Sostenibilidad y digitalización: acelerando la transición a un mundo con bajas emisiones de carbono

Aspectos destacados

  • La crisis de la covid-19 ha puesto en evidencia y, en algunos casos, adelantado los avances en el ámbito digital y ha demostrado la capacidad de la sociedad para funcionar de forma eficaz con bajas emisiones de carbono.
  • La transición a una economía con bajas emisiones de carbono se está acelerando, como demuestran las nuevas leyes climáticas aprobadas en la UE, y creemos que es importante adaptarnos a este futuro sostenible.
  • Los interesantes avances en la eficiencia de la tecnología de baterías de vehículos eléctricos podrían suponer un paso adelante para lograr una economía con bajas emisiones de carbono.

En los últimos seis meses, la covid-19 ha cambiado nuestro modo de vida y funcionamiento en todo el mundo. Gobiernos de todo el mundo han impuesto medidas de confinamiento en casa y paralización, provocando trastornos económicos y sociales sin precedentes. Pero estos trastornos no han sido uniformes. Muchas personas y empresas se han adaptado rápidamente un mundo de limitaciones de movimiento y distanciamiento social. El elemento común de esta resistencia económica es la digitalización.

De la productividad al ocio y la salud, la digitalización ha ofrecido los medios para seguir adelante. La informática en nube (cloud), los pagos electrónicos y la generalización del uso de Internet son características de la economía digital que nos han permitido vivir y salir adelante como nunca antes. Y aunque la «digitalización total» no es nueva, la crisis ha evidenciado claramente los avances ya logrados, acelerándolos incluso en algunos casos. Se trata de un cambio estructural que llevaba produciéndose desde hace mucho tiempo, ahora impulsado por la crisis, y creemos que es clave para lograr una economía sostenible.

La crisis impulsa las plataformas digitales

El consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, lo resumió bien recientemente en su última conferencia telefónica de presentación de resultados de abril, al afirmar que la compañía había vivido «dos años de transformación digital en dos meses», como demuestran las cifras. Solo en marzo, el blog de Microsoft Azure registró un aumento del 775% en el uso de informática en nube (cloud) en las regiones con restricciones sociales y un incremento del número de usuarios de Microsoft Teams, con 900 millones de minutos de reuniones y llamadas realizadas en una semana (a 28 de marzo de 2020). Pero esto no es más que la punta de iceberg en cuanto a la adopción digital. De la compra de alimentos por Internet a la «telemedicina» o el teletrabajo y las aulas virtuales, muchas personas han accedido por primera vez a las aulas digitales. Pero ¿son esas plataformas suficientemente potentes para producir un cambio duradero en la interacción con los clientes cuando remita la crisis?

Creemos que las empresas que permitan una mayor productividad y un uso más eficiente de los preciados recursos naturales del mundo tendrán éxito a largo plazo. Creemos que la digitalización y la sostenibilidad son dos caras de la misma moneda, ya que hacen posibles que las personas y las empresas trabajen, vivan y sean eficientes sin necesidad de una excesiva huella de carbono. Si hay algo positivo que haya tenido esta crisis, es que ha servicio para evidenciar la idea de que muchas personas pueden vivir su vida perfectamente con menores emisiones de carbono.

MIENTRAS QUE EL NÚMERO DE VUELOS SE DESPLOMA, LOS USUARIOS DE MICROSOFT TEAMS SE DISPARAN

1
Fuente: flightradar24.com, número total de vuelos seguidos por flightradar24.com al día entre el 20 de enero y el 18 de mayo de 2020.  Cifras de usuarios de Microsoft Teams de los comunicados de prensa y la conferencia de presentación de resultados de Microsoft a 20 de mayo de 2020.

Algunos sectores se comportaron peor que otros durante la crisis, como los viajes, el transporte y la industria pesada. Las aerolíneas y las compañías de cruceros paralizaron su actividad y fueron de las más gravemente afectadas por las medidas de distanciamiento social y prohibiciones de viajes adoptadas en todo el mundo, con una caída del tráfico aéreo global del 65% en el periodo mensual cerrado a 7 de abril, según una instantánea de vuelos en el aire de flightradar24.com. Mientras que el confinamiento ha dejado en evidencia los puntos débiles de este sector, creemos que no ha hecho sino acelerar una transición ya existente y, en nuestra opinión, imparable, hacia una economía con bajas emisiones de carbono, con el desarrollo de las nuevas tecnologías y el endurecimiento de la normativa relativa al carbono. De hecho, en medio del pánico por la covid-19, la UE anunció sus planes de aprobar una nueva ley climática que obligará a los países a reducir sus emisiones netas de gases de efecto invernadero hasta cero para el año 2050.[1] El 4 de marzo, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, anunció en Bruselas que se trataba de un «compromiso político y nos sitúa irreversiblemente en la senda hacia un futuro más sostenible», lo que coincide con nuestra opinión.

La tecnología de las baterías, un punto de inflexión

Los avances en la tecnología de las baterías constituyen interesantes pasos hacia un mundo con bajas emisiones de carbono. Durante el año pasado, se han publicado varios estudios de investigación que apuntan a posibles avances en las baterías de los vehículos eléctricos que supondrían un punto de inflexión. Uno de los mayores problemas actuales de las baterías es el equilibrio entre combinar una alta densidad de energía con la duración y seguridad de la batería. Sin embargo, los estudios demuestran que estamos llegando a una nueva etapa en la que estos problemas pueden solucionarse. En cuanto a los materiales, la investigación ha señalado que el cobalto, un recurso caro pero necesario, podría diseñarse a partir de baterías con nueva tecnología de materiales. ¿Estamos llegando por fin al momento en que tanto el nivel de rendimiento como el coste de las baterías fomentan la adopción generalizada de coches eléctricos por parte de los consumidores? Puede que no estemos tan lejos de la «batería de las mil millas» de Elon Musk de lo que se creía y avances como este son los que nos acercan a una economía con bajas emisiones de carbono.

Vivimos en una época de cambios excepcionales ―caracterizada por la digitalización total y la transición a una economía con bajas emisiones de carbono― y aunque la crisis de la covid-19 puede haber puesto en evidencia, y en algunos casos acelerado, estas tendencias, creemos que son cambios estructurales que se estaban produciendo mucho tiempo antes de la crisis y que continuarán durante mucho tiempo después. Vemos una estrecha vinculación entre el desarrollo sostenible, la innovación y el crecimiento compuesto a largo plazo. Nuestro marco de inversión trata de invertir en empresas que tienen un impacto positivo en el medioambiente y la sociedad, a la vez que nos ayuda a acertar con respecto a la disrupción y a beneficiar a nuestros inversores.

[1] https://ec.europa.eu/clima/policies/eu-climate-action/law_en

Más perspectivas sobre renta variable

ARTÍCULO ANTERIOR

Tendencias emergentes y en proceso de aceleración en la renta variable de EE.UU.

Marc Pinto y Jeremiah Buckley comentan las temáticas emergentes y en proceso de aceleración en el contexto de la crisis del coronavirus y las empresas que van a beneficiarse de ello.

ARTÍCULO SIGUIENTE

¿Cómo cambian las oportunidades en la renta variable asiática tras la covid-19?

Andrew Gillan comenta el impacto de la pandemia en la renta variable asiática y explica por qué los casos de crecimiento estructural siguen intactos.

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

 

Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Con fines promocionales.

 

Glosario

 

 

 

Información importante

Le recomendamos que lea la siguiente información acerca de los fondos relacionados con el presente artículo.

El fondo Janus Henderson Horizon Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 30 de mayo de 1985, gestionado por Henderson Fund Management S.A.
    Specific risks
  • Las acciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Las acciones de sociedades pequeñas o medianas pueden ser más volátiles que las acciones de grandes sociedades, y en ocasiones puede ser difícil valorar o vender acciones en tiempos y precios deseados, lo que aumenta el riesgo de pérdida.
  • El Fondo sigue un enfoque de inversión sostenible, que puede provocar una sobreponderación y/o infraponderación en determinados sectores y, por lo tanto, un rendimiento diferente al de los fondos que tienen un objetivo similar, pero que no integran criterios de inversión sostenible a la hora de seleccionar valores.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de reducir el riesgo o gestionar la cartera de forma más eficiente. Sin embargo, esto conlleva otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • Los valores del Fondo podrían resultar difíciles de valorar o de vender en el momento y al precio deseados, especialmente en condiciones de mercado extremas, cuando los precios de los activos pueden estar bajando, lo que aumenta el riesgo de pérdidas en las inversiones.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia no está dispuesta o no es capaz de cumplir sus obligaciones respecto al Fondo.
    Specific risks
  • Las acciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • El Fondo sigue un enfoque de inversión sostenible, que puede provocar una sobreponderación y/o infraponderación en determinados sectores y, por lo tanto, un rendimiento diferente al de los fondos que tienen un objetivo similar, pero que no integran criterios de inversión sostenible a la hora de seleccionar valores.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de reducir el riesgo o gestionar la cartera de forma más eficiente. Sin embargo, esto conlleva otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • Los valores del Fondo podrían resultar difíciles de valorar o de vender en el momento y al precio deseados, especialmente en condiciones de mercado extremas, cuando los precios de los activos pueden estar bajando, lo que aumenta el riesgo de pérdidas en las inversiones.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia no está dispuesta o no es capaz de cumplir sus obligaciones respecto al Fondo.