determinados sectores o áreas de inversión y puede verse muy afectado por factores como los cambios en la regulación gubernamental, el aumento de la competencia de precios, los avances tecnológicos y otros acontecimientos adversos.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de reducir el riesgo o gestionar la cartera de forma más eficiente. Sin embargo, esto conlleva otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia no está dispuesta o no es capaz de cumplir sus obligaciones respecto al Fondo.