• Sólida recuperación de los dividendos: los repartos a escala mundial aumentaron un 26,3% en base interanual y alcanzaron los 471.700 millones de dólares, tan solo un 6,8% por debajo de sus niveles del segundo trimestre de 2019.
  • Las empresas que restablecieron sus dividendos cancelados contribuyeron a tres cuartos del crecimiento subyacente.
  • Un 84% de las empresas aumentó sus dividendos o los mantuvo estables en comparación con el segundo trimestre de 2020.
  • Los repartos en el Reino Unido crecieron un 60,9% y, en Europa, repuntaron un 66,4% en una temporada que es clave para los dividendos del Viejo Continente.
  • Janus Henderson mejora sus previsiones para 2021 desde 1,36 billones de dólares hasta 1,39 billones de dólares. Esta nueva previsión se sitúa tan solo un 3% por debajo del máximo anterior a la pandemia.
  • Ahora esperamos que el crecimiento de los repartos en 2021 sea del 10,7% en tasa general, lo que equivale a un repunte subyacente del 8,5%.

La recuperación de los dividendos a escala mundial comenzó a ganar fuelle en el segundo trimestre de 2021, según la última edición del Janus Henderson Global Dividend Index. A nivel mundial, los dividendos se dispararon un 26,3% interanual en tasa general, recuperándose así hasta los 471.700 millones de dólares, solo un 6,8% por debajo de su nivel del segundo trimestre de 2019. Janus Henderson Investors prevé que las distribuciones de dividendos retomarán sus niveles anteriores a la pandemia en los próximos 12 meses.

Los dividendos de las empresas que reanudaron las distribuciones ascendieron a 33.300 millones de dólares y contribuyeron en un 75% al crecimiento subyacente de los repartos en el segundo trimestre.

En tasa subyacente, el crecimiento de los dividendos en el segundo trimestre fue más moderado, del 11,2%. La cifra general se vio favorecida por la normalización de los calendarios de pagos, por los generosos dividendos extraordinarios y por la conversión de los dividendos no denominados en dólares a unos tipos de cambio más favorables. En base subyacente, el panorama interanual ha superado nuestras expectativas y resulta muy alentador.

En general, más de ocho de cada diez (84%) de las empresas aumentaron sus dividendos o los mantuvieron estables. Estos recortes se produjeron sobre todo en los mercados emergentes y reflejaron el efecto retardado de la caída de los beneficios publicados en 2020. En cambio, a principios del año pasado, muchos de los recortes de dividendos observados en los mercados desarrollados fueron preventivos y cautelares.

Actualización de previsiones

Respecto de 2021, Janus Henderson eleva su previsión a 1,39 billones de dólares, lo que supone un aumento de 2,2 puntos porcentuales desde nuestra edición de mayo. Ello resulta en un crecimiento general de los dividendos del 10,7% y lleva el total distribuido a una diferencia de tan solo el 3% frente al nivel anterior a la pandemia en 2019, si bien se ve impulsado por la debilidad del dólar y por unos dividendos extraordinarios superiores. Se espera que el crecimiento subyacente se sitúe en un 8,5% en 2021.

Juan Fierro, Associate Director para Iberia en Janus Henderson, destacó: “La esperada recuperación económica comienza a hacerse patente a nivel global y los síntomas que nos lo indican tienen un claro representante en la distribución de dividendos. Un ejemplo de ello es que un 84% de las compañías aumentaron sus dividendos o los mantuvieron invariables en el segundo semestre. Destacamos que España se sitúa como uno de los líderes en reparto en Europa, con una tasa de crecimiento subyacente del 20,1% gracias al restablecimiento de los pagos de firmas como Banco Santander, Inditex y Grifols.

Desde Janus Henderson prevemos crecimientos superiores en este ámbito a nivel global para lo que resta de 2021, aumentando progresivamente los pronósticos realizados por las anteriores ediciones del informe hasta establecer en un horizonte de 12 meses, un escenario similar a los tiempos pre-pandemia. En este contexto, la diversificación se presenta como la mejor opción para las carteras, la gestión activa recobra toda la importancia y las muchas oportunidades que ofrece Europa se vislumbran interesantes”.

Jane Shoemake, gestor de carteras de clientes del equipo Global Equity Income de Janus Henderson, comentó: “Al igual que el efecto de la pandemia en los dividendos empresariales ha sido el propio de una recesión convencional, aunque grave, la recuperación también coincide con el rápido repunte económico que se está produciendo en aquellas zonas del mundo donde los programas de vacunación están permitiendo la reapertura de las economías. Los hogares acumulan unos ahorros en máximos históricos y existe una demanda reprimida por gastar, lo que debería favorecer a los beneficios empresariales.

El universo empresarial rebosa liquidez y el sistema financiero es robusto. Los bancos, en términos generales, tienen un excedente de capital, y las autoridades siguen prestando apoyo presupuestario y monetario a las economías, por lo que esta recuperación no se verá obstaculizada por la debilidad de la banca, como ocurriera tras la crisis financiera mundial de hace una década. Además, ahora se están levantando los límites regulatorios sobre los dividendos bancarios, lo que contribuirá en gran medida a la recuperación de los dividendos en los próximos meses habida cuenta de que representaban la mitad del descenso en 2020.

A escala mundial, la reanudación de los dividendos cancelados ha impulsado la recuperación hasta el momento, pero también estamos asistiendo a un crecimiento de los repartos más sólido de lo que esperábamos. A pesar de la gravedad de la recesión del año pasado, los dividendos mundiales en conjunto probablemente recuperarán sus niveles anteriores a la pandemia en los próximos doce meses”.

El segundo trimestre de 2021 registra una divergencia significativa en términos de repartos entre los distintos mercados

Se ha registrado una enorme divergencia entre los distintos mercados. Los pagos aumentaron un 66,4% en Europa y un 60,9% en el Reino Unido, pero solo un 0,4% en Japón y un 5% en Norteamérica. Las grandes disparidades reflejan el alcance, el momento y la profundidad de los recortes realizados en 2020 ante la pandemia.

Reino Unido: Los dividendos del Reino Unido se recuperaron con fuerza en el segundo trimestre, con un aumento de más de tres quintas partes (60,9%), en consonancia con el resto de Europa, tras haber experimentado una caída similar el año pasado por estas fechas. El crecimiento subyacente fue del 42,2%. No obstante, el total seguía siendo un 27% inferior al segundo trimestre de 2019.

Europa (excl. Reino Unido): El segundo trimestre es la principal temporada de dividendos en Europa. La mitad del crecimiento general, del 66,4%, se vio impulsado por el regreso de las empresas a su calendario habitual de repartos. El crecimiento subyacente, del 20,1%, se vio impulsado casi en su totalidad por la reanudación de los repartos cancelados, si bien en su mayoría a unos niveles inferiores que antes de la pandemia. Francia y España lideraron el repunte, pero Suiza quedó rezagado, revirtiendo así el panorama de 2020. El total regional se situó un quinto por debajo del segundo trimestre de 2019.

Norteamérica: Dividendos récord en el segundo trimestre, impulsados principalmente por Canadá. Los dividendos resistieron durante 2020, por lo que el efecto rebote es limitado.

Asia-Pacífico (excl. Japón): El crecimiento general, del 45%, se vio impulsado por el dividendo extraordinario de Samsung Electronics. El crecimiento subyacente fue del 13%. Corea del Sur y Australia lideraron el crecimiento en la región, pero los dividendos de Singapur disminuyeron a causa de las restricciones actuales sobre los repartos bancarios. Los dividendos de Hong Kong mostraron resiliencia en 2020, por lo que presentaban escaso margen de repunte.

Japón: Dado que en 2020 observamos una caída mínima, el crecimiento subyacente del 11,9% resulta sólido. Más de ocho de cada diez empresas japonesas aumentaron sus dividendos en términos interanuales o los mantuvieron estables.

Mercados emergentes: En base subyacente, los dividendos cayeron un 3,2% interanual, dado que los recortes reflejan retroactivamente unos menores beneficios en 2020. Solo el 56% de las empresas de los mercados emergentes aumentó o mantuvo sus dividendos en el segundo trimestre.

Consecuencias para las asignaciones de la cartera

Los dividendos de las empresas mineras crecieron con mayor rapidez, dado que se benefician del auge de los precios de las materias primas. Los dividendos del sector industrial y del consumo discrecional también se recuperaron con fuerza, aunque algunos subsectores, como el del ocio, siguen estando sometidos a una enorme presión. Los sectores defensivos, como las telecomunicaciones, la alimentación, la distribución minorista de alimentos, los productos para el hogar, el tabaco y los productos farmacéuticos exhibieron sus características tasas de crecimiento de un solo dígito, dado que se vieron poco afectados en 2020.

Los límites a los dividendos bancarios tuvieron una gran repercusión en 2020: los bancos representaron la mitad de la caída de las distribuciones mundiales el año pasado. Se están levantando las restricciones a los dividendos bancarios en los lugares donde se habían impuesto. En el Reino Unido se han eliminado por completo, aunque es probable que los bancos utilicen parte de su excedente de capital para recomprar acciones, que ahora exhiben unas valoraciones reducidas, así como para aumentar sus repartos.

Cómo los gestores de fondos de Janus Henderson están posicionando sus carteras Global Income:

Ben Lofthouse, responsable de Global Equity Income en Janus Henderson, añadió: “A medida que la economía mundial repunta, la amplia recuperación de los dividendos posibilita que los inversores vuelvan a tener a su disposición un amplio abanico de sectores que generan rentas, de modo que pueden diversificar el riesgo derivado de asuntos específicos de empresas y sectores. Este es el enfoque que siguen nuestros fondos. En términos de los sectores que generan más rentabilidad, las perspectivas de dividendos para los sectores de servicios financieros y materias primas son las que más han mejorado desde el año pasado. En previsión de esta mejora, aprovechamos de forma selectiva las oportunidades para incorporar posiciones en estos sectores en los últimos doce meses. Los sectores de viajes y ocio siguen siendo los más afectados por la COVID-19 y, si bien muchas empresas han ajustado sus operaciones para poder sobrevivir, resulta poco probable que el sector distribuya dividendos hasta que los balances no se hayan recuperado, de modo que seguimos evitándolos por el momento”.

-fin-

Peticiones de prensa

Grupo Albión
Teléfono: +34 91 531 23 88

Teresa Vicent               
tvicent@grupoalbion.net

Sonia Sánchez             
ssanchez@grupoalbion.net

Salvo que se afirme lo contrario, todos los datos proceden de Janus Henderson Investors, y tienen fecha del 30 de junio de 2021.

Las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Las inversiones internacionales entrañan determinados riesgos y mayor volatilidad, a diferencia de invertir únicamente en el Reino Unido. Estos riesgos incluyen fluctuaciones de divisas, inestabilidad económica o financiera, ausencia de información financiera puntual o fiable o acontecimientos políticos o jurídicos desfavorables.

Notas a redactores

Janus Henderson Group (JHG) es una firma internacional líder de gestión activa cuyo objetivo consiste en ayudar a los inversores a alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo a través de una amplia gama de soluciones de inversión, incluyendo estrategias de renta variable, renta fija, renta variable cuantitativa, multiactivo e inversiones alternativas.

A 30 de junio de 2021, los activos gestionados de Janus Henderson ascienden a alrededor de 428.000 millones de dólares estadounidenses, su plantilla supera los 2.000 empleados y tiene oficinas en 25 ciudades del mundo. Con sede en Londres, la firma cotiza en la Bolsa de Nueva York (NYSE) y en la Bolsa de Australia (ASX).

Metodología

Todos los años, Janus Henderson analiza los dividendos que distribuyen las 1.200 empresas más importantes por capitalización de mercado (a 31/12, antes del inicio de cada año). Los dividendos se incluyen en el modelo con la fecha en la que se distribuyen. Los dividendos se calculan brutos, en base al número de acciones en circulación en la fecha de reparto (se trata de una aproximación porque, en la práctica, las empresas fijan el tipo de cambio un poco antes de la fecha de abono), y se convierten a dólares a los tipos de cambio vigentes. En caso de ofrecerse un dividendo en acciones (scrip dividend), se asume que los inversores optan al 100% por el efectivo. De este modo, el resultado es ligeramente superior al efectivo distribuido, pero creemos que se trata del enfoque más proactivo en relación con el tratamiento de los dividendos en acciones. En la mayoría de los mercados, no entraña diferencias sustanciales aunque en algunos, especialmente en los mercados europeos, el efecto es mayor. España es un caso especial. El modelo no tiene en cuenta el capital flotante dado que su objetivo es captar la capacidad de reparto de dividendos de las principales empresas cotizadas del mundo, con independencia de su estructura accionarial. Hemos calculado los dividendos distribuidos más allá de las 1.200 empresas más importantes en base al valor medio de estos repartos en comparación con los dividendos distribuidos por las empresas de gran capitalización durante un periodo de cinco años (extraídos de los datos de rentabilidad citados). Esto implica que se calculan a un porcentaje establecido del 12,7% del total de dividendos a escala mundial de las 1.200 empresas más importantes y, por tanto, en nuestro modelo crecen a esta misma tasa. Por ello, no precisamos asumir hipótesis infundadas sobre la tasa de crecimiento de los dividendos de estas empresas más pequeñas. Todos los datos en bruto en los que se ha basado el análisis de Janus Henderson Investors han sido facilitados por Exchange Data International.