Perspectiva para la renta variable mundial: centrarse en tendencias de crecimiento estructural a largo plazo

08/12/2016

Descargar

​Ian Warmerdam y Ronan Kelleher, gestores de la estrategia de crecimiento global de Henderson, consideran que centrarse en empresas infravaloradas con factores de crecimiento estructural a largo plazo seguirá favoreciendo la confianza del mercado a corto plazo en 2017.


¿Qué lecciones han aprendido de 2016?
 
2016 ha sido un año repleto de acontecimientos geopolíticos extraordinarios.  La decisión del electorado británico de abandonar la Unión Europea y la victoria de Trump fueron acontecimientos altamente inesperados que coparon los titulares y desconcertaron a las empresas demoscópicas, las casas de apuestas y la gran mayoría de los expertos. Las consecuencias económicas y políticas de estas decisiones democráticas sísmicas aún no se han dejado sentir, si bien los mercados, a modo de anticipación, han reaccionado con volatilidad, marcadas variaciones cambiarias, operaciones en torno a la inflación y rotaciones en renta variable.

Merece la pena repasar las escasas probabilidades que presentaban estos resultados.  Tras anunciar su campaña en junio de 2015, se consideraba que las posibilidades de que Trump se convirtiera en presidente eran inferiores al 2% y en agosto sus probabilidades de hacerse siquiera con la candidatura republicana no superaban el 3%.   La noche anterior a las elecciones, las encuestas seguían prediciendo una derrota contundente.  Que un intruso tan controvertido, partidario de políticas tan alejadas del consenso en torno a proteccionismo comercial, rebajas de impuestos y estímulos presupuestarios, vaya a ser presidente de Estados Unidos ilustra lo complicado que resulta predecir la evolución geopolítica y, por tanto, prever las variaciones a corto plazo en la confianza de los mercados.

¿Cuáles son los temas clave que podrían perfilar los mercados en que invierten en 2017?
 
No tratamos de predecir acontecimientos políticos ni intentamos interpretar las reacciones de los mercados cuando se producen evoluciones inesperadas. Si bien resulta evidente que no es nuestro deseo ser ingenuos acerca de sus efectos, consideramos que existen tendencias mucho más previsibles que estudiar. Pensamos que detectar empresas infravaloradas con factores de crecimiento estructural favorece la confianza de los mercados de cara a la negociación, y que es conveniente evitar la mayor parte del ruido político y centrarse en el largo plazo.  2016 ha servido además para reforzar estas creencias.

¿Cuáles son las posiciones en que más confía de cara al cierre del año?
 
Nuestro proceso es en gran medida ascendente (bottom-up).  Sin embargo, existen diversas tendencias de crecimiento estructural que consideramos que el mercado infravalora, lo cual ha incidido en nuestra cartera. Algunas de esas tendencias son la revolución de Internet, la innovación en el ámbito de la atención sanitaria, la eficiencia energética, el pago sin papel y el crecimiento de los mercados emergentes.

¿Qué deberían esperar los inversores de su clase de activos y su cartera de cara al futuro?
 
Aunque 2016 nos ha brindado resultados geopolíticos inesperados, pensamos que las tendencias de Internet ofrecen resultados mucho más previsibles: el uso a escala mundial ha seguido creciendo, la publicidad en Internet ha continuado al alza y el comercio electrónico ha seguido ganándole cuota al comercio tradicional. Aunque la inesperada agitación ocasionada por la decisión del electorado británico de abandonar la Unión Europea se ha traducido en volatilidad para las divisas, la población de todo el mundo ha seguido envejeciendo y las presiones sobre los sistemas de atención sanitaria han aumentado.  Además, tal y como esperábamos, el mundo ha seguido evolucionando paulatinamente del efectivo a los pagos electrónicos y con tarjeta, han aumentado las presiones sobre el medio ambiente con motivo de las emisiones de CO2 y las economías emergentes han aumentado su peso en la producción global total.

Estas tendencias podrían parecer obvias y parece improbable que quien prediga el crecimiento de Internet vaya a ganar un Nobel de Economía. Sin embargo, a veces la verdad está justo delante de nosotros. Estas tendencias mundanas a largo plazo pueden aumentar significativamente con el tiempo.  Aunque los mercados están obsesionados con los temas «Trump» y «Brexit» a corto plazo, nosotros defendemos apartar los titulares, por muy sensacionalistas y emocionantes que sean, y centrarnos en lo que realmente puede resultar predecible.

Seguimos buscando empresas con fuertes barreras de entrada, que registren cifras de crecimiento cada vez mayores impulsadas por tendencias estructurales a largo plazo y que se negocien con valoraciones atractivas.  Pensamos que una cartera adecuadamente diversificada de estos valores debería arrojar una rentabilidad relativa positiva a largo plazo, incluso aunque dejemos pasar el extraño tema de la reflación de Trump.
 
 
 
 

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Cualquier instrumento, fondo, sector e índice citados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud para comprar o vender alguno de ellos.

Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversión.

Con fines promocionales.

Compartir

Un Mensaje Importante