En este cuestionario, los gestores de la cartera china Charlie Awdry y May Ling Wee comparten sus ideas sobre los principales desafíos y oportunidades que los inversores en China podrían afrontar durante el próximo año y sobre cómo 2019 ha influido en su perspectiva para esta clase de activo.

Aspectos clave:

  • Intentar anticipar el resultado a corto plazo de las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China resulta inútil; la rivalidad estratégica entre estos dos países continúa siendo una cuestión candente
  • La base del argumento de inversión en China continúa siendo el consumidor. Por ello, el equipo aprecia oportunidades en servicios de Internet, atención sanitaria y seguros de vida
  • En 2019, las principales empresas chinas han tenido una buena evolución pese al entorno macroeconómico más débil y desafiante

¿Cuáles son los principales riesgos que los inversores en renta variable china deberían tener en cuenta en 2020?

Riesgos geopolíticos: acciones de represalia quid pro quo

En último término, no existe una solución sencilla para la rivalidad estratégica existente entre EE.UU. y China. En cualquier momento podría producirse un recrudecimiento en su guerra comercial y tecnológica. Como inversores, esta cuestión resulta difícil de gestionar, sobre todo porque EE.UU. dispone de múltiples instrumentos no comerciales a los que recurrir. La guerra comercial perjudica no solo a China y EE.UU., sino también a la economía mundial, así como a la entrada de inversiones de cartera en inversiones chinas.

Hong Kong y la reacción del Partido Comunista

El Comité Permanente del Politburó de China parece haber endurecido su postura acerca del desafío a su autoridad, lo que sugiere que tanto las instituciones como el sector empresarial de Hong Kong podrían quedar sujetos a control más centralizado que antes. Esto podría socavar el estatus de Hong Kong como jurisdicción independiente con arreglo a la «Ley Básica»1 y su papel como centro financiero mundial. La aprobación por el Senado de EE.UU. de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong solo servirá para complicar aún más las relaciones entre Estados Unidos y China.

Sector bancario: rescate de pequeños bancos

Los pequeños bancos regionales de China continúan sufriendo problemas de liquidez, especialmente después de las tres quiebras de bancos regionales producidas este año; así, la garantía implícita establecida por los rescates anteriores ha quedado suprimida. Pese a que los grandes bancos de China están relativamente bien capitalizados, existe la posibilidad de que se les solicite que rescaten a pequeños bancos regionales quebrados. Nosotros no tenemos bancos chinos en nuestras carteras.

¿Qué podría depararnos 2020?

Crecimiento a un precio razonable en valores de Internet de enorme capitalización

Las acciones de crecimiento, sobre todo las de los sectores chinos de atención sanitaria y consumo, han mostrado un buen desempeño en lo que va de año, ya que los inversores buscan un crecimiento estable y sostenible. En la actualidad, las grandes empresas de Internet con enormes capitalizaciones, como Alibaba y Tencent, que continúan innovando para atender las necesidades de los consumidores y negocios chinos, cotizan por debajo de sus múltiplos PER promedio2 desde que las compañías debutaran en bolsa.

Algunos segmentos populares de los mercados chinos cotizan con valoraciones atractivas

article-image_Reading-the-tea-leaves_chart4

Fuente: Bloomberg, Janus Henderson Investors, a 26 de noviembre de 2019. Las acciones “A” de China son valores denominados en yuanes que cotizan en los mercados de valores de Shenzhen y Shanghái La rentabilidad pasada no es indicativa de rentabilidades futuras.

Posible giro alcista cíclico si aumentan las medidas de flexibilización

Pese a que el crecimiento de China probablemente se ralentice en las postrimerías de 2019 y comienzos de 2020, se espera que el Gobierno amplíe las medidas de flexibilización presupuestaria y monetaria3 a fin de estabilizar el crecimiento. Aunque se han llevado a cabo recortes de tipos (para abaratar el endeudamiento), esto todavía no se ha traducido en un aumento del volumen del crédito. Si el incremento de este volumen viniera acompañado de un repunte de las inversiones en infraestructuras y de una subida de la confianza de las empresas, podríamos asistir a un giro alcista cíclico a corto plazo en la economía. A nuestro juicio, este sería probablemente un panorama más propicio para las principales empresas cíclicas de consumo e industriales de mejor valor (que suelen ser más sensibles a las variaciones en la economía) de China.

¿Cuáles son los principales temas a considerar a la hora de invertir en China?

Consumo y servicios

Nuestra perspectiva no ha variado: el consumidor chino representa la base del argumento de inversión en China. Las empresas capaces de ofrecer los productos y servicios adecuados al consumidor ganan presencia en su mente y en su cartera. El consumidor chino es cada vez más exigente. Gracias a la innovación que ofrecen, las grandes compañías de servicios de Internet pueden atender las necesidades de los consumidores internautas, que ascienden a unos 850 millones de personas en el país.

Apertura de los mercados financieros

China quiere fomentar la inversión extranjera en sus mercados de renta variable y renta fija. Es probable que las asignaciones globales a la clase de activos china sigan creciendo tras la inclusión el pasado año de las acciones “A” chinas en el índice MSCI Emerging Markets. Mediante los programas Stock Connect y Bond Connect de Shanghái y Shenzhen4, la Bolsa de Hong Kong continúa ofreciendo un medio conveniente de acceso a los mercados de activos locales. La Bolsa de Hong Kong también podría salir beneficiada si más empresas chinas optaran por cotizar en dos bolsas (en China continental y Hong Kong), ya que esto reforzaría su atractivo como mercado de cotización alternativo para los resguardos de depósito estadounidenses de valores (ADR)5 al resultar obligatorio cumplir los requisitos en materia regulatoria y de valores de Estados Unidos. De este modo, la Bolsa de Hong Kong se convertiría en el mercado extranjero por defecto, con una concentración de capital global lo suficientemente elevada como para que las empresas chinas recauden fondos. Un buen ejemplo de esto es la decisión de Alibaba de seguir adelante con su cotización secundaria en Hong Kong.

Envejecimiento de la población: seguro de vida y atención sanitaria

En China, la riqueza colectiva de una población que envejece genera oportunidades en sectores de servicios como seguros de vida y gestión patrimonial. La penetración de los seguros es reducida en el país. En China, tanto los integrantes de una fuerza laboral cada vez más envejecida como el creciente número de empresarios acaudalados desean proteger su patrimonio e incrementar sus activos conforme se plantean la transmisión intergeneracional de su patrimonio y las necesidades asociadas a su jubilación. De igual manera, esta creciente cantidad de dinero en manos de jubilados se gastará en productos y servicios de atención sanitaria.

¿Qué lecciones has aprendido en 2019 y en qué manera han moldeado tu perspectiva sobre el próximo año?

El año 2019 ha dejado patente que intentar adivinar o anticipar el resultado de las conversaciones comerciales resulta inútil. El mercado se ha llevado varias decepciones este año.

Según nuestra experiencia, para invertir en China se requiere siempre una confluencia de factores macro y microeconómicos. El índice CSI300 ha subido un 28% en lo que va de año (a 4 de diciembre de 2019), mientras que el índice MSCI China se ha revalorizado en un 11% durante el mismo periodo6. Esto ha sucedido a pesar de la continuada y persistente tendencia a la baja en la esfera macroeconómica. La confianza del mercado viene determinada por las expectativas sobre la actitud y disposición del Gobierno para impulsar la economía.

Este año, parece que la macro y la microeconomía han vuelto a desligarse. También se ha puesto de manifiesto que las principales empresas chinas lo han hecho bien, tanto en términos operativos como de evolución bursátil, pese al débil y desafiante entorno macroeconómico.

Aunque somos conscientes de que el crecimiento de China se ralentizará tras 30 años de fuerte desarrollo, continuamos viendo oportunidades en el sector empresarial del país, dado que sus principales compañías siguen innovando y desarrollando nuevas oportunidades de mercado y mejores ofertas de productos y servicios para sus clientes.

Notas:

1Ley Básica: el principio de “un país, dos sistemas” está consagrado en el documento de la Ley Básica, en vigor en Hong Kong hasta 2047. Esta ley protege derechos como la libertad de reunión y de expresión, además de la estructura de gobierno del territorio.

2Múltiplo PER: el ratio precio/beneficio (PER) es el precio de la acción de una empresa dividido entre la cuantía del beneficio correspondiente a cada acción (beneficio por acción o BPA) en un periodo de 12 meses. El PER se expresa como un número o un múltiplo del BPA y constituye un indicador importante de valor comparativo para los inversores.

3 Medidas de flexibilización presupuestaria y monetaria: se refiere a las políticas diseñadas para estimular la economía; pueden ser tanto presupuestarias (aumento del gasto o reducción de impuestos por parte de los gobiernos) como monetarias (recortes de tipos de interés o programas de compra de activos por los bancos centrales).

4Programas Stock Connect y Bond Connect de Shanghái y Shenzhen: colaboración iniciada entre las bolsas de Hong Kong, Shanghái y Shenzhen, y el mercado de bonos interbancarios de China. Los programas de acceso al mercado permiten a los inversores internacionales y de China continental negociar con valores en otros mercados distintos a su mercado local mediante los sistemas de negociación y compensación de sus bolsas locales.

5ADR: certificados representativos de acciones de una empresa extranjera emitidos por bancos estadounidenses, que poseen su titularidad. Los ADR facilitan la negociación con acciones de empresas con sede en el extranjero en los mercados bursátiles estadounidenses.

6Fuente: Bloomberg; rentabilidades de precios de los índices entre el 31 de diciembre de 2018 y el 4 de diciembre de 2019. La rentabilidad pasada no es indicativa de rentabilidades futuras.