Janus Henderson Investors lanza hoy Signals and Smokescreens, la primera entrega de una serie educativa de ocho capítulos sobre la inversión en China que se basa en exhaustivos estudios supervisados por Mike Kerley, responsable de renta variable asiática, y por Tim Clissold, experto y escritor. La serie ofrece una panorámica sobre cómo la historia del crecimiento chino ha dado forma a las estructuras de gobierno corporativo y ha generado riesgos específicos, a menudo poco comprendidos, para los inversores.

Tras la inclusión de las acciones A chinas —aquellas cotizadas en el mercado interno del país— en los índices MSCI Emerging Markets y MSCI Asia Pacific, el análisis de los valores chinos es ahora más importante que nunca. Si bien un gran número de títulos chinos han arrojado una rentabilidad sumamente positiva en la última década, otras grandes firmas han protagonizado fracasos estrepitosos, a menudo provocados por problemas de gobierno corporativo. Para los inversores globales, contextualizar las oportunidades en el marco único de China resulta fundamental.

Para el estudio, Janus Henderson hace uso de sus décadas de experiencia en el ámbito de la inversión en renta variable china y asiática para analizar las empresas que han experimentado periodos de intenso estrés financiero. En función de si el precio de la acción se desplomó o se recuperó, se identifican una serie de indicios y características comunes previas —«banderas rojas» y «banderas verdes»— que pueden ayudar a identificar los riesgos específicos de China de cara al futuro o la capacidad de una empresa para capear temporales.

Mike Kerley, responsable de renta variable asiática y gestor de carteras, comentó: «Existen perlas al alcance de los inversores en China, pero para identificarlas es necesario realizar un exhaustivo análisis. La entrada de China en el panorama de la inversión mundial ha revestido una enorme importancia, que crecerá en los próximos años. No obstante, existen marcadas diferencias en la forma en que se gestionan las empresas chinas en comparación con el resto del mundo, como la estructura de los consejos de administración, el gobierno corporativo y la relación entre el equipo directivo y los inversores. Esperamos que, gracias a nuestros conocimientos, los inversores internacionales puedan comprender mejor los entresijos de la cultura corporativa del gigante asiático y visualizar el riesgo más allá de los números».

Tim Clissold, experto en China y empresario, añadió: «El contexto empresarial en China está aún en fase incipiente, y esto tiene implicaciones. En muchas ocasiones, las empresas innovadoras de gran crecimiento siguen estando gestionadas por su fundador que, por su idiosincrasia, son personas sumamente determinadas, dinámicas, independientes y propensas a asumir riesgos. Esto suele ir de la mano de una gestión relativamente deficiente. Dado que la costumbre de contar con consejos sólidos y realizar auditorías externas es aún bastante nueva, y el marco normativo también está en su fase inicial en comparación con Estados Unidos, existen oportunidades atractivas, pero también riesgos de gran calado que los inversores deben comprender».
El estudio se publicará desglosado en una serie de módulos e incluirá los análisis de los gestores de renta variable asiática de Janus Henderson. El primer módulo, «Ratios financieras», analiza la importancia de la contextualización y la verificación cruzada de los estados financieros de una empresa para determinar su veracidad, en vista del elevado crecimiento que caracteriza el mercado emergente chino. El segundo módulo, «Supervisión de los consejos», estudia los indicadores clave que pueden ayudar a los inversores a identificar las intenciones reales de los accionistas mayoritarios de una empresa.