Asegúrese de que Javascript esté activado a efectos de accesibilidad del sitio web. Becoming an “archer” - striving for excellence over perfection - Janus Henderson Investors
Para inversores particulares en España

Convertirse en «arquero»: buscar la excelencia por encima de la perfección

Suney Hindocha, analista del equipo de Renta variable sostenible global dirigido por Hamish Chamberlayne, analiza por qué el pensamiento diferenciado puede cultivar una ventaja de actitud en los inversores que buscan alcanzar la excelencia en lugar de la perfección.

Arquero al anochecer
Suney Hindocha, CFA

Suney Hindocha, CFA

Analista de inversión


Hamish Chamberlayne, CFA

Hamish Chamberlayne, CFA

Director de Renta variable sostenible global | Gestor de carteras


2 de noviembre de 2023
10 minutos de lectura

Aspectos destacados:

  • Dar prioridad a la excelencia frente a la perfección lleva a los inversores a centrarse en los factores críticos que determinarán una tesis de inversión a lo largo del tiempo, aumentando así las probabilidades de generar percepciones fuera de consenso y, por tanto, alfa.
  • Teniendo en cuenta el flujo de valor que afecta a una empresa y a su sector, utilizar el enfoque de «seguir al dinero» puede llevar a variar la percepción sobre una acción.
  • Los inversores que encarnan este enfoque se parecen a los arqueros.

La inversión inteligente es similar al tiro con arco, con el objetivo de obtener rentabilidades específicas con una variabilidad mínima. Las habilidades necesarias para un inversor son muy parecidas a las de un arquero consumado: enfoque mental, agilidad y concentración durante largos períodos de tiempo, constancia y precisión tiro tras tiro, habilidades técnicas y conocimiento del terreno, fortaleza mental para poder soportar la presión de la competición, capacidad de adaptación para disparar en condiciones variables y autodisciplina para seguir perfeccionando la destreza de uno. Por ello, a menudo me gusta referirme a los inversores que encarnan esas características por excelencia como «arqueros».

Warren Buffett, de Berkshire Hathaway, es quizá el exponente más reconocido del principio del «arquero» en la era actual. El panorama de la inversión ha evolucionado desde los primeros días de Buffett Partnership, una época de la historia de la disciplina en la que los procesos mecanicistas destinados a guiar la selección de valores a través de lentes relativamente fáciles de chollos ópticos y «valor» servían como medio viable para generar alfa. Sin embargo, con el vertiginoso avance de la tecnología y la consiguiente disponibilidad masiva de información, el análisis de las inversiones se ha convertido en un terreno de juego más nivelado. Junto con la gran cantidad de talento y cerebros de alta calidad que entran en la profesión en tropel cada año, podemos decir que el espacio está cerca de democratizarse por completo, a todos los efectos.

En consecuencia, las fuentes de «ventaja» de inversión que tradicionalmente se consideraban la «piedra filosofal», especialmente las ventajas informativas y analíticas, se han diluido en mayor o menor grado. Estas últimas, aunque han desaparecido considerablemente desde la llegada de Internet y, más recientemente, de la IA, pueden seguir siendo una verdadera fuente de conocimientos únicos (aunque requieren muchísima habilidad), pero las primeras se han desvanecido casi por completo.

Para bien o para mal, parece que un importante contingente de inversores sigue centrado únicamente en los esfuerzos por aprovechar las ventajas informativas y analíticas. Aunque perfeccionar las herramientas analíticas puede ofrecer grandes avances, los datos del sector muestran un panorama sombrío: la mayoría de los gestores activos no consiguen generar alfa constante, lo que indica que su enfoque está potencialmente fuera de lugar o mal orientado. En la búsqueda de la «omnisciencia», donde el conocimiento perfecto de todas las cosas puede convertirse en una especie de ídolo, a los inversores a menudo «los árboles no les dejan ver el bosque». Por el contrario, puede afirmarse que la tercera pata del trípode de las ventajas de inversión es ahora más imperativa que nunca: la «ventaja de la actitud».

La ventaja de la actitud consiste en adoptar un punto de vista que difiera del consenso, y la forma más poderosa de exponerlo es mediante el arbitraje temporal. Para un inversor capaz de utilizar sus habilidades analíticas para encontrar modelos empresariales de alta calidad que puedan exhibir una duración de las rentabilidades durante períodos más largos de lo que prevé el mercado, y luego comprar esas empresas a valoraciones razonables para mantenerlas a largo plazo, la magnitud de unos resultados de inversión superiores puede ser convincente.

Este enfoque requiere a veces períodos prolongados de inactividad en la cartera, ya que los precios de las acciones no suelen evolucionar de forma lineal. «No hacer nada» puede ser una de las acciones más complicadas e ilógicas desde el punto de vista psicológico para los inversores, pero en definitiva creemos que el milagro de la capitalización no debe frustrarse innecesariamente por las vicisitudes temporales del «señor Mercado». Es ahí donde creemos que nos diferenciamos de la multitud como inversores.

El equipo de Renta variable sostenible global dedica mucho tiempo y recursos al análisis meticuloso de las empresas, mediante un exhaustivo proceso de suscripción, que genera en lo que consideramos un universo de valores invertibles de alta calidad, con métricas financieras que son, de media, mejores que las del mercado en general. A continuación, el objetivo es permitir que estas maravillosas empresas reinviertan en sí mismas y aumenten el capital con el tiempo; de no incumplirse de forma manifiesta la tesis, el objetivo es no ser hiperactivos ni reaccionar de forma exagerada a los cambios de humor a corto plazo en el mercado.

Cultivar una actitud de ventaja exige buscar la excelencia por encima de la perfección. Con demasiada frecuencia, los inversores se obsesionan con querer saber todos los aspectos de un negocio, lo que puede ser un impedimento para el proceso de inversión; ser detallistas es admirable e importante, pero diríamos que una atención más centrada en los detalles puede mejorar la rentabilidad del tiempo invertido, ya que invariablemente hay un pequeño número factores críticos que determinan la rentabilidad de cualquier acción a largo plazo. Ahí es donde nos esforzamos por dirigir nuestro capital humano, lo que implica tener una visión de conjunto, así como una comprensión a nivel micro de la tesis. Esto podría producir conclusiones de inversión muy diferenciadas del consenso del mercado.

Para destacar este punto, hemos gravitado hacia la búsqueda de oportunidades que estén lo más cerca posible de ser «apuestas seguras»; la máxima de «seguir al dinero» ha sido fundamental en este enfoque. Pensemos en una empresa como Core & Main, distribuidor especializado en productos de agua, aguas residuales, drenaje de aguas pluviales y protección contra incendios, entre otros. El pensamiento del Sistema 1 del inversor típico, al estilo de Daniel Kahneman, puede hacerles llegar a la conclusión inicial (y, para nosotros, errónea) de que todos los distribuidores son similares a los comercios minoristas tradicionales, carentes en gran medida de amplios fosos y ventajas competitivas, y que, por tanto, no suponen una oportunidad de inversión atractiva.

Sin embargo, si permitimos que entre en acción el pensamiento del Sistema 2, con el enfoque del inversor dirigido hacia los factores críticos, se hace evidente que el foso clave en este sector es la escala, que determina una mayor disponibilidad de productos y derechos exclusivos de distribución de productos. Esto sitúa a Core & Main y a Ferguson ―los dos principales actores en EE. UU. a gran distancia, cada uno con una cuota de mercado de casi el 20%― en una ventaja competitiva significativa frente al conjunto de competidores, en gran medida fragmentados en el contexto estadounidense.

Si «seguimos el dinero», el gasto en infraestructuras hídricas municipales en EE. UU., tan necesario y respaldado por programas gubernamentales como la Ley de inversión en infraestructuras y empleo, aumentará considerablemente, y los mayores operadores del mercado se beneficiarán de forma desproporcionada, debido a la mayor variedad de puntos de contacto de las empresas en los distintos estados. Esto les permite generar más escala, poniendo en marcha una rueda de inercia positiva en la que el tamaño del foso para estas empresas se amplía con el paso del tiempo.

En el ámbito del ferrocarril, la Unión Internacional de Ferrocarriles estimó que están previstas o en construcción inversiones por valor de más de 2 billones de dólares1 en modernización de infraestructuras, lo que refleja el hecho de que el ferrocarril constituye un medio alternativo sostenible de transporte, y gana popularidad como medio para transportar personas y mercancías en entornos urbanos. «Siguiendo el dinero», los proveedores fundamentales del ecosistema ferroviario, como Knorr-Bremse y Wabtec, parecen bien posicionados para subirse al carro de estas modernizaciones. Por otra parte, si abordamos el advenimiento de la Cuarta Revolución Industrial, con la proliferación de la IA como fuerza poderosa para la próxima generación de tecnología, «siguiendo el dinero» encontramos a Nvidia como gran beneficiaria, que ha logrado su dominio al convertirse en una «ventanilla única» para el desarrollo de la IA, desde chips hasta software y otros servicios.

Otro ejemplo podría ser la atención indebida que los inversores prestan a un excedente temporal de una empresa. Esto puede llevar a los participantes del mercado orientados a corto plazo a enfocarse de forma miope en las nimiedades de los problemas a corto plazo, haciendo que infraponderen, o peor aún, que se pierdan por completo el futuro potencialmente brillante de ese negocio más allá de sus horizontes de inversión excepcionalmente reducidos. HDFC Bank, de la India, nos parece que es un ejemplo de esta dinámica. La sensación de prudencia que rodea a una reciente fusión con su sociedad matriz ha hecho que la acción haya quedado rezagada con respecto a la rentabilidad de su sector, a pesar de que el banco tiene métricas líderes en el sector, habiendo ganado hasta un 20% más de cuota de mercado en depósitos en los últimos años. Además, si «seguimos el dinero», descubrimos que los bancos del sector privado de la India siguen ganando cuota de mercado a expensas de los bancos del sector público, una tendencia que está mostrando persistencia; como mayor banco del sector privado de la India, HDFC Bank puede ser naturalmente un beneficiario clave de esta cesión de cuota de mercado por parte de los bancos del sector público.

Quizás de manera más tópica, empleando el enfoque de «seguir el dinero» en el ámbito de las energías renovables, postulamos que un ciclo amplio y largo de inversiones en infraestructura de red es un requisito previo para permitir un despliegue mucho mayor de las energías renovables. En consecuencia, estamos dispuestos positivamente hacia el tema secular de la mejora de la red, en el que creemos que empresas como Prysmian, proveedor líder de cables e interconectores para redes de transmisión, pueden cosechar los frutos de una oleada sostenida de inversión en activo fijo (capex) en este ámbito. Empresas como Schneider Electric y Legrand también están preparadas para beneficiarse de este tema secular general de la electrificación.

Es importante señalar que, aunque estas empresas puedan tener características cíclicas, es fundamental sopesar el ciclo económico a corto plazo y las oportunidades a largo plazo. Los inversores deben estar dispuestos a ver más allá de la volatilidad a corto plazo si quieren ser optimistas sobre las tendencias seculares reinantes. A su vez, es necesario ver pruebas de resiliencia financiera en estas empresas para que estén bien equipadas para sortear cualquier volatilidad de este tipo. Además, al integrar un marco de sostenibilidad y ASG en el análisis de las empresas, creemos que es posible preseleccionar eficazmente empresas que combinen unos fundamentos atractivos y los mejores equipos directivos de su clase que gestionen bien los riesgos operativos. Esto incluye los riesgos ASG y, bajo nuestro punto de vista, es más probable que la combinación de estos factores dé lugar a una capitalización de valor a lo largo del tiempo.

Este tipo de pensamiento diferenciado, que puede crear una ventaja de actitud puede favorecer al inversor cuando el objetivo es la excelencia y no la perfección, lo cual es una tontería, puesto que las empresas y los mercados están en un estado de cambio constante, sometidos a una multitud de shocks y variables exógenos que no se pueden modelizar con precisión. Nuestra ética se centra en este axioma y, como tal, confiamos en que nuestro proceso de inversión favorezca el principio del «arquero».

Convertirse en «arquero» es sencillo, pero no fácil. Lograrlo requiere adoptar una determinada mentalidad, a menudo incómoda, y tener la voluntad de desviarse de la multitud, lo que es por definición «antinatural», y de ahí que habitualmente se relegue al ámbito de la mitología. Resulta adecuado considerar a Apolo, la deidad olímpica de la mitología clásica griega y romana, que tenía fama de ser maestro arquero, para concluir el quid del mensaje que se transmite aquí:

Apolo vigilaba las murallas de la fortaleza, arco en mano, oteando el horizonte distante. Aunque daba en la diana una y otra vez, le atormentaba una persistente sensación de insatisfacción. Por muchos enemigos que derribara, no lograba la perfección. Un día, un rudo gladiador llamado Marco, con el cuerpo lleno de cicatrices, visitó la fortaleza de Apolo. Apolo se jactó de perfeccionar incansablemente sus habilidades para conseguir el golpe perfecto. Marco escuchó atentamente y luego habló: «Apolo, tus habilidades son más que extraordinarias, pero la perfección sigue siendo una sombra esquiva, siempre fuera de tu alcance. Aunque des en la diana infaliblemente, los vientos pueden cambiar, el sol puede brillar, un simple pájaro puede sobresaltarse. La perfección no puede alcanzarse con factores tan incontrolables». Apolo se puso a la defensiva. «¿Estás sugiriendo que abandone mi búsqueda de la perfección?». Marco negó firmemente con la cabeza. «Solo te aconsejo esto: esfuérzate por alcanzar la excelencia, pero no te esclavices al espejismo de la perfección. Su búsqueda a menudo conduce a una amarga decepción e incluso a la mediocridad.2

Alfa: diferencia entre la rentabilidad de una cartera y la de su índice de referencia, tras tener en cuenta el nivel de riesgo asumido. La medida se utiliza para ayudar a determinar si una cartera gestionada de forma activa ha aportado valor comparado con un índice de referencia, teniendo en cuenta el riesgo asumido. Una alfa positiva indica que el gestor ha aportado valor.

Inversión en activo fijo (capex): dinero invertido para adquirir o mejorar activos fijos como edificios, maquinaria, equipos o vehículos con el fin de mantener o mejorar las operaciones y promover el crecimiento futuro.

Capitalización: proceso por el que los beneficios de un activo, procedentes de plusvalías o intereses, se reinvierten para generar beneficios adicionales a lo largo del tiempo.

Valores cíclicos: empresas que venden artículos de consumo discrecional, como coches, o sectores muy sensibles a cambios en la economía, como compañías mineras.

Shock exógeno: acontecimiento inesperado o imprevisible que afecta a una economía, ya sea positiva o negativamente.

Métricas financieras: las métricas se utilizan para medir el rendimiento de una empresa, su solidez financiera y las expectativas de futuras ganancias, p. ej., la rentabilidad de los fondos propios (ROE).

Foso: un foso económico es una metáfora que se refiere a la ventaja competitiva de una empresa que la protege de otros competidores en el mercado. Un foso económico amplio sugiere una gran ventaja competitiva difícil de reproducir y que, por tanto, crea una barrera eficaz contra los competidores.

Inversión en value: los inversores en value buscan empresas que creen que están infravaloradas por el mercado y, por tanto, esperan que la cotización de su acción aumente.

Volatilidad: el ritmo y la medida en que sube o baja el precio de una cartera, un título o un índice de mercado.

 

1 Unión Internacional de Ferrocarriles, Análisis de las diferencias regionales en los proyectos ferroviarios mundiales por coste, longitud y fase del proyecto.

2 Greater You, episodio 12: Persuit of Perfection: A Fast Track to Mediocrity? (La búsqueda de la perfección: ¿Una vía rápida hacia la mediocridad?).

Las referencias a títulos específicos no constituyen una recomendación para la compra, venta, o el mantenimiento de ningún valor, estrategia de inversión o sector del mercado, y no se ha de suponer que sean rentables. Janus Henderson Investors, su asesor afiliado o sus empleados pueden tener una posición en los valores mencionados.

Estas son las opiniones del autor en el momento de la publicación y pueden diferir de las opiniones de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Las referencias realizadas a valores concretos no constituyen una recomendación para comprar, vender o mantener ningún valor, estrategia de inversión o sector del mercado, y no deben considerarse rentables. Janus Henderson Investors, su asesor afiliado o sus empleados pueden tener una posición en los valores mencionados.

 

La rentabilidad histórica no predice las rentabilidades futuras. Todas las cifras de rentabilidad incluyen tanto los aumentos de las rentas como las plusvalías y las pérdidas, pero no refleja las comisiones actuales ni otros gastos del fondo.

 

La información contenida en el presente artículo no constituye una recomendación de inversion.

 

Comunicación Publicitaria.

 

Glosario

 

 

 

Información importante

Le recomendamos que lea la siguiente información acerca de los fondos relacionados con el presente artículo.

El fondo Janus Henderson Horizon Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 30 de mayo de 1985, gestionado por Janus Henderson Investors Europe S.A. Janus Henderson Investors Europe S.A. puede decidir dar por finalizados los acuerdos de comercialización de este organismo de inversión colectiva atendiendo a lo dispuesto en la regulación pertinente. Esta es una comunicación con fines de promoción comercial. Antes de tomar cualquier decisión de inversión definitiva, consulte el folleto del OICVM y el documento de datos fundamentales para el inversor.
    Specific risks
  • Las acciones/participaciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Las acciones de sociedades pequeñas o medianas pueden ser más volátiles que las acciones de grandes sociedades, y en ocasiones puede ser difícil valorar o vender acciones en tiempos y precios deseados, lo que aumenta el riesgo de pérdida.
  • Si un Fondo tiene una gran exposición a un país o una región geográfica en concreto, lleva un nivel más alto de riesgo que un fondo que está mucho más diversificado.
  • Este Fondo puede tener una cartera especialmente concentrada en relación con su universo de inversión u otros fondos de su sector. Un evento adverso que afecte incluso a un número reducido de tenencias podría generar una volatilidad o pérdidas significativas para el Fondo.
  • El Fondo sigue un enfoque de inversión sostenible, que puede provocar una sobreponderación y/o infraponderación en determinados sectores y, por lo tanto, un rendimiento diferente al de los fondos que tienen un objetivo similar, pero que no integran criterios de inversión sostenible a la hora de seleccionar valores.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de reducir el riesgo o gestionar la cartera de forma más eficiente. Sin embargo, esto conlleva otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones/ participaciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • Cuando el Fondo, o una clase de acciones/participaciones con cobertura, trata de mitigar los movimientos del tipo de cambio de una divisa en relación con la divisa base, la propia estrategia de cobertura puede tener un impacto positivo o negativo en el valor del Fondo debido a las diferencias en los tipos de interés a corto plazo entre las divisas.
  • Los valores del Fondo podrían resultar difíciles de valorar o de vender en el momento y al precio deseados, especialmente en condiciones de mercado extremas, cuando los precios de los activos pueden estar bajando, lo que aumenta el riesgo de pérdidas en las inversiones.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia el Fondo no está dispuesto o no es capaz de cumplir sus obligaciones, o como resultado de un fallo o retraso en los procesos operativos o del fallo de un proveedor externo.
El fondo Janus Henderson Horizon Fund (en lo sucesivo, el “Fondo”) es una SICAV luxemburguesa constituida el 30 de mayo de 1985, gestionado por Janus Henderson Investors Europe S.A. Janus Henderson Investors Europe S.A. puede decidir dar por finalizados los acuerdos de comercialización de este organismo de inversión colectiva atendiendo a lo dispuesto en la regulación pertinente. Esta es una comunicación con fines de promoción comercial. Antes de tomar cualquier decisión de inversión definitiva, consulte el folleto del OICVM y el documento de datos fundamentales para el inversor.
    Specific risks
  • Las acciones/participaciones pueden perder valor con rapidez y, por lo general, implican un mayor riesgo que los bonos o los instrumentos del mercado monetario. Como resultado, el valor de su inversión puede bajar.
  • Las acciones de sociedades pequeñas o medianas pueden ser más volátiles que las acciones de grandes sociedades, y en ocasiones puede ser difícil valorar o vender acciones en tiempos y precios deseados, lo que aumenta el riesgo de pérdida.
  • El Fondo sigue un enfoque de inversión sostenible, que puede provocar una sobreponderación y/o infraponderación en determinados sectores y, por lo tanto, un rendimiento diferente al de los fondos que tienen un objetivo similar, pero que no integran criterios de inversión sostenible a la hora de seleccionar valores.
  • El Fondo podrá utilizar derivados con el fin de reducir el riesgo o gestionar la cartera de forma más eficiente. Sin embargo, esto conlleva otros riesgos, en particular, que la contraparte de un derivado no pueda cumplir sus obligaciones contractuales.
  • Si el Fondo mantiene activos en divisas distintas de la divisa base del Fondo o si usted invierte en una clase de acciones/ participaciones de una divisa diferente a la del Fondo (a menos que esté "cubierto"), el valor de su inversión puede verse afectado por las variaciones de los tipos de cambio.
  • Cuando el Fondo, o una clase de acciones/participaciones con cobertura, trata de mitigar los movimientos del tipo de cambio de una divisa en relación con la divisa base, la propia estrategia de cobertura puede tener un impacto positivo o negativo en el valor del Fondo debido a las diferencias en los tipos de interés a corto plazo entre las divisas.
  • Los valores del Fondo podrían resultar difíciles de valorar o de vender en el momento y al precio deseados, especialmente en condiciones de mercado extremas, cuando los precios de los activos pueden estar bajando, lo que aumenta el riesgo de pérdidas en las inversiones.
  • El Fondo podría perder dinero si una contraparte con la que negocia el Fondo no está dispuesto o no es capaz de cumplir sus obligaciones, o como resultado de un fallo o retraso en los procesos operativos o del fallo de un proveedor externo.
  • En cuanto a la cartera de renta variable del Fondo, sigue un estilo de inversión de valor (value) que se inclina por determinados tipos de empresas. Esto podría hacer que el Fondo obtenga una rentabilidad muy inferior o muy superior a la del mercado en general.