Alison Porter, Graeme Clark y Richard Clode, gestores del fondo Global Technology Leaders, destacan la rápida aceleración de los temas de tecnología a largo plazo este año y analizan las expectativas de cara a 2021.

Aspectos destacados:

  • La vuelta a «una nueva normalidad» supone necesariamente un mayor uso de tecnología. Esto requerirá mayores inversiones para asegurar una conectividad escalable, fluida, rápida y fiable.
  • Las valoraciones del sector tecnológico en general parecen razonables y dentro del rango de medias históricas, pero los bajos tipos de interés y las condiciones de la pandemia han provocado focos de excesos y valoraciones extremas que justifican una cierta prudencia e invertir de forma selectiva en los valores.
  • Aunque la recuperación de los beneficios tras la pandemia podría provocar ciertas distorsiones en 2021, a largo plazo, creemos que el sector tecnológico tiene potencial para seguir generando un mayor crecimiento de los beneficios, por su tendencia a la disrupción, fortaleza financiera y reinversión en investigación y desarrollo.

Al inicio de este año, confiábamos plenamente en que los temas de crecimiento tecnológico secular que defendemos desde hace mucho tiempo, como la digitalización de pagos, la transformación de Internet (todo a la carta) y las infraestructuras de próxima generación, seguirían cobrando impulso. Sin embargo, antes de la covid-19, no podríamos haber previsto la gran velocidad a la que esto sucedería en 2020. La transformación digital de nuestras vidas, en todos los grupos demográficos y regiones geográficas, vino impuesta por las medidas para luchar contra el virus global, a la vez que los bancos centrales y los gobiernos proporcionaron financiación y medidas políticas a niveles no vistos desde la crisis financiera global de 2008.

La solidez de los temas de crecimiento a largo plazo 

Como dijo el consejero delegado del proveedor de formación por Internet Chegg, «a menudo, una crisis acelera lo inevitable...». Vemos evidencias muy claras de que la convergencia de los temas de crecimiento a largo plazo está generando un conjunto aún más amplio de oportunidades para los inversores en tecnología. A medida que el comercio se pasa cada vez más a Internet, las redes sociales están estableciendo su papel de centros comerciales, desarrollando patrones de consumo social que hemos visto aparecer en China. Esto está impulsando la demanda de digitalización de pagos, ya que las pequeñas y medianas empresas, los gobiernos y los consumidores desean unas transacciones y transferencias entre iguales más eficientes. La facilidad para operar en Internet está ampliando el espectro del tema de la transformación de Internet a ámbitos como la educación, los deportes electrónicos, la atención sanitaria primaria, la farmacia y los comestibles, que han pasado de incipientes a las primeras etapas de adopción. A medida que se distribuya la vacuna contra el virus, creemos que las sociedades volverán a «una nueva normalidad», en la que inevitablemente recurriremos más a la tecnología, se dará más flexibilidad a los empleados, más comodidad a las familias, habrá una mayor eficiencia para las empresas, una mayor accesibilidad para los estudiantes y un mayor respeto con el medioambiente.

Creemos que las empresas que se van a beneficiar de la adopción creciente y cada vez más amplia de la tecnología por parte de consumidores y empresas requerirán una aceleración de las inversiones para asegurar una conectividad escalable, fluida, rápida y fiable. La inversión en las infraestructuras de próxima generación, como el 5G, la nube (cloud), la informática de borde (edge computing)1 y el silicio asociado (utilizado en microchips, transistores, circuitos electrónicos, etc.), podría registrar un mayor impulso mediante la política fiscal, con el aumento del gasto público y/o la rebaja de impuestos para crear una economía más verde e inclusiva.

Pero hay algunos excesos que sortear

Nuestra convicción y entusiasmo sobre las perspectivas de crecimiento del sector tecnológico siguen siendo altas, pero admitimos que la combinación de unos tipos de interés bajos y una situación de pandemia ha provocado una rápida aceleración de las valoraciones en algunos segmentos del sector, como el software de alto crecimiento y algunos segmentos relacionados con el comercio.

Gráfico 1. Valoración relativa de las acciones tecnológicas a globales

article-image_Long-term-tech-themes-set-to-be-powerful-drivers-in-2021_chart01_ES

Fuente: Bernstein, lunes, 30 de noviembre de 2020. Nota: Ratio precio-beneficio futuro.

(Línea naranja) Índice MSCI ACWI Information Technology Sector, precio-beneficio futuro frente al MSCI All Country World (ACWI) de noviembre de 2000 a noviembre de 2018 antes de los cambios de sectores GICS en los índices MSCI Global, luego (línea negra) Índice MSCI ACWI Information Technology + ACWI Communication Services frente al MSCI ACWI hasta el 30 de noviembre de 2020, después de los cambios de sectores GICS en los índices MSCI Global. La rentabilidad histórica no constituye una garantía de rentabilidad futura.

En el gráfico 1 de arriba, se muestra que la valoración ―basada en el precio de mercado de las empresas comparado con sus beneficios futuros (estimados)― del sector tecnológico en su conjunto, comparado con el mercado de renta variable global en general, parece atractiva actualmente, dado el perfil de crecimiento y los balances2 superiores de muchas compañías tecnológicas.

Gráfico 2. Las valoraciones de los valores tecnológicos más caros comparado con los menos caros son excesivas

article-chart-spanish-2nd-correct

Fuente: Bernstein Quantitative Team (Larson), 2 de diciembre de 2020. Nota: el gráfico utiliza los datos de precio-beneficio de fin de año hasta 2019 y el dato actual a miércoles, 2 de diciembre de 2020. La rentabilidad histórica no constituye una garantía de rentabilidad futura.

Sin embargo, en el gráfico 2 se muestra la divergencia entre los valores más y menos caros del sector tecnológico. Esta separación de las valoraciones en el sector es extrema desde el punto de vista histórico y refleja en parte la creciente diversidad del sector. Sin embargo, también indica que hay focos de excesos (algunos valores cotizan a más de 30 veces sus ingresos previstos), lo que justifica la prudencia y exige experiencia en selección de valores y un enfoque disciplinado y consciente de las valoraciones.

Las valoraciones y la capacidad de generar beneficios de las tecnológicas siguen siendo atractivos

Dada la constante rentabilidad superior del sector tecnológico con respecto al mercado de renta variable en general en los últimos 20 años,3 los inversores a menudo se sorprenden al saber que las valoraciones relativas elevadas se mantienen dentro de sus rangos históricos (gráfico 1). Esta continua rentabilidad superior puede explicarse por el crecimiento de los beneficios superior que ha logrado el sector tecnológico comparado con otros sectores, algo que creemos podría mantenerse a largo plazo.

Los beneficios del sector tecnológico han aumentado este año, uno de solo tres sectores en lo que esto ha sucedido (suministros públicos y consumo básico son los otros dos). Aunque esperamos que los beneficios del mercado general se recuperen de forma más rápida en 2021, sencillamente por las comparaciones con 2020, el sector tecnológico tiene potencial para volver a un crecimiento de los beneficios superior. Esto refleja el excepcional historial de solidez financiera y la mayor propensión a reinvertir para obtener crecimiento mediante la investigación y desarrollo.4

Coherencia en nuestra estrategia y enfoque

Seguimos enfocados en los líderes tecnología globales actuales y en las empresas con potencial para convertirse en los líderes del mañana. Creemos que nuestras carteras siguen estando bien posicionadas para beneficiarse de las tendencias de crecimiento secular a largo plazo de la transformación de Internet, digitalización de pagos, inteligencia artificial, infraestructuras de próxima generación y automatización de procesos. Nuestro proceso de inversión consiste en encontrar empresas tecnológicas de alta calidad con posiciones financieras sólidas en cuanto a flujos de caja y balances, a la vez que pretende mantener el más alto nivel de controles de liquidez Seguimos siendo coherentes en nuestro enfoque único para superar el ciclo de hype (excesos),5 mediante disciplina de valoraciones y encontrando combinaciones atractivas de crecimiento y valoración. Además, seguiremos interactuando proactivamente con los equipos directivos para tratar de conseguir que las empresas en que invertimos cumplan su papel de «disruptores tecnológicos responsables» y generadores de valor para todos los grupos de interés.

Notas a pie de página

1 La informática de borde (edge computing) es la informática que se realiza en la fuente de los datos o cerca de estos, en lugar de en la nube (informática centralizada). Esto permite ofrecer mejores tiempos de respuesta y reduce el ancho de banda necesario.

2 Credit Suisse, a 9 de noviembre de 2020. Tecnología de la información frente a otros índices sectoriales del MSCI World, excepto finanzas. Comparación basada en la caja neta (caja menos deuda) como porcentaje de la capitalización bursátil = mide la caja neta en el balance de una empresa como porcentaje de su capitalización bursátil total. Los datos son correctos a fecha de publicación y pueden variar.

3 Refinitiv Datastream. Rentabilidades de precios en dólares estadounidenses, índice MSCI ACWI Information Technology comparado con el índice MSCI AC World (renta variable general), 20 años hasta el 30 de noviembre de 2020. La rentabilidad histórica no constituye una garantía de rentabilidad futura.

4 Fuente: Bloomberg. Diez mayores empresas globales por gasto en I+D (en miles de mill. de USD), a 31 de octubre de 2020.

5 Superar el ciclo de hype (excesos): conlleva identificar y entender en qué parte del ciclo de hype se encuentra una tecnología emergente (fases de hype, adopción, madurez, aplicación social), lo que nos ayuda a evitar segmentos del mercado en la fase de hype.

Glosario de términos

Ratio precio-beneficio: ratio financiero usado frecuentemente para valorar una empresa, que mide el precio actual de su acción con respecto a su beneficio por acción.

Balance: estado financiero que resume los activos, pasivos y el capital social de una empresa en un momento determinado. Cada apartado da una idea a los inversores de lo que tiene y debe una empresa, así como la cantidad invertida por los accionistas.