La disrupción está reescribiendo las normas de la economía global, en la que a muchos actores les está costando ponerse al día.

La transición ha provocado algunos cambios espectaculares. En China, casi 800 millones de personas estaban conectadas a Internet a finales de 2017, más del doble que una década antes, según el Centro de Información de Redes de Internet de China. De todos los usuarios, el 70% ha pagado con el teléfono móvil y el 67% ha comprado a través de un dispositivo móvil. El entusiasmo de China por la economía digital y su enorme dimensión le ayudan a destacar, pero la mentalidad que prioriza lo digital se extiende por todo el mundo. A su vez, las empresas están teniendo que repensar su relación con los clientes e invertir en aplicaciones digitales, o se arriesgan a perder cuota de mercado.

Personas que utilizan los pagos móviles en China comparado con EE. UU., 2019

Fuente: eMarketer, datos estimados de octubre de 2018.