Los dividendos mundiales registraron un nuevo récord en 2014, aunque la fortaleza del dólar empaña el horizonte

16/02/2015

Descargar

​Datos claves

  • Los dividendos mundiales ascendieron a 1,167 billones de dólares en 2014, un nuevo récord
    El Henderson Global Dividend Index (HGDI) se situó en 159,9 puntos, lo que implica que el reparto de dividendos ha aumentado aproximadamente un 60% desde 2009 
  • Estados Unidos sigue siendo el principal motor del crecimiento mundial de los dividendos, con un aumento de los repartos superior a la totalidad de las distribuciones realizadas por Japón durante todo el año
  • No obstante, la debilidad de las cifras arrojadas en el cuarto trimestre han provocado una caída de los dividendos del 1% en términos generales debido a la marcada apreciación del dólar
  • El crecimiento general de los repartos en Europa fue del 12,3%, con España y Suiza a la cabeza
  • Las estimaciones actuales para 2015 apuntan a unos dividendos de 1,176 billones de dólares, por debajo de las previsiones iniciales debido al efecto del dólar y al desplome del precio del petróleo

 El crecimiento se ralentizó de manera notable a finales de año, puesto que el dólar se apreció considerablemente frente al resto de divisas mundiales, a excepción del franco suizo. La escalada del dólar fue suficiente para restar 10.900 millones de dólares a los dividendos del cuarto trimestre al convertir el valor de los repartos abonados en todo el mundo a unos tipos de cambio inferiores.  Por ello, los repartos totales registrados en 2014 resultaron inferiores a las previsiones de Henderson para el ejercicio.

A lo largo de 2014, Estados Unidos fue el principal catalizador del crecimiento de los dividendos en todo el mundo, superando en 52.000 millones de dólares a su contribución de 2013 (crecimiento general del +17% y subyacente del +15,6%).  Este incremento supera la totalidad de dividendos distribuidos en Japón durante todo el 2014. Sólo el sector minero estadounidense vio descender sus repartos: todas las empresas mineras de EE. UU. presentes en el índice HGDI recortaron sus dividendos.
El resto de sectores se anotaron incrementos, dado que el crecimiento acelerado de la economía del país caló en los beneficios empresariales.

Los dividendos provenientes de mercados emergentes cayeron un 11,7% en el plano general aunque, si descontamos el efecto de las fluctuaciones de los tipos de cambio y otros factores, su crecimiento subyacente fue del 8,5% interanual. De los países pertenecientes a los BRICS, sólo China registró un crecimiento general positivo, protagonizando la principal contribución a los dividendos de los mercados emergentes, puesto que las dificultades económicas asediaron a países como Rusia y Brasil, en concreto.

La región Asia-Pacífico (excl. Japón) arrojó un crecimiento general de los repartos del 2,9% (4,9% en términos subyacentes) mientras que las robustas cifras subyacentes que registró Australia se vieron empañadas por la depreciación de su moneda.  En Hong Kong, los inversores disfrutaron de unos abultados dividendos extraordinarios.

Europa (excl. Reino Unido) experimentó un año excelente en lo que a dividendos se refiere, con un crecimiento general del 12,3% (6,0% en el plano subyacente), gracias a las destacadas contribuciones de España, Suiza, los Países Bajos y Francia y a pesar de los decepcionantes resultados obtenidos por Alemania e Italia. Francia es el país que más dividendos reparte de Europa (excl. Reino Unido), con un 25% de los repartos de la región. Los dividendos galos ascendieron a 55.900 millones de dólares, un 7,3% más que en 2013 en términos generales (+4,8% en el plano subyacente). Alemania es el segundo país en volumen de dividendos, aunque éstos sólo arrojaron un crecimiento general del 3,1% (37.500 millones de dólares) y cayeron un 3,9% en términos subyacentes. Suiza, el tercer país europeo en reparto de dividendos, se anotó un crecimiento acelerado del 18% (+8,2% en términos subyacentes) hasta los 32.400 millones de euros, mientras que España —la cuarta potencia en reparto de dividendos— registró el mayor ritmo de crecimiento de entre los mercados más importantes, con un aumento de las distribuciones del 24,3% (+11,5% en términos subyacentes) hasta los 31.200 millones de dólares. Italia desempeña un papel discreto en lo que a dividendos se refiere en comparación con la envergadura de su economía y es el estado que peores datos ha obtenido de entre los grandes países europeos desde 2009. Sus dividendos experimentaron un crecimiento general del 1,6% hasta los 12.600 millones de dólares, aunque cayeron un 2,1% en términos subyacentes. Los dividendos italianos en dólares siguen estando muy por debajo de los niveles registrados por el país en 2009, 2010 y 2011. Las empresas neerlandesas distribuyeron dividendos por valor de 7.900 millones de dólares, reflejando así un crecimiento general del 9,3% y un incremento subyacente del 5,6%, dado que prácticamente todas aumentaron sus porcentajes de reparto.

A pesar de la depreciación del yen, las firmas japonesas distribuyeron un 5,9% más a sus accionistas en términos generales, lo que equivale a un sólido crecimiento subyacente del 14,8%.

Observamos una marcada divergencia en las cifras de dividendos a nivel sectorial. Las acciones tecnológicas y de consumo registraron una buena evolución, pero no podemos decir lo mismo de las de suministros públicos y del sector minero. La caída de los precios de las materias primas conllevó recortes de dividendos en el sector minero por tercer año consecutivo.

Ante el desplome del precio del petróleo en el cuarto trimestre, los dividendos de las firmas del sector petrolero merecen especial atención. Éstos aumentaron un 5,8% en 2014 hasta los 134.100 millones de dólares —el segundo sector que más dividendos reparte—, aunque en 2015 será más complicado que se anoten un crecimiento positivo.

Alex Crooke, director del equipo de Global Equity Income de Henderson Global Investors, comentó:

2014 ha sido un año fantástico para los inversores centrados en la percepción de rentas periódicas, con los mercados desarrollados a la cabeza. Tras los excelentes resultados de 2014, prevemos que 2015 se tome un respiro. Desde nuestras previsiones iniciales para este año, tres factores fundamentales han cambiado: en primer lugar, el panorama económico mundial se ha ensombrecido; en segundo lugar, el precio del petróleo se ha desplomado hasta mínimos de los últimos seis años y, en tercer lugar, el dólar ha protagonizado una notable apreciación.
No esperamos que las petroleras de los mercados desarrollados reduzcan sus dividendos en 2015, pero es muy probable que las productoras de los mercados emergentes distribuyan unos dividendos muy inferiores este año ante las presiones que sufren en términos de rentabilidad.
En general, prevemos que los dividendos sólo crecerán un 0,8% este año en el plano general, hasta los 1,176 billones de dólares.
Las fluctuaciones de los tipos de cambio restan visibilidad a la capacidad de las empresas para aumentar sus repartos a los accionistas a largo plazo. Nuestros análisis revelan que sus efectos son insignificantes a largo plazo, de tan sólo un 0,3% del 60% de crecimiento mundial que los dividendos han registrado desde 2009. Pero, por supuesto, en un año aislado, las oscilaciones de las divisas pueden marcar la diferencia. Así pues, aunque los inversores que tengan el dólar como divisa base experimentarán una ralentización del crecimiento este año frente a 2014, esperamos que los inversores del Reino Unido que inviertan en renta variable internacional se beneficien de un crecimiento general de los dividendos del 6,6% y los que operen en euros pueden esperar un aumento de los repartos del 8,8% atendiendo a los tipos de cambio actuales; en todo caso, cifras muy superiores al crecimiento de los dividendos que probablemente arrojarán sus respectivos mercados nacionales. Esto pone de manifiesto la importancia de adoptar una estrategia global en las inversiones basadas en la percepción de rentas periódicas.”
Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Las inversiones internacionales entrañan determinados riesgos y mayor volatilidad, a diferencia de invertir únicamente en el Reino Unido. Estos riesgos incluyen fluctuaciones de divisas, inestabilidad económica o financiera, ausencia de información financiera fiable o publicada puntualmente, o bien acontecimientos políticos o jurídicos desfavorables.
 
-fin-
 
Notas a redactores:
 
Metodología

Todos los años, Henderson analiza los dividendos que distribuyen las 1.200 empresas más importantes por capitalización de mercado (a 31/12, antes del inicio de cada año). Los dividendos se incluyen en el modelo en la fecha en la que se distribuyen. Los dividendos se calculan brutos, en base al número de acciones en circulación en la fecha de reparto (se trata de una aproximación porque, en la práctica, las empresas fijan el tipo de cambio un poco antes de la fecha de abono), y se convierten a dólares a los tipos de cambio vigentes. En caso de ofrecerse un dividendo en acciones (scrip dividend), se asume que los inversores optan al 100% por el efectivo. De este modo, el resultado es ligeramente superior al efectivo distribuido, pero creemos que se trata del enfoque más proactivo en relación con el tratamiento de los dividendos en acciones. En la mayoría de los mercados, no entraña diferencias sustanciales aunque en algunos, especialmente en los mercados europeos, el efecto es mayor. España es un caso especial. El modelo no tiene en cuenta el capital flotante dado que su objetivo es captar la capacidad de reparto de dividendos de las principales empresas cotizadas del mundo, con independencia de su estructura accionarial. Hemos calculado los dividendos distribuidos más allá de las 1.200 empresas más importantes en base al valor medio de estos repartos en comparación con los dividendos distribuidos por las empresas de gran capitalización durante un periodo de cinco años (extraídos de los datos de rentabilidad citados). Esto implica que se calculan a un porcentaje establecido del 12,7% del total de dividendos a escala mundial de las 1.200 empresas más importantes y, por tanto, en nuestro modelo crecen a esta misma tasa. Por ello, no precisamos asumir hipótesis infundadas sobre la tasa de crecimiento de los dividendos de estas empresas más pequeñas. Todos los datos en bruto en los que se ha basado el análisis de Henderson Global Investors han sido facilitados por Exchange Data International.
 

Peticiones de prensa
Gabinete de prensa de Henderson: +44 (0) 20 7818 4222 / pressoffice@henderson.com
 
Acerca de Henderson Global Investors
Henderson Global Investors, sociedad totalmente participada por Henderson Group plc, es una gestora internacional de activos con una sólida reputación que se remonta a 1934. Henderson gestiona 79.900 millones de libras (datos pro forma a 1 de octubre de 2014) en activos confiados por sus clientes en el Reino Unido, Europa, la región Asia-Pacífico y Norteamérica y cuenta con aproximadamente 900 empleados en todo el mundo. Entre sus clientes se encuentran particulares, entidades de banca privada, distribuidores externos, compañías de seguros, fondos de pensiones y entidades públicas y privadas. Como gestora de inversión pura, Henderson ofrece inversiones tanto en renta variable como fija, estrategias multiactivo y productos alternativos, tales como el capital riesgo o los fondos inmobiliarios y de inversión libre.

 

 

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversión.

Con fines promocionales.

Compartir

Un Mensaje Importante